La "problemática de tráfico" del casco urbano de Zugarramurdi, conocida por la Comisión de Cohesión Territorial

"Se trata de un estrechamiento entre dos casas en la calle principal, que apenas tiene 3 metros de anchura, y por donde pasa de media un millar de vehículos al día", ha explicado en un comunicado el Parlamento foral
La "problemática de tráfico" del casco urbano de Zugarramurdi, conocida por la Comisión de Cohesión Territorial

La Comisión de Cohesión Territorial del Parlamento de Navarra ha visitado este miércoles Zugarramurdi, a instancias de todos los grupos parlamentarios, para conocer la "problemática de tráfico" en el casco urbano de la localidad, así como los planteamientos del Ayuntamiento a este respecto.

Los miembros de la Comisión que han asistido han sido Isabel Olave, Pachi Pérez (Navarra Suma), Virginia Magdaleno (PSN), Pablo Azcona (Geroa Bai), Adolfo Araiz (EH Bildu) y Marisa de Simón (Izquierda-Ezkerra).

La delegación del Parlamento ha sido recibida por Evaristo Mentaberri, alcalde de Zugarramurdi, Juan Miguel Ariztegi, concejal de Zugarramurdi, María Urmeneta y Saioa Rey, arquitectas del proyecto del nuevo acceso, Joseba Otondo, alcalde de Baztan y Florentino Goñi, concejal de Obras Públicas de Baztan.

El encuentro ha dado comienzo en el casco urbano de la localidad, donde han conocido el "núcleo del problema circulatorio" que padece esta localidad de algo menos de 230 habitantes. "Se trata de un estrechamiento entre dos casas en la calle principal, que apenas tiene 3 metros de anchura, y por donde pasa de media un millar de vehículos al día", ha explicado en un comunicado el Parlamento foral.

Tal y como ha explicado Evaristo Mentaberri, alcalde de Zugarramurdi, "el problema es más acuciante en días señalados de afluencia de visitantes. Las estadísticas del año pasado, reducidas por el efecto de la pandemia, mostraron un registro de 85.000 personas en las cuevas y de 40.000 en el Museo de las Brujas. La asistencia proviene de ambos lados de la frontera".

A este tránsito vacacional se añade, además, el de quienes van a trabajar o a transportar mercancías a las ventas de Dantxarinea. En gran medida, todos estos llegan a trabajar o a trasladar suministros desde Bera, Etxalar o Baztan, "ya que por esta ruta la distancia es hasta 50 kilómetros más corta que por la N-121-B", ha añadido el primer edil.

Seguidamente, la delegación parlamentaria ha conocido, de la mano de la arquitecta María Urmeneta, el proyecto de la actuación que el consistorio pretende realizar. Se trata de un nuevo acceso, "una especie de variante exterior" que acoja el "intenso tráfico" que se genera con el complejo comercial de Dantxarinea y la afluencia turística, que en la actualidad se ve obligado a cruzar la plaza de la villa. El proyecto contempla, además, que el nuevo acceso llegue hasta el aparcamiento turístico de Zugarramurdi sin tener que pasar por la calle principal.

Sin embargo, tal y como ha explicado Mentaberri, la solución "no es fácil, puesto que la principal vía procedente de Sara (Francia) es municipal y, además, incluye un tramo perteneciente al Ayuntamiento de Baztan". La categoría limita la actuación del Gobierno de Navarra y obliga al consistorio a buscar apoyo económico que ayude a sufragar la obra de la variante, que tiene un valor de 1,9 millones.

En su turno de intervención, los parlamentarios han agradecido las explicaciones y han hecho acopio de información para, dado el caso, proceder a la adopción de las iniciativas presupuestarias que estimen precisas.

La "problemática de tráfico" del casco urbano de Zugarramurdi, conocida por la Comisión de Cohesión Territorial
Comentarios