Un nuevo carril bici unirá Pamplona y Barañáin con el polígono de Landaben, a través de la calle Miluze

Tendrá un coste de 969.000 euros y cuenta con financiación de los fondos Next Generation
Un nuevo carril bici unirá Pamplona y Barañáin con el polígono de Landaben, a través de la calle Miluze
Un nuevo carril bici unirá Pamplona y Barañáin con el polígono de Landaben. El Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona han firmado un convenio para ejecutar esta obra que cuenta con un presupuesto de 969.000 euros y financiación de los fondos Next Generation EU. Se trata de un tramo de casi un kilómetro de longitud que permitirá circular en bicicleta con todas las medidas de seguridad necesaria desde Pamplona y Barañáin hasta el polígono industrial de Landaben, a través de la calle Miluze. 

El proyecto lo gestionan el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona, que han firmado un convenio regulador para llevar a cabo esta actuación financiada con fondos europeos Next Generation EU, otorgados al Gobierno de Navarra en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España, dentro de la componente 1 `Plan de choque de movilidad sostenible, segura y conectada en entornos urbanos y metropolitanos´. El concejal delegado de Proyectos Estratégicos, Movilidad y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Pamplona, Fermín Alonso, y la directora general de Transportes y Movilidad Sostenible del Departamento de Cohesión Territorial del Gobierno de Navarra, Berta Miranda, han presentado esta mañana los detalles de esta actuación conjunta que reordenará el tráfico de una vía por la que diariamente circulan más de 8.800 vehículos. 

El proyecto diseña un carril bici bidireccional de un kilómetro de longitud, segregado del resto de modos de movilidad, con una anchura de 2,5 metros y con una separación de 0,50 metros respecto a la calzada de vehículos a motor en la que se instalarán separadores de caucho como límite y defensa. Esta nueva infraestructura ciclista discurrirá por el margen derecho del carril de circulación en sentido salida hacia Landaben. 

Además, se acometerán otras actuaciones de calmado de tráfico en el entorno de la ikastola Jaso y en los diferentes cruces y rotondas para acentuar la seguridad vial. Aunque los plazos de los fondos Next Generation hablan de finales de 2025 para recibir la obra, el Ayuntamiento de Pamplona, que se encargará de la ejecución del proyecto, prevé licitar los trabajos en el mes de agosto para que la actuación esté finalizada en el mes de febrero de 2023.

Modificaciones en la sección de la vía

En el primer tramo de la calle Miluce, entre las rotondas de la avenida de Barañáin y de la calle Ermitagaña, se organizará la sección de la vía en sentido hacia Landaben, eliminando uno de los dos carriles de circulación, pasando las plazas de aparcamiento en batería que hay en la actualidad a aparcamiento en línea entre el carril bici y el carril motorizado, línea en la que se reubicarán también los contenedores de residuos. El carril bici en este tramo tendrá una banda de protección de 0,90 m. para prevenir accidentes que con menor protección podrían producirse por la apertura de las puertas de los coches aparcados en el lateral izquierdo del carril. 

Una de las características de este proyecto tiene que ver con la reducción de la mediana que separa ambos sentidos de la circulación, en un segundo tramo de la vía, entre la rotonda de confluencia de las calles Ermitagaña y avenida Central de Barañáin y la rotonda de entrada por la calle A en la parte sureste del polígono de Landaben. La mediana de la calle se desplaza ligeramente y se modifica haciéndola más estrecha, para permitir que puedan mantenerse los dos carriles de circulación de vehículos en ambos sentidos, además del carril bici ubicado en parte derecha en sentido hacia Landaben.

Los carriles de circulación se estrechan también como medida de calmado de tráfico, reforzando el control de velocidad que ya se ejerce mediante un radar fijo, necesario en una vía en la que actualmente es habitual que se incumpla el límite de velocidad de la vía de 50 km/h por su configuración rectilínea y su función como vía de acceso al polígono industrial. Esta modificación de la mediana implica el desplazamiento del alumbrado público a las dos aceras, y la coordinación de la actuación con el Servicio municipal de Zonas Verdes con el fin de acomodar la posición de las farolas a los árboles existentes. 

El proyecto se ha diseñado para favorecer la seguridad en los cruces peatonales y ciclistas con la calzada de los vehículos. Para ello, además del estrechamiento de carriles como medida de calmado de tráfico, reordenan los accesos al aparcamiento disuasorio ubicado en la parte trasera de la Biblioteca General de Navarra; y se eliminan giros en intersecciones con la carretera del cementerio y con el camino de Miluze. El incremento de la acera y un paso avanzado en el entorno de la ikastola Jaso, la iluminación de pasos peatonales o un nuevo paso semaforizado de botón incidirán en la seguridad de la zona.

Presupuesto de licitación de 969.000 euros

El Ayuntamiento de Pamplona y el Departamento de Cohesión Territorial del Gobierno de Navarra han firmado un convenio para regular la concesión de la subvención que ha recibido el Gobierno de Navarra procedente de los fondos europeos Next Generation EU para financiar este trabajo. Ésta se establece en un máximo de 874.011,74 euros para los conceptos de ejecución de las obras y su dirección. 

El Ayuntamiento de Pamplona será el encargado de la licitación y ejecución de la obra, que contará con un presupuesto aproximado de 801.187,25 euros, IVA excluido, a través del acuerdo marco de urbanismo táctico y carriles bici. A ese coste se debe añadir el de las direcciones de obra y la coordinación de seguridad y salud, ambos conceptos financiados también a través de los fondos europeos.  

El proyecto constructivo del carril bici de la calle Miluze ha corrido a cargo de la Dirección General de Transportes y Movilidad Sostenible, con un coste de 18.150 euros (IVA incluido). Además, en base al convenio firmado, el Gobierno de Navarra aporta la asesoría técnica en lo relativo a los fondos Next Generation EU, asesoría ambiental y coordinación, seguimiento y supervisión de la ejecución de la obra cuando se lleve a cabo. 

Por su parte el Ayuntamiento de Pamplona asumirá la financiación del importe correspondiente al IVA de la ejecución y la dirección de obra, por un importe estimado de 174.979,30 euros, pues esa es la parte de gasto que no cubre la ayuda de los fondos Nex Generation EU que ha recibido el Departamento de Cohesión Territorial de la Administración Foral de Navarra.

Estrategia Go Green Pamplona

La financiación europea del proyecto condiciona también los plazos para llevarlo a cabo. De acuerdo con los hitos y objetivos del ‘Plan de choque de movilidad sostenible, segura y conectada en entornos urbanos y metropolitanos’ del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), a través del que ha llegado la subvención, la ejecución de las obras y su dirección técnica deben estar licitadas antes del 30 de marzo de 2023, adjudicadas antes del 31 de diciembre del año que viene y recibidas antes del 31 de diciembre de 2025, fechas estas que se adelantarán notablemente.

Esta actuación en el término municipal de Pamplona, que favorece también la conexión del municipio de Barañáin con el polígono de Landaben ya que el nuevo carril bici se inicia en la conexión del carril bici que une ambos municipios, contribuye a la Estrategia Go Green Pamplona de Transición Energética y Cambio Climático que engloba todas las acciones que contribuyen a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, entre las que destacan las encaminadas a impulsar un cambio en el modelo de movilidad, siendo el transporte el principal sector emisor en nuestra ciudad, alcanzando el 56% del total de emisiones de CO2 según el diagnóstico en el que se basa esa estrategia Go Green Pamplona. 

Mejora de infraestructuras ciclables

El Gobierno de Navarra va a recibir, en el marco de los fondos europeos Next Generation, más de 12 millones de euros para impulsar proyectos de movilidad sostenible dirigidos a la ejecución y mejora de carriles bici, itinerarios peatonales y aparcamientos disuasorios y a la priorización del transporte público en entornos de más de 50.000 habitantes.

Además, el Departamento de Cohesión Territorial, a través de la Dirección General de Transportes y Movilidad Sostenible, está llevando a cabo numerosas acciones para fomentar la movilidad sostenible; entre ellas la mejora de las infraestructuras ciclables de Navarra. Entre las obras en construcción destaca la vía ciclista de más de 3 kilómetros que conectará Tudela con Fontellas y la de 7,3 kilómetros que unirá Estella y Villatuerta. Ambas infraestructuras permitirán la circulación cómoda y segura de caminantes, ciclistas y, en el caso de Estella, peregrinos.

Por su parte, este año se ha ejecutado la ruta ciclable de más de un kilómetro de longitud que conecta Lesaka con la EuroVelo 1, la Ruta de la Costa Atlántica; así como la ruta ciclable y peatonal que conecta el concejo de Beasoain-Egillor, en el Valle de Ollo, y Asiáin, en la Cendea de Olza, con una longitud de 2,3 kilómetros que permite a los 120 habitantes del concejo acceder al servicio público de autobús a través de Asiáin.

Además, el año pasado se estrenó en Metauten y Zúñiga una vía ciclable interurbana que permite reducir la dependencia del vehículo a motor y fomentar así la movilidad en bicicleta. Esta ruta, además, conecta ambas localidades con una treintena de municipios de la vía verde del Ferrocarril Vasco-Navarro.

Un nuevo carril bici unirá Pamplona y Barañáin con el polígono de Landaben, a través de la calle Miluze
Comentarios