Más de 18.700 viviendas de Pamplona necesitan ser rehabilitadas, según un estudio

Imagen de la visita realizada a las viviendas en rehabilitación de la colonia San Miguel de la Txantrea
Imagen de la visita realizada a las viviendas en rehabilitación de la colonia San Miguel de la Txantrea
La encuesta refleja también que un 90% de las personas encuestadas está satisfecha o muy satisfecha con su vivienda y un 91% muestra un alto grado de satisfacción con el barrio en el que vive
Más de 18.700 viviendas de Pamplona necesitan ser rehabilitadas, según un estudio
Se estima que más de 18.700 viviendas de Pamplona necesitan ser rehabilitadas y que unos 11.200 hogares necesitan cambiar de vivienda. La necesidad de rehabilitación se ha incrementado en un 6% y la necesidad de adquisición de vivienda en un 4% respecto a 2015. Son datos del ‘Diagnóstico sobre las necesidades de vivienda en Pamplona’, incluido dentro de la Agenda Urbana Pamplona 2030, con el que el Ayuntamiento ha actualizado el estudio realizado hace siete años. La encuesta refleja también que un 90% de las personas encuestadas está satisfecha o muy satisfecha con su vivienda y un 91% muestra un alto grado de satisfacción con el barrio en el que vive.

El informe recopila datos socioeconómicos, características de las viviendas, necesidades de acceso a la primera vivienda, rehabilitación, alquiler… Aumentan los hogares unipersonales y de dos miembros, y también la vivienda en alquiler y en propiedad con cargas hipotecarias, aunque siguen siendo mayoritarias las personas con vivienda en propiedad ya pagada. La cantidad por la que una persona está dispuesta a alquilar una vivienda aumenta desde 2015 un 7% por encima del incremento del precio medio de alquiler. Por otro lado, a pesar de que se paga por la hipoteca un 2,5% más que en 2015, la cantidad por la que se está dispuesta a comprar una vivienda aumenta un 45%. El desequilibrio territorial lleva a una diferencia de pago medio por la compra de vivienda de un 49% entre el barrio donde más se paga sobre el que menos.

El objetivo general de esta encuesta es identificar, cuantificar y delimitar las necesidades generales que existente en torno a la vivienda en Pamplona. Asimismo, se busca conocer las características sociodemográficas de los hogares de la ciudad, el estado actual de las viviendas habitadas o las necesidades de rehabilitación o cambio de vivienda, entre otros aspectos. El trabajo se ha realizado con la metodología de la encuesta personal domiciliaria a personas mayores de edad. Se ha entrevistado a 1.345 personas de los diferentes barrios de la ciudad como muestra de los más de 81.000 hogares que hay en Pamplona. La encuesta se llevó a cabo del 12 de abril al 20 de junio y cuenta con un margen de error del 2,65%.

Más viviendas con uno o dos miembros

Según los datos de este diagnóstico de vivienda, los hogares unipersonales y de dos miembros están ganado terreno al resto de tipologías. En el 31% de las viviendas vive una persona sola, un 3% más que en 2015, y suben también un 1,2% las viviendas de dos miembros. De las personas mayores de 80 años que viven solas, el 71% son mujeres. Los hogares monomarentales representan el 4,5% y los monoparentales, el 1,4%.

Mejora la estabilidad económica de los hogares, con más miembros aportando ingresos y con una mayor estabilidad laboral. En el 47% de los hogares aporta ingresos dos personas, por un 42% en el que solo trabaja una persona. Los hogares donde la persona principal tiene una situación laboral con contrato fijo aumenta 9 puntos, hasta un 38,9%, respecto a 2015. Entre quienes ingresan salarios mínimos desde 645 a 1.000 euros, un 10,1% son mujeres, un 20,3% jóvenes de 18 a 24 años y un 11,6% mayores de 65 años, lo que los convierte en los sectores demográficos más precarizados.

Un 26% vive en alquiler

La situación mayoritaria en la actualidad, con un 51%, sigue siendo la vivienda en propiedad totalmente pagada, aunque el porcentaje desciende en 13 puntos respecto a 2015. Un 20% tiene vivienda en propiedad con pagos pendientes (un 5% más) y un 26% está en alquiler (un 7% más que hace siete años). Un 17% posee otra vivienda en propiedad, de ellos, dos de cada tres tiene esa segunda vivienda en Navarra.

Se estima que en las viviendas con cargas hipotecarias se paga una media de 521 euros al mes, 13 euros más que en 2015. El Ensanche es el barrio en el que más se paga con 717 euros al mes y Txantrea donde menos, con 366 euros cada mes. En las viviendas alquiladas el precio medio es de 655 euros al mes, un 21% más caro que hace siete años. El barrio donde más personas viven en régimen de alquiler es Buztintxuri (42%) y donde menos en Lezkairu (11,8%). Un 52,7% de las personas que viven en alquiler tiene menos de 45 años.

El 90% de las personas encuestadas está satisfecha o muy satisfecha con su vivienda. Un 39% afirma tener problemas en su vivienda, principalmente por ruidos (10%) y por ventilación y humedades (9,2%). El Casco Antiguo es el que más problemas acumula en este aspecto, con un 37% más que la media. Un 91% muestra un alto grado de satisfacción con el barrio donde reside. A pesar de ello, el 55% afirma tener problemas. El aparcamiento (20%) y los ruidos exteriores y el exceso de tráfico (15,2%) con los más destacados. El barrio con mayor número de problemas es el Casco Antiguo, con un 88% de sus residentes que dice sufrir alguno. 

Precios medios para alquiler y compra de viviendas

En torno a las necesidades familiares de vivienda se concluye que tanto la necesidad de rehabilitación como la necesidad de cambio de vivienda han aumentado en los últimos siete años. Se estima que una de cada cinco viviendas necesita ser rehabilitada. Cambiar cocina y baño es la mayor necesidad de rehabilitación (48%) y de elementos comunes para mejorar el aislamiento en fachadas y tejados (21%). Azpilagaña emerge como barrio con más necesidad de rehabilitación con un 36%.

Se estima también que un 12% de los hogares necesita cambiar de vivienda. El principal motivo es un cambio de régimen para pasar a tener vivienda en propiedad. El 83% desea quedarse en Pamplona, con el barrio de Rochapea como el preferido para el 22%. Aumenta un 11% el deseo por unifamiliares, adosados o chalets y un 14% está interesado en el modelo de vivienda colaborativa.

Sobre el alquiler, se establece en 473 euros (131 euros más que en 2015) la cantidad razonable a pagar al mes. Un 54% de las personas encuestadas estarían interesadas en un alquiler con opción de compra. Un 38% está en búsqueda activa de una vivienda y un 23% está inscrita en el Censo de Vivienda Protegida de alquiler. En cuanto a viviendas en propiedad, el precio medio máximo que se está dispuesto a pagar es de 182.519 euros, lo que supone un 45% más que en 2015. El 44% de las personas están buscando vivienda activamente y el 38% está apuntado al Centro de Vivienda Protegida de compra.

Necesidad de una primera vivienda para independizarse

El perfil general de las personas con necesidad de acceder a una primera vivienda es el de un hombre, de 29,7 años, soltero, con estudios universitarios e ingresos propios, que desea independizarse para vivir en Pamplona en régimen de alquiler. Desciende el número de personas con necesidad de acceder a una primera vivienda, pero aumenta su edad media, que pasa de 27,4 en 2015 a 29,7 en este 2022.

La necesidad de una vivienda viene motivada en el 56% de las personas encuestada por el deseo de independizarse de la familia. Pamplona es el lugar más deseado para vivir en el 78% de los casos y el barrio de Rochapea el que más gusta, con un 15% del total. Un 49% de las personas prefiera una vivienda en alquiler por el 46% que la prefiere en propiedad. Etxabakoitz es el barrio donde más se refleja la necesidad de una primera vivienda con un 22,5% de los casos; en el lado contrario está Lezkairu, con solo un 3,8% de su población necesitada de una primera vivienda.

 

 

Más de 18.700 viviendas de Pamplona necesitan ser rehabilitadas, según un estudio
Comentarios