Una entidad critica que no se reciba por primera vez al Ángel de Aralar en el Palacio de Navarra

Foto: Última visita del Ángel de Aralar al Palacio de Navarra en 2019
Foto: Última visita del Ángel de Aralar al Palacio de Navarra en 2019
La Cofradía de las cinco llagas, que anunció recientemente que cesaba en su actividad vuelve a reanudar sus actividades
Una entidad critica que no se reciba por primera vez al Ángel de Aralar en el Palacio de Navarra

La Cofradía de las Cinco Llagas de Pamplona ha criticado la no recepción de San Miguel de Aralar en el Palacio de Navarra y lamentan "profundamente que se interrumpa esta devoción y tradición centenaria". A cambio aseguran que organizarán un acto público un día de esta semana para "suplir en la medida de lo posible" esta ausencia que "las autoridades correspondientes no quieren realizar". 

Recuerdan además que la Cofradía, que nació a raíz de la pandemia de Coronavirus, anunció el cese de su actividad pública durante esta Semana Santa "hasta nueva ocasión" si hiciera falta, y consideran que "muy pronto ha llegado la necesidad de reanudarla". 

Critican que "por primera vez en aproximadamente un siglo el Gobierno de Navarra suspende un acto popular celebrado de generación en generación (a excepción de estos años de Coronavirus)".

"Aparte del desprecio a nuestro querido San Miguel de Aralar y a la herencia de nuestros antepasados, se priva a la vecindad navarra de una impresionante ceremonia que combinaba lo popular con lo cultural y lo religioso sin conflicto ninguno. Posiblemente era el único momento del año en el que tanto creyentes como no creyentes podían disfrutar libremente sin pagar ni reservar sitio del Palacio de la Diputación, con los timbaleros tocando el Himno de las Cortes en el zaguán, la Capilla de Música de la Catedral cantando en el Salón del Trono y también por un día al año cualquier navarro podía participar de una misa en la impresionante capilla del palacio. Hasta 2019 se celebró con normalidad y sin problema, acudiendo pueblo y representantes creyentes o no voluntariamente", indican. 

Junto a ello recuerdan que "uno de los objetivos de la Cofradía de las Cinco Llagas de Pamplona es que no se dejen de celebrar actos de devoción tradicional y popular públicos. Ya que se impide el acceso de los fieles al Palacio de Navarra para honrar al protector de nuestro pueblo, San Miguel de Aralar, y a los creyentes y no creyentes a disfrutar de un solemne acto público único, la Cofradía de las Cinco llagas de Pamplona realizará un breve acto público en el que podrá participar quien quiera para venerar al Arcangel, aunque por prudencia y respeto no solicita la presencia de la efigie de San Miguel in Excelsis en el acto".

La Cofradía ha aprovechado en cambio para "felicitar al Ayuntamiento de Pamplona como institución por mantener esta tradición, independientemente del color del partido gobernante. Igualmente reivindica la libertad tanto de asistir como de no asistir a actos religiosos en vez de suspenderlos".

Hablan de "cristianofobia" del Gobierno Foral

Para esta entidad "cuando los edificios oficiales se iluminan de múltiples colores según el día que se celebre, se reunen las autoridades pese a desavenencias participando unos, otros o todos y se reciben a colectivos culturales, políticos, reivindicativos, o festivos de todo tipo, da la impresión de que cada vez más los únicos vetados son los cristianos". "Está avanzando una cristianofobia que nada tiene que ver con aconfesionalidad ni laicidad", indican. 

 

Una entidad critica que no se reciba por primera vez al Ángel de Aralar en el Palacio de Navarra
Comentarios