Pamplona pretende multiplicar por ocho la potencia acumulada por las instalaciones fotovoltaicas municipales de autoconsumo

Foto: placas solares en las instalaciones de Policía Municipal en monasterio de Irache
Foto: placas solares en las instalaciones de Policía Municipal en monasterio de Irache

Los proyectos presentados generarán un ahorro en la compra de energía superior a un millón de euros

Pamplona pretende multiplicar por ocho la potencia acumulada por las instalaciones fotovoltaicas municipales de autoconsumo

Las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo proyectadas por el Ayuntamiento de Pamplona en seis edificios municipales, en el aparcamiento disuasorio junto al CP Cardenal Ilundáin, en el futuro polideportivo de Buztintxuri y en el proyecto Open Lab en Rochapea multiplicarán por 8 la potencia instalada en instalaciones municipales de autoconsumo. En la actualidad, esa potencia alcanza los 541,40 kW, una cifra que se ampliará hasta los 4.300 kW una vez que se desarrollen estas actuaciones, algunas de ellas ya en marcha administrativamente.

El concejal delegado de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad, Fermín Alonso, y el responsable de la Agencia Energética Municipal, Javier Zardoya, han presentado esta mañana la planificación de trabajo previsto por el Ayuntamiento de Pamplona para el fomento de las energías renovables en la ciudad y para optar a las ayudas que ofertan diferentes administraciones públicas para su desarrollo. Son básicamente tres fases que abarcan la puesta en marcha de instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo, el desarrollo de comunidades energéticas en torno a ellas y, por último, conseguir un desarrollo masivo de estas energías renovables en la ciudad. Estas actuaciones se enmarcan en la Estrategia de Transición Energética y Cambio Climático 2030 de Pamplona y en el Estrategia Go Green Pamplona. 

En Pamplona existen 90 instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo, con una potencia instalada de 2.495 kW; la mitad de ellas instaladas sólo en 2021 duplicando en un año la potencia instalada el año anterior; lo que muestra la tendencia creciente de esta tecnología en la ciudad. El 11% de esas instalaciones son del Ayuntamiento de Pamplona. El Consistorio cuenta con varios proyectos planificados o ya en marcha para multiplicar esa potencia instalada. En la primera fase del trabajo, centrada en la puesta en marcha de fotovoltaicas de autoconsumo, se incluyen el desarrollo de proyectos como la instalación prevista en el futuro polideportivo municipal de Buztintxuri de unos 400 kW. Contará con diversos sistemas de energía renovable, como placas solares, el reaprovechamiento de energía con aerotermia o dispositivos de recuperación del calor para hacer de él una infraestructura sostenible.

Asimismo, se prevé cubrir parte del aparcamiento disuasorio junto al CP Cardenal Ilundáin mediante una pérgola para ubicar en ella una instalación fotovoltaica de autoconsumo, de forma similar a la colocada en la plaza Dr. Gortari en San Jorge, con una potencia instalada que puede llegar a los 1.000 kW. Los proyectos previstos incluyen también instalaciones fotovoltaicas en seis edificios municipales, colegio Jose Mª Iribarren, CP San Jorge, polideportivo Arrosadía, CF Landaben, CP Patxi Larrainzar y la nueva EI Lezkairu; todos ellos redactados y a espera de resolución para ser ejecutados, excepto la Escuela Infantil que ya está siendo ejecutada, con una potencia total de unos 900 kW. Dentro de esta planificación de instalaciones se encuentra también el proyecto Open Lab en Rochapea, cuyo objetivo es ara la creación de un Distrito Positivo de Energía Verde, con instalaciones en el Edificio IWER y en comunidades del Grupo San Pedro, que preve instalar en torno a1.500 kW. 

Esta planificación pretende avanzar en el cambio sustancial de la matriz energética actual de la ciudad. El diagnóstico actual identifico que sólo el 9,5% de la energía que se consume en la ciudad proviene de fuentes energéticas renovables, pero solo el 2 % estaría generada de forma local. 

El impacto económico de estos proyectos es un elemento importante para la ciudad, los costes de generación de la energía eléctrica de estos proyectos se situarán en 56 euros/MWh de media, lo que puede suponer un ahorro en la compra de energía para la ciudad de más de un millón de euros. 

Comunidades energéticas

El desarrollo de comunidades energéticas es un segundo paso en la apuesta por un futuro más sostenible en la ciudad. No en vano, cada instalación de autoconsumo que se implementa ya está diseñada para formar parte de una comunidad energética. El Ayuntamiento de Pamplona está impulsado la creación de estas comunidades que aúnan a agentes públicos y privados en el desarrollo de proyectos energéticos comunes. La Comunidad Energética de Mendillorri, basada en el proyecto de instalación fotovoltaica en los colegios El Lago y Mendigoiti, o el proyecto Open Lab en Rochapea son dos ejemplos que ya están en marcha.

Las comunidades energéticas se consideran una herramienta clave en la lucha contra el cambio climático y la transición energética. Al igual que lo que sucede en una comunidad de vecinos, el objetivo de ese trabajo común es beneficiarse colectivamente de las mismas instalaciones de generación u otras medidas situadas en el entorno de la comunidad. A través de ellas se pueden llevar a cabo múltiples actividades vinculadas a la energía como, por ejemplo, el autoconsumo o la generación distribuida, incluso acciones de movilidad sostenible, que suponen un factor importante para el ahorro económico de muchas familias.

Convocatorias de ayudas

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) ha publicado una convocatoria de ayudas para la ejecución de diversos programas de incentivos ligados al autoconsumo con fuentes de energías renovables y a la implantación de comunidades energéticas. Estas ayudas forman parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, financiado por la Unión de Europea a través de los fondos Next Generation EU y en algunos casos son gestionadas de forma centralizada por ellos y en otros son las propias administraciones de la Comunidades Autónomas las responsables de ello. Este es el caso de las ligadas a instalaciones de autoconsumo, ayudas basadas en el RD477/2021, que en Navarra gestiona el Departamento de Desarrollo Económico y Empresarial; por medio de la dirección de General de Industria, Energía y Proyectos Estratégicos S3.

A estas ayudas el Ayuntamiento ya ha presentado proyectos por valor de más de un millón de € y potencia de más de 1.100 kW Estas solicitudes tanto para proyectos planificados como proyectos recién ejecutados. Se opta a una concesión de ayudas que superan los 800.000 € dentro del Programa 4 definido en el correspondiente Real Decreto.

Financiación a través de programas europeos

El desarrollo masivo de instalaciones de energías renovables es un objetivo claro para la ciudad y su consecución pretende empujarse con el desarrollo de proyectos piloto y demostrativos además de evaluaciones técnicas y de viabilidad social y económica que se están desarrollando gracias a las ayudas que llegan de diferentes programas europeos o nacionales de los que el Ayuntamiento es beneficiario.

En la actualidad Pamplona forma parte del proyecto Open Lab, que fomenta barrios energéticamente positivos dentro de los contextos urbanos existentes que se integran perfectamente en el sistema energético local. Pamplona acogerá actuaciones para generar un Distrito Positivo de Energía Verde, con epicentro en el complejo IWER en Rochapea y actuaciones de rehabilitación energética innovadora en viviendas del Grupo San Pedro. El proyecto está subvencionado por la Unión Europea dentro del programa Horizon 2020.

También desde el programa POTEnT (Public Organisations Transform Energy Transition), financiado por los fondos europeos del programa Interreg Europe, se pretende lograr un progreso hacia una reducción de carbono un 10 % superior a lo esperado o previsto en cada región socia para el año 2023. Esa reducción se busca mediante la mejora de la prestación de servicios energéticos por parte de los propios ayuntamientos. Entre otros aspectos, dentro de este programa se trabaja en la concepción de comunidades energéticas, con estudios y análisis sobre sus aspectos legales y administrativos. En el caso local se está desarrollando a partir de lo aprendido en el proyecto un plan de acción con dos medidas: desarrollo de comunidades energéticas y red de oficinas de información energética en la ciudad. 

Pamplona fue, además, una de las ciudades beneficias de la segunda convocatoria de EU City Facility (EUCF), proyecto financiado por la UE, destinado a apoyar a los municipios para acelerar las inversiones en energía sostenible. La subvención se destina al diagnóstico, análisis de modelo de negocio y viabilidad, así como las posibilidades de financiación de los proyectos con el título: Comunidades Energéticas como herramienta para conseguir barrios de energía positiva.

Estrategia de Transición Energética y Cambio Climático

Estas líneas de trabajo se enmarcan en la Estrategia Go Green y en la Estrategia de Transición Energética y Cambio Climático 2030 (ETEyCC 2030) de Pamplona. El Ayuntamiento considera la transición energética y la adaptación al cambio climático como una oportunidad para construir una mejor ciudad. La Estrategia de Transición Energéticas y Cambio Climático 2030 costa de 5 objetivos y 24 líneas de acción.

Los objetivos estratégicos apuestan por rehabilitar y renaturalizar el entorno urbano; por descarbonizar el modelo energético local; por implementar un modelo de movilidad saludable, eficiente y sostenible; por disponer de unos servicios municipales sostenible, preparados, activos y responsables; y por instaurar una cultura climática en la sociedad de Pamplona.

Pamplona pretende multiplicar por ocho la potencia acumulada por las instalaciones fotovoltaicas municipales de autoconsumo