Menos velocidad y menos corneados en los encierros de 2022 que en los de 2019

El encierro de Cebada Gago ha sido el más peligroso y ha dejado tres heridos por asta, del total de seis que ha habido estas fiestas

Menos velocidad y menos corneados en los encierros de 2022 que en los de 2019

Los ocho encierros de los Sanfermines de 2022 han dejados seis heridos por asta, dos menos que en 2019 -último año en que se celebraron las fiestas, al suspenderse dos ediciones por la pandemia-. No obstante, este año ha habido más trasladados al hospital que en 2019, cuando hubo 35 corredores trasladados. En 2022, en los primeros siete encierros ha habido un total de 46 traslados, la mayoría por traumatismos, a los que hay que sumar las seis atenciones registradas en el último encierro.

Por otro lado, las carreras de 2022, aunque en términos generales se han caracterizado por ser rápidos, han sido algo más lentas que las de 2019. En concreto, este año ha habido dos encierros por encima de los tres minutos, mientras que en 2019 ninguna carrera superó este tiempo. En cualquier caso, los encierros de 2022 han seguido la tónica que se viene registrando en los Sanfermines de los últimos años, con carreras rápidas.

Este jueves ha tenido lugar el octavo y último encierro de las fiestas, protagonizado por los toros de Miura, que han realizado la segunda carrera más rápida de las fiestas, con 2 minutos y 16 segundos de duración, sólo dos segundos más lenta que la protagonizado por los de Victoriano del Río.

El papel de los cabestros, que en el encierro de este jueves han liderado la carrera de principio a fin, y otros factores como el líquido antideslizante que se esparce desde el final de la cuesta de Santo Domingo hasta el inicio de Estafeta, han contribuido a que se registren carreras rápidas y a menudo con los astados agrupados, si bien es habitual que desde Estafeta la manada se vaya estirando, y en ocasiones rompiéndose, lo que facilitar las carreras de los mozos.

La duración de los ocho encierros de 2022 ha sido la siguiente: Victoriano del Río (13 de julio), 2 minutos y 14 segundos; Miura (14 de julio), 2 minutos y 16 segundos; Jandilla (12 de julio), 2 minutos y 20 segundos; La Palmosilla (10 de julio), 2 minutos y 29 segundos; José Escolar (9 de julio), 2 minutos y 30 segundos; Núñez del Cuvillo (7 de julio), 2 minutos y 35 segundos; Fuente Ymbro (8 de julio), 3 minutos y 10 segundos; y Cebada Gago (11 de julio), 3 minutos y 12 segundos.

En 2019, el encierro más rápido fue protagonizado por La Palmosilla, el 13 de julio, con una duración de 2 minutos y 12 segundos, y ninguna de las ocho carreras superó los 3 minutos. La más larga, protagonizada por la ganadería de Victoriano del Río el 11 de julio, duró 2 minutos y 49 segundos, y hubo cuatro encierros por debajo de 2 minutos y 20 segundos.

En 2019 algunos corredores protestaron y protagonizaron una sentada a modo de queja porque las carreras eran muy rápidas y con los astados muy agrupados, lo que dificultaba correr delante de la cara del toro. Para 2022, se han cambiado los cabestros y ya no han participado los llamados 'Ronaldo' y 'Messi', que destacaban por su velocidad.

CEBADA GAGO, EL ENCIERRO MÁS PELIGROSO

Los encierros de 2022 han dejado seis heridos por asta, tres de ellos en el de Cebada Gago el 11 de julio, uno en el de José Escolar el 9 de julio, otro en el de Jandilla el 12 de julio, y otro este jueves en el de Miura. En términos generales el pronóstico de las heridas por asta ha sido menos grave o leve.

En los encierros de 2019 se registraron ocho corneados, en los de 2018 se registraron dos, en 2017 fueron siete, en 2016 hubo doce y en 2015, diez.

El encierro más peligroso de 2022 ha sido el de Cebada Gago, en el que se vivieron algunas escenas de pánico en la bajada al callejón y en la plaza de toros. En el primer caso, un 'cebada' se volvió 180 grados y embistió a los mozos que bajaban detrás de él. En el mismo lugar, otro toro también cayó, viviéndose escenas de peligro.

Ya en el ruedo, un astado fue contra los mozos que se encontraban apoyados en el vallado de la plaza y corneó a dos de ellos, cebándose especialmente con uno, al que embistió durante varios segundos.

El encierro de Jandilla también fue especialmente peligroso, con la manada rota desde Estafeta. Un corredor fue arrastrado en el callejón tras ser enganchado por el jersey por un astado y sufrió una cornada en el brazo.

Menos velocidad y menos corneados en los encierros de 2022 que en los de 2019
Comentarios