Probamos el sistema de bicicletas compartidas de Pamplona: esta es nuestra experiencia e impresiones

Foto: Estación en Marcelo Celayeta, junto a IWER
Foto: Estación en Marcelo Celayeta, junto a IWER
Ride On, un servicio completo y mejorado con la actualización de sus tarifas 
Probamos el sistema de bicicletas compartidas de Pamplona: esta es nuestra experiencia e impresiones

Con una flota que contará con un total de 400 bicis y 42 estaciones de carga, Ride On, el sistema de alquiler de bicicletas eléctricas compartidas de Pamplona ha venido para quedarse. Sin embargo, ¿Qué tal es su experiencia de uso?

Realizamos un viaje de una hora para conocer al detalle los aspectos positivos y a mejorar de este sistema.

Usabilidad de la app: 8/10

En nuestro caso, nos descargamos la app Ride On desde Google Play y nos registramos como usuarios. Cabe destacar que no piden mucha información para registrarse, lo que facilita la inscripción. Los usuarios de iOS pueden hacerlo desde la App Store

Una vez registrado, la interfaz es muy intuitiva. Mediante un mapa interactivo marca las estaciones de la ciudad y el número de bicis disponibles en cada una de ellas. Además, usando la ubicación, te marca la estación más cercana a tu punto de partida o destino. 

Las preguntas frecuentes, las tarifas por uso y el teléfono de contacto están visibles, lo que ayuda a solucionar cualquier duda existente antes de iniciar el viaje.

Foto: Tarjeta de Ride On

A la hora de empezar a usar el sistema, hay dos opciones para activar tu tarjeta: o tarjeta física o tarjeta virtual. La tarjeta física cuesta un euro y se recoge en las oficinas de Ride On en el Rincón de la Aduana, mientras que la tarjeta virtual te permite desenganchar las bicis mediante tu móvil gracias al Bluetooth. En este caso elegimos la opción virtual.

Al hacerlo hay tres opciones, recargar con 5, 15 0 20 euros. En este caso hubiera estado bien que se facilitara una cantidad libre en caso de utilizar el sistema para una o un par de ocasiones puntuales.

Tras recargar la tarjeta virtual, nos surgió un pequeño problema, ya que al autenticar el pago desde la  cuenta bancaria ésta no nos permitió seguir en la app. Sin embargo, este inconveniente (originado principalmente por una situación particular del método de autorización de pagos de mi banco) fue rápidamente solucionado por el soporte técnico de Ride On. Tras llamar al número indicado en la app, la persona al otro lado de la línea nos atendió al instante y nos indicó que realizáramos la recarga desde la web en vez de la app, tras lo que se pudo hacer sin ningún problema.

Estaciones, enganche y desenganche: 9/10

Con una planificación de 42 estaciones repartidas a lo largo de Pamplona, las ubicaciones están cercanas a casi cualquier punto de la ciudad. En este caso, las estaciones de enganche (Antoniutti) y desenganche (Marcelo Celayeta, junto a la antigua Matesa) estaban a apenas dos manzanas de nuestro domicilio y del lugar de llegada, lo que es una ventaja indudable del sistema. 

Una vez cargada la tarjeta virtual, llega el momento de coger la bici. En caso de querer reservar una bici es posible hacerlo de antemano, pero en esta ocasión al indicarnos la app de la disponibilidad de 5 bicicletas en Antoniutti la cogemos en el momento. La app permite elegir la bici que quieres escoger, por lo que nos decidimos por una en concreto. Como detalle, el número identificativo de cada bici está en la cara derecha.

Una vez seleccionada, la bici se desengancha automáticamente y se puede empezar a utilizar. Por su parte, una vez terminado el recorrido, la bici hay que empujarla (fuerte, eso sí) al enganche disponible que se quiera y automáticamente el trayecto se cierra. Fácil y sencillo. Además, recibimos la confirmación del coste del trayecto al instante

Comodidad del viaje 8/10

Las bicicletas eléctricas del sistema de Ride On de Pamplona están equipadas con un sistema de asistencia al pedaleo, lo que facilita mucho la movilidad por la ciudad, principalmente en las calles con cuestas. Este sistema asistido se puede graduar desde el nivel 1 hasta el 3, e incluso se puede desactivar si te gustan los retos de subir cuestas.

La cesta de la bici permite dejar en su interior cualquier bolsa u objeto no muy voluminoso, e incluye unas cuerdas para atarlo. También cuenta con una consola para poder sujetar con seguridad nuestro teléfono móvil y seguir una ruta.  Para los que la probamos por primera vez, recordar que hay que ajustar previamente la altura del sillín, aunque en el momento de elegir la bici a desenganchar se puede escoger la bici con el tamaño adecuado a tu altura. Las bicis cuentan con intermitentes, luz de posición, luz de freno y timbre para garantizar la seguridad durante el recorrido.

Hay que destacar que el sistema de frenado, debido al sistema eléctrico, es gradual y no frena en seco, por lo que se recomienda tenerlo en cuenta en caso de querer hacer un frenado algo brusco. (De hecho, la bicicleta ya incluye una advertencia mencionando este tema para que no olvidemos que la distancia de frenado es superior). 

Tarifas 8 /10

Probamos el servicio durante la semana que se han activado las nuevas tarifas abaratando el servicio, que pasa a cobrarse por minutos en vez de por tramos, siendo los primeros 20 gratuitos. Todo un acierto para aquellas personas interesadas en utilizar la bici durante menos de ese tiempo (Pamplona no es tan grande). Eso sí, el desenganche tiene un coste de 0,70 euros, que para fidelizar a los usuarios habituales, en caso de utilizar el plan anual o mensual, baja a 50 céntimos. 

En este caso, con el servicio que hemos utilizado de 21 minutos desde Antoniutti a la estación de Marcelo Celayeta nos ha costado 0,74 euros y, en caso de haber comprado un abono mensual o anual, hubiera sido tan solo de 52 céntimos.

Conclusiones: 8/10

En conclusión, el sistema, con una previsión de 400 bicicletas, (2,5 por cada 1.000 habitantes) y 42 estaciones creemos que es sin duda uno de los puntos más que favorables para una ciudad como Pamplona, donde sus estaciones están a mano en los distintos barrios.

Decir además que la comodidad u usabilidad de las bicis es más que significativa. Además, el 100% de la flota es eléctrica, lo que ayuda a rodar en las cuestas entre los barrios del sur y norte de Pamplona.

Por último, la actualización de las tarifas ha mejorado mucho y ha abaratado el precio, por lo que mejora la experiencia de usuario para aquellos que lo utilicen en trayectos cortos.

 

Si pese a todo, tienes dudas sobre cómo usar estas bicicletas eléctricas, puedes ver este vídeo 

 

Probamos el sistema de bicicletas compartidas de Pamplona: esta es nuestra experiencia e impresiones