Pamplona apuesta por la Policía Municipal comunitaria y de mediación con agentes de enlace en cada uno de los barrios

Pamplona apuesta por la Policía Municipal comunitaria y de mediación con agentes de enlace en cada uno de los barrios

El nuevo modelo de Policía Municipal, basado en la proximidad, impulsa el trabajo en los barrios junto al tejido social, la protección a la mujer y el uso de la bicicleta. La propuesta del nuevo plan director incluye el reglamento de organización que señala que entre el 55 y 60% de los agentes trabajarán en la calle

Pamplona/Iruña, 23 de enero de 2017

El nuevo modelo de Policía Municipal, basado en la policía de proximidad también denominada comunitaria, impulsará aspectos como el trabajo en los barrios junto a los colectivos sociales y vecinales haciendo especial hincapié en la prevención; la protección durante las 24 horas a la mujer, al menor y a las personas mayores a través de un equipo para la violencia de genero y la gestión de la diversidad; y la salvaguarda del Medio Ambiente y la sostenibilidad con la creación de policías en bicicleta.

Este nuevo modelo, que persigue convertir a la Policía Municipal en un recurso para toda la ciudad, aparece recogido en la propuesta del Plan Director de la Policía Municipal de Pamplona 2017-2021 que ha sido presentada este lunes en rueda de prensa por el concejal delegado de Seguridad Ciudadana y Convivencia, Aritz Romeo, el director del área, Xabier Ibáñez, y el jefe de Policía Municipal, Jesús Munárriz. Previamente ha sido dada a conocer en la Comisión de Presidencia.

El documento, además de concretar el modelo de policía y las relaciones con la ciudadanía y las características de la policía de mediación y convivencia social, aborda también entre las cinco líneas estratégicas, las relaciones internas, la participación y el clima laboral; el perfil profesional y la cobertura de puestos de trabajo; y la innovación y las nuevas tecnologías. Otro aspecto que desarrolla es el reglamento de organización que establece una nueva estructura en la que se señala, por ejemplo, que entre el 55 y el 60% de la plantilla saldrá ‘a la calle’, en tráfico y proximidad.

La seguridad ciudadana en el contexto de garantía de los derechos fundamentales

Las bases del nuevo modelo tienen como punto de partida que la seguridad ciudadana se entiende en un contexto de amplio de respeto y garantía de los derechos fundamentales y que la seguridad pública es un instrumento dirigido a garantizar que la ciudadanía pueda disfrutar y ejercer los derechos fundamentales.

En su redacción se ha tenido en cuenta la opinión de la ciudadanía, de la plantilla y de los grupos municipales. La ciudadanía a través de un estudio sociológico que ha incluido dinámicas de participación por barrios y encuestas telefónicas y que, por ejemplo, ha servido para conocer que la demanda es la de una policía mediadora, con actitud proactiva que actúe desde la prevención y se implique en cuestiones de convivencia; y que desarrolle redes de colaboración con el tejido asociativo.

Con la plantilla también se ha realizado un trabajo específico para tratar de mejorar el clima laboral y las relaciones de trabajo y se ha dado espacio a los sindicatos para su participación en el documento. Al respecto y según se ha destacado en la rueda de prensa, alrededor del 60% de las aportaciones hechas por la plantilla han sido incluídas en el Plan Director. Finalmente y en lo que respecta a los grupos municipales, éstos han podido trabajar a lo largo de los últimos tres meses para elaborar una ponencia común.

El nuevo modelo de Policía Municipal se articula además de por el Plan Director, por el Reglamento de Organización que a su vez sustentarán el Plan de Seguridad Ciudadana, el Plan de Seguridad Vial, el desarrollo del modelo de gestión de calidad EFQM y la provisión de destinos. Para su desarrollo se ha tenido en cuenta el trabajo desarrollado en ciudades como Badalona, Barcelona, Zaragoza, Madrid o Santiago de Compostela.

Policía comunitaria y de mediación con agentes de enlace en cada uno de los barrios

La principal característica del plan es que apuesta por una policía comunitaria, es decir, una policía de proximidad, de servicio y cercana a la ciudadanía; que sea propiamente local; que esté en contacto con el tejido asociativo de la ciudad y que sea profundamente conocedora de los problemas de cada barrio.

En este sentido, profundiza en aspectos como el trabajo desde la prevención, la gestión participada con los vecinos de los problemas y la incorporación de la mediación policial y la gestión policial de la diversidad como herramientas de trabajo. De hecho existirá un agente dedicado a cada barrio como enlace entre el vecindario y Policía Municipal.

Para poner en marcha el nuevo modelo, el reglamento de organización recoge la figura del policía comunitario en los barrios y refuerza las brigadas de proximidad y prevención.

Además, se crea el equipo para la sostenibilidad con policías en bicicleta, vigilancia de conductas incívicas y control de zonas de coexistencia, y en el campo de la Seguridad Vial unifica los grupos de coordinación y tecnológico, impulsa estudios de siniestrabilidad que señalen los lugares donde más accidentes se producen y las acciones de mejora.

En la nueva organización quedan también recogidos, entre otras novedades, el equipo de violencia de género y gestión de la diversidad para tratar los delitos de odio y las conductas homófobas y el grupo de atención a la ciudadanía y de recursos humanos con la externalización de expedientes internos y la recepción y tratamientos de avisos, quejas y sugerencias.

En clave interna, cabe destacar el reimpulso a la Oficina de Atención a las Víctimas que canaliza todos los recursos disponibles en la atención a las víctimas de delitos graves y situaciones de emergencia, la gestión de expedientes disciplinarios pasa a manos del gabinete jurídico municipal.y se crea el Equipo de Academia Permanente que junto a la Escuela de Seguridad y Emergencias redactará el futuro Reglamento de Formación y el plan de formación continua para toda la plantilla.

Impulso de la comunicación externa e interna y del perfil profesional

La primera de las cinco líneas estratégicas que desarrolla el borrador del plan director es el modelo de policía y las relaciones con la ciudadanía. En este punto se define el modelo de Policía Estratégica, el Plan de Comunicación Externa con el fin de dar a conocer la identidad corporativa de Policía Municipal y realizar una campaña, el Plan de Seguridad Ciudadana, el Plan de Seguridad Vial y el Servicio de Calidad mejorando la formación, profundizando en el modelo EFQM y apoyando procesos de innovación.

En la segunda línea estratégica se trabajan las relaciones internas, la participación y el clima laboral, desarrollando en este caso un plan de comunicación interna que identifique canales internos adecuados y espacios de confluencia y que entrene a los mandos en metodologías de trabajo que fomenten el diálogo, la exposición de dificultades y el seguimiento en propuestas de mejora.

El otro pilar de la labor en las relaciones internas será la mejora de los índices de absentismo laboral con el establecimiento de un nuevo sistema de evaluación y seguimiento de las situaciones de baja y riesgos laborales y con la implantación de un sistema de incentivos positivos y negativos.

La tercera línea estratégica también se centra en la plantilla ya que aborda el perfil profesional, la formación y la cobertura de los puestos de trabajo. Uno de los objetivos en este campo es implementar el modelo de gestión por competencias mediante la definición de los perfiles profesionales de los seis puestos clave del cuerpo: policía, cabo, subinspector, inspector, comisario y comisario principal.

Para establecer el plan de formación se realizará una evaluación de competencias y para su definición se tendrán en cuenta tanto aspectos técnicos (leyes, tráfico o código penal) como competencial (habilidades sociales y comunicación, por ejemplo). También se estudiará la puesta en marcha de un sistema de formación académica homologada que se imparta en la Universidad Pública de Navarra y en la Escuela de Seguridad. Por último, el nuevo modelo apuesta por establecer líneas de mejora de cobertura de puestos en lo que se refiere a convocatorias públicas, promociones, interinidades y segunda actividad.

Unir políticas de seguridad ciudadana con políticas de carácter social

La policía de mediación y de convivencia social centra la cuarta línea estratégica y para su definición el Ayuntamiento ha tenido en cuentas aspectos como la apuesta de la Unión Europea por unir las políticas de seguridad ciudadana con las políticas de carácter social, es decir, tener en cuenta tanto hechos (robos, agresiones o vandalismos) como la mediación social para resolver los conflictos y la reducción de la delincuencia.

En este punto se recogen como principios prestar atención a la ciudadanía para lo que se impulsa la policía de enlace y mantener con ella una fluida comunicación estableciendo nuevas herramientas. También la creación de una oficina global de atención a las víctimas y el establecimiento de pautas para la resolución de conflictos junto con otros departamentos del Ayuntamiento.

La última línea estratégica se centra en la innovación y las nuevas tecnologías teniendo en cuenta no solo las herramientas sino también la creación de nuevos servicios o puestos de trabajo.

El Plan Director de la Policía Municipal de Pamplona 2017-2021 incluye un cronograma en el que se detalla durante los cinco años las acciones que se van a llevar a cabo.

Por lo que respecta a estos primeros meses, tras la presentación pública realizada hoy se presentará en Pleno para después comenzar con la redistribución provisional de efectivos. Cumplidos estos trámites se realizaría el concurso interno de traslados y la adjudicación definitiva de los puestos de trabajo.

Pamplona apuesta por la Policía Municipal comunitaria y de mediación con agentes de enlace en cada uno de los barrios
Comentarios