90 jóvenes que llegaron a Navarra sin apoyo familiar han sido atendidos por el programa Kideak desde 2021

Archivo. Chicos y chicas participantes en una formación en torno al programa, en una fotografía junto al consejero Santos, la director general de Políticas Migratorias, Patria Ruiz de Irízar y la directora del Servicio Karibu, Virgina Eraso
Chicos y chicas participantes en una formación en torno al programa, en una fotografía junto al consejero Santos, la director general de Políticas Migratorias, Patria Ruiz de Irízar y la directora del Servicio Karibu, Virgina Eraso
90 jóvenes que llegaron a Navarra sin apoyo familiar han sido atendidos por el programa Kideak desde 2021

El programa Kideak del Gobierno foral ha atendido desde su puesta en marcha, en 2021, a 90 jóvenes -85 chicos y 5 chicas de entre 18 y 23 años- procedentes de países como Marruecos, Argelia, Ghana, Gambia, Senegal, Guinea Conakri y Perú que llegaron a Navarra "sin apoyo familiar y sin adultos de referencia".

Kideak, que significa 'compañeros' en euskera, es un proyecto que puso en marcha la Dirección General de Políticas Migratorias del Gobierno foral financiado con fondos REACT UE FSE, y que recientemente ha sido escogido por la Unión Europea "como un ejemplo de buenas prácticas y un modelo a seguir para ser replicado en otras administraciones nacionales, regionales y locales que estén dispuestas a abordar con soluciones sostenibles las necesidades existentes relacionadas con la integración".

Según han informado desde el Ejecutivo en una nota, además de participar profesionales -educadores, psicólogos y trabajadores sociales- ha sido "indispensable" la figura de sus mentores y mentoras. La mentoría es una metodología social que "permite a crear relaciones basadas en vínculos de confianza, en la que las personas voluntarias, adultas y experimentadas, ejercen de mentoras para acompañar, compartir tiempo y aconsejar a jóvenes sin acompañamiento familiar en Navarra que, al cumplir la mayoría de edad, han perdido la condición de menores tutelados y se quedaron sin ningún apoyo".

Estos voluntarios se convierten "en sus figuras de referencia", favoreciendo así "su desarrollo personal y una sociedad más inclusiva".

Kideak cuenta hoy con 42 parejas de mentoría _sin contar las que ya han pasado el periodo de prueba oficial de seis meses?, casi todas en la comarca de Pamplona, aunque algunas también en la Ribera. No obstante, "la mayoría extienden su relación voluntariamente más allá de la duración establecida en el programa, creando relaciones de amistad duraderas". Ese es el caso de Orreaga Ibarra y Abdessamad Ait Bah, que se ven aproximadamente una vez a la semana y chatean por Whatsapp todos o casi todos los días. Aunque las parejas se hacen "tras un pequeño análisis psicológico de ambas partes", estas no saben quién será su par hasta el día en que se conocen.

Un "matiz importante" de Kideak es que está dirigido a jóvenes sin apoyo familiar en Navarra, "lo que en algunos casos no quiere decir que no tengan familia, sino que a menudo, por diversas circunstancias de la vida, esas personas adultas no están presentes en su vida o no pueden ejercer como adultos de referencia". Este es el caso de Loubna Bellit, que también ha podido formar parte de este proyecto y así "verse respaldada y salir de una situación emocionalmente difícil".