Ser menor de 16 años, un factor más de pobreza: más de 2,3 millones de menores continúan en riesgo de pobreza en toda España

Foto de Aldeas Infantiles SOS
Foto de Aldeas Infantiles SOS

En Navarra, la pobreza severa tiene una incidencia superior en las mujeres y en menores de 16 años y presenta incidencias dependiendo de las zonas: Tudela presenta mayores tasas y en Pamplona, el barrio de San Jorge ha desplazado a Etxabakoitz en la tasa más alta de pobreza relativa, con un 32% 

 

Ser menor de 16 años, un factor más de pobreza: más de 2,3 millones de menores continúan en riesgo de pobreza en toda España

Ser menor de 16 años constituye en estos momentos un riesgo importante de pobreza en nuestro país. Por ejemplo, en España con datos anteriores a la pandemia de coronavirus más de 2,3 millones de niños, niñas y adolescentes estaban en riesgo de pobreza. Por tanto, una de las prioridades que tenemos como sociedad es la de proteger a la infancia

Y es que ésta es una tarea de todos, ya que poner fin a la pobreza va más allá de solucionar la perentoria falta de ingresos económicos, ya que hay que verlo en un contexto más amplio como una cuestión de derechos humanos relacionada con la falta de acceso a una educación de calidad, a unos servicios básicos, a políticas igualitarias que den oportunidades a las personas que se encuentran en situaciones más desfavorecidas y empoderen a las mujeres para que aumenten su autonomía. Además, nacer o ser pobre en la infancia supone una mayor probabilidad de serlo también en la edad adulta.

Foto de Aldeas Infantiles SOS

Navarra no es una isla ya que en la Comunidad Foral, al igual que en el conjunto del Estado, esta pobreza no es homogénea sino que tiene una incidencia mayor por zonas geográficas como Tudela, y por edades, ya que presenta incidencias mayores en los menores de 16 años. En cuanto a Pamplona, el barrio de San Jorge ha desplazado a Etxabakoitz en la tasa de pobreza relativa, con un 32%, según los últimos datos del V Informe sobre pobreza y desigualdad social en Navarra de 2021. Etxabakoitz, presenta la mayor tasa de pobreza severa. Por el contrario, Ermitagaña-Mendebaldea es el que menos tasas de pobreza tiene. Otro dato que corrobora este hecho es que según ese informe, en 2019 (último dato disponible) los hogares unipersonales y los no unipersonales sin menores de 16 años, presentan tasas menores que la media navarra. Así, se observa que los hogares con menores de 16 años tienen más probabilidad de padecer pobreza severa, ya que superan en 6 puntos a la media navarra. En definitiva, está comprobado que las familias con hijos menores tienen más probabilidad por tanto de sufrir la pobreza, también en Navarra. 

Para resolver este problema, se hace necesario que todos aportemos nuestro apoyo para ayudar a la infancia, contando con ONG como Aldeas Infantiles SOS cuya labor desde 1967 se centra en fortalecer a las familias vulnerables y proteger a los niños que no pueden vivir con sus padres. Para ello, Aldeas Infantiles SOS cuenta con numerosos programas de protección, prevención y fortalecimiento familiar en los que atienden a casi 11.000 niños, niñas, jóvenes y familias adolescentes en situación de vulnerabilidad, en coordinación con los Servicios Sociales. Aldeas Infantiles SOS Ofrece orientación a las familias para que puedan cuidar mejor de sus hijos y facilitan a los niños y niñas los recursos necesarios para favorecer su desarrollo físico, intelectual y emocional.

Facilitan, asimismo, la conciliación en sus Centros de Educación Infantil, donde un alto porcentaje de las plazas son de urgencia social, es decir, están dirigidas a familias que atraviesan una situación de vulnerabilidad, mujeres víctimas de violencia de género y madres adolescentes sin redes de apoyo. Y también Aldeas Infantiles ofrece formación que incrementa las oportunidades de acceso al mundo laboral de las familias, y presta una atención especial al colectivo de madres jóvenes en situación de vulnerabilidad social. 

Foto de Aldeas Infantiles SOS

Las familias con las que Aldeas Infantiles SOS estaba ya colaborando antes de la pandemia se han visto golpeadas con especial dureza por la crisis socioeconómica provocada por el coronavirus, y muchas de ellas necesitan ahora ayuda para cubrir sus necesidades básicas. Por eso Aldeas Infantiles ha reestructurado su programas, proporcionando cuando es necesario alimentos, artículos de higiene y material escolar. 

No hay que olvidar que este tipo de servicios de apoyo a familias e infancia y las medidas que favorecen la conciliación se han mostrado eficientes para reducir la pobreza infantil en los países con las tasas más altas de la Unión Europea, como es el caso de España que era de un 27,4 % antes de la crisis sanitaria es, muy por encima de la media UE (18,5 %).

Ser menor de 16 años, un factor más de pobreza: más de 2,3 millones de menores continúan en riesgo de pobreza en toda España
Comentarios