Pamplona celebra la escalera Sanferminera colocando pañuelicos en las esculturas emblemáticas de la ciudad

Foto: San fermin Oficial
Foto: San fermin Oficial
Pamplona ya está preparada para el regreso de las mejores fiestas del mundo, ha asegurado el consistorio en su cuenta oficial
Pamplona celebra la escalera Sanferminera colocando pañuelicos en las esculturas emblemáticas de la ciudad

Pamplona ha amanecido esta mañana de lunes celebrando la cuenta atrás para los Sanfermines más esperados con una original iniciativa: las esculturas más emblemáticas llevaban al cuello anudado un pañuelico de San Fermín.

Así se ha podido ver pañuelos en la estatua de Hemingway junto a la Plaza de Toros, en los corredores de la escultura del monumento al encierro de Carlos III, en la esculturas situadas en la entrada de la Casa Consistorial, en el cuello de la escultura de San Francisco o en el de la escultura del doctor Arazuri.

Destaca igualmente el pañuelico que portaba la propia estatua del Monumento a los Fueros, lo que ha hecho más llamativo el homenaje del consistorio. 

Con esta iniciativa, "Pamplona ya está preparada para el regreso de las mejores fiestas del mundo", ha asegurado el consistorio en su cuenta oficial.

Según ha informado el Consistorio pamplonés en nota de prensa, con este gesto la ciudad muestra, tras dos años sin poder celebrar las fiestas por las restricciones derivadas de la pandemia, que "ya está preparada para volver a tirar el chupinazo, sacar a la calle sus gigantes y cabezudos, disfrutar con las charangas y las peñas, y al fin y al cabo vivir nueve días en blanco y rojo".

Los corredores del monumento al Encierro, la estatua de los Fueros, situada a 23,40 metros del suelo en el Paseo Sarasate, que luce un pañuelo de metro y medio sobre la figura de cinco metros, o las representaciones de personajes históricos que se encuentran distribuidas por la ciudad, como la de Hemingway junto a la Plaza de Toros, la de Julian Gayarre en la Taconera, la de Carlos III en la Plaza del Castillo, o la de José Joaquín Arazuri en el Rincón de la Aduana son algunas de las figuras que han amanecido este lunes con los pañuelicos anudados.

Además, han aparecido con el pañuelico la estatua de la Mariblanca, las seis figuras que se encuentran situadas a lo largo del paseo de Sarasate o la Justicia y la Prudencia, dos "emblemas" que forman parte de la fachada del edificio del Ayuntamiento de Pamplona. Según ha informado el Ayuntamiento de Pamplona, el pañuelo rojo anudado al cuello es "el ejemplo gráfico más claro de que la ciudad está viviendo sus fiestas".

La tradición dice que hay que ponérselo el día 6 de julio a las doce en punto del mediodía, en cuanto estalla el cohete del chupinazo, y que nueve días después, en la medianoche del día 14 hay que quitárselo en el momento que marca el tradicional momento del 'Pobre de mí'.

Pero en esta ocasión, demostrando que en Pamplona "hay muchas ganas de que vuelvan las fiestas", los principales monumentos de la ciudad se han adelantado un mes y se han anudado el pañuelico el día del último paso de la cuenta atrás que arranca el 1 de enero, que sigue el 2 de febrero, y "que lleva cada mes a recordar a todos los pamploneses y pamplonesas que ya falta menos para el 7 de julio".

Pamplona celebra la escalera Sanferminera colocando pañuelicos en las esculturas emblemáticas de la ciudad