Enrique Maya: “Van a ser unos Sanfermines maravillosos; nos lo merecemos”

Foto: Enrique Maya, en la entrevista de Pamplona Actual
Foto: Enrique Maya, en la entrevista de Pamplona Actual
“No me parece una cosa tan disparatada las barras en la Plaza del Castillo”, asegura el alcalde en la entrevista en Pamplona Actual en la que insiste en que "no hay ningún conejo en la chistera de cara al programa de Sanfermines"
Enrique Maya: “Van a ser unos Sanfermines maravillosos; nos lo merecemos”

El alcalde de Pamplona, Enrique Maya nos recibe en su despacho del consistorio a veinte días de la celebración de los Sanfermines 2022, los primeros tras la cancelación de las citas de 2020 y 2021 por la pandemia de Covid-19. El alcalde insiste la idea de que era importante mantener la ilusión viva por la vuelta de los Sanfermines en los momentos en los que daba la impresión de no podríamos retomarlos. Además, en la entrevista Maya defiende las decisiones más polémicas tomadas por el equipo de Gobierno como las relativas a las carpas de Labrit o las barras en la Plaza del Castillo, asunto este sobre el que considera que “no es una costa tan disparatada”. Por último, se posiciona a favor del mundo taurino al asegurar que “los Sanfermines sin toros serían otra cosa”, lamenta la pérdida del Riau-Riau  y repasa algunas cuestiones de la política municipal. 

-Faltan muy pocos días para San Fermín, los del retorno, los de “Los viviremos”,  tras dos años de pandemia. ¿Cómo los vive el alcalde de Pamplona? 

-La ilusión es enorme porque después de lo que hemos sufrido como ciudad por la pandemia, la verdad es que estar otra vez con todos los preparativos para los Sanfermines es un “alegrón”. Pero toda la alegría de algo tan importante como recuperar otra vez los Sanfermines conlleva una responsabilidad, y nos toca organizar todo. Eso siempre genera nervios, para que todo vaya bien, que no falte de nada, y sobre todo, que haya tranquilidad y buen ambiente. Lo que más ‘nos puede’ es la ilusión por volver a tener Sanfermines,tres años después.

-En Pamplona siempre decimos que las semanas previas a Sanfermines, ya pasada la ‘escalerica’ son de muchos preparativos, pero este año quizá se nota un poco más de ajetreo, ¿ha notado esa sensación que se percibe en la calle?

-Sí, si. Lo comentaba con mis compañeros y compañeras, y con la familia. Estos días parece que se ‘acaba el mundo’. Tenemos tantas ganas que da la sensación de que está todo “más alborotado de lo habitual”. Con todo, vuelvo a insistir, eso genera una sensación de mayor responsabilidad para que todo vaya bien. 

-¿Se relaja un poco tras tras el txupinazo viendo que todo ya empieza a transcurrir según lo previsto o ya el día 15 tras el ‘Pobre de mí’?

-El momento de ‘relax total’ es cuando te vas del `Pobre de mí’, das un paseo y te vas a dormir. Ese es el momento, porque mientras tanto, cada minuto en San Fermín es muy intenso. La verdad es que soy de salir muy poquito de noche, prácticamente nada. Veo los encierros todos los días, por lo tanto descanso relativamente bien, y luego si tengo un ratito, pues una cabezada en la butaca, de un cuarto de hora o veinte minutos y me pongo como nuevo.

-Pese a que ya se conocen muchos detalles del programa de estos Sanfermines ¿el equipo de Gobierno tiene reservada alguna sorpresa de última hora?

-No, no hay sorpresas. No hay ningún conejo en la chistera.

-¿Quizá el equipo de Gobierno ha pecado de dar excesivas expectativas con los grandes conciertos u otras novedades como la ampliación de los Sanfermines al fin de semana siguiente?

-Sí, esa es un poco la crítica que se nos está haciendo y yo respondo a eso que hay que ponerse en situación de finales del año pasado. No sabíamos todavía si podríamos celebrar San Fermín como siempre. La decisión que tomamos fue la de trabajar para que hubiera fiestas y para que se recuperase la ilusión, que la gente viviera con esa ilusión. Nos jugábamos mucho también con los gestos porque el que alguien haga una reserva a un hotel, o que venga a Pamplona no se decide a última hora sino con mucho tiempo. Siempre hemos apostado porque iba a haber San Fermín en momentos en los que no estaba tan claro, y hemos querido transmitir ese mensaje de ilusión. Eso conllevaba un riesgo, evidentemente. Y sí, lo reconozco, puede haber momentos en los cuales te dejas llevar por esa ilusión, esa a veces ‘euforia’ de que vamos a tener las fiestas de San Fermín. 

Recapitulando los asuntos que han podido surgir, tengo que recordar que el gran evento o concierto surgió en la mesa de los Sanfermines. Finalmente no ha sido posible por razones diversas. La oposición me critica por haber sido claro y me dice ‘has fracasado’. Bueno, yo creo que el que lo intenta a veces lo consigue y a veces no, pero el fracaso es no intentarlo. 

“En Labrit queremos un lugar de ambiente bonito que no moleste a los vecinos”

-En los últimos días todo el debate público parece que gira en torno a las barras de la Plaza del Castillo. Supongo que no esperaba que la decisión fuera tan polémica…

-No, sinceramente no. Creo que no es un tema tan relevante. Estamos hablando de unas barras de bar que se quieren colocar en el lugar en el que está la verbena principal de las noches de los Sanfermines. A mí tampoco me está hablando la gente por la calle de esto. 

-Pero la decisión parecía al inicio que estaba vinculada a la desaparición de las carpas de Labrit, algo que luego aseguraron que no era así..

-En Labrit teníamos datos claros de que ahí había problemas y que había que solucionarlos. No puedes tener música a las cuatro de la mañana en la calle, en un espacio autorizado por el Ayuntamiento. Por eso les hemos dado otras alternativas y vamos a ver en qué queda finalmente. Queremos que la zona de Labrit sea un lugar de ‘ambiente’ pero no podemos permitir que vuelva a ser el espacio que era. 

-¿Qué han hablado con los hosteleros de Labrit?

-Se les dijo que podrían colocar barras afuera, que no podrían tener música afuera, que podían tener hasta las dos de la mañana la música de los locales con las puertas abiertas para poder dar ambiente, podrán poner sus terrazas, estamos abiertos a todo esto. En Labrit queremos un lugar de ambiente bonito que no moleste a los vecinos. 

-Pero reconocerá que algún error se habrá cometido con el asunto de la plaza del Castillo vistas las críticas…

-Me parecen absolutamente aceptables las críticas. ¿Nos hemos equivocado? Vamos a ver cómo funciona, porque a lo mejor vemos lo que estaba antes tampoco era tan maravilloso porque si querías estar en el centro de la plaza tomando algo, no podías coger la bebida de ningún sitio. Recuerdo las verbenas ‘de lata’ en mis tiempos, donde había puestos para coger la bebida. No me parece una cosa tan disparatada. El otro día en una actuación en el Arena había unas barras complementarias en el propio interior. Pero bueno, por supuesto que respeto todas las críticas. 

-Luego está el asunto de los espacios como los de Herri Sanferminak que han rechazado reubicarse en la Runa...

-La oposición ha llegado al punto de teatralizar los problemas. No entiendo el punto al que está llegando el PSN que defiende las ‘txoznas’. La invasión que se realizó en la Plaza de Recoletas fue terrible, con un ruido terrible, suciedad, mil problemas... Esto no tuvo el ‘eco’ que ha tenido ahora, por ejemplo, lo de colocar las barras de la Plaza del Castillo. Están todo el rato extralimitando, casi de campaña. Para empezar el bosquecillo no se puede utilizar este año, así que los que estaban allí pasan ahora a Recoletas. Pero nos dicen:  pues entonces que ‘Gora Iruñea’ pase a la Plaza de la O. Esto era lo que faltaba al Casco Antiguo. Nosotros queremos volver a poner orden en una situación que tenía bastantes dificultades. De verdad, vamos a ceñirnos a la realidad de los hechos, y vamos a criticar lo que sea razonable y vamos a confiar en que las cosas van a ir bien. 

-El Riau-Riau será otra espinita que tiene clavada, y que no ha podido sacar adelante durante este segundo mandato ¿Espera que algo cambie al respecto o esta legislatura tampoco podrá ser?

-La tengo porque es la pérdida de algo, el Riau-Riau, por la fuerza. No ha habido una decisión ciudadana de decidir si había o no Riau-Riau. Cuando se anunció la recuperación en 2012 la gente estaba encantada, estaba abarrotada la plaza del Ayuntamiento, con un ambiente maravilloso, y de repente unos reventadores se lían a ‘mamporros’ y no se pudo celebrar. Y luego a ese reventador le abraza Asiron y lo recibe en su despacho. Eso es lo que algunos entienden por fiesta y por Sanfermines. Los que se quieren arrogar el papel de grandes defensores de la tradición se cargan el Riau-Riau por la fuerza. Lo del Riau-Riau me ha dolido especialmente. Hubo una propuesta por parte de alguna asociación de intentar recuperarlo, y yo mismo dije que no lo veía. No, porque va a volver a ocurrir, porque Bildu sigue siendo el mismo. Entonces, 2012,  se desmarcaron a última hora y ya dije entonces ‘táte, aquí pasa algo’. Sanfermines sin toros serían otra cosa”

-Habrá entonces este 2022 Riau-Riau no oficial, con la banda en la calle..

-El gran problema del Riau-Riau es que tiene un grave riesgo de acabar desapareciendo de la idea de la gente.  Los jóvenes de hoy nunca lo han visto y vivido. Yo lo que no voy a hacer es ir a echar unos bailes al Riau Riau alternativo. Creo que mi obligación es defender el Riau Riau en su esencia. Que la gente va a bailar al alternativo y lo disfruta, por supuesto. 

-¿Cómo ve el debate en este momento sobre los toros en Pamplona? 

-El debate está ahí. El mundo taurino lo han tomado como algo muy representativo del maltrato animal cuando en realidad a nivel mundial el efecto que pueden tener las corridas en el maltrato animal es mínimo. Tampoco hay tantas corridas de toros, y tampoco hay tantas plazas. Ahora han cerrado la de México. Entonces lo han cogido como estandarte porque saben que tiene una relevancia. Y la ciudad estandarte del toro es Pamplona, no digo que sea la ciudad de las mejores corridas de toros, pero todo en Sanfermines gira en torno a los toros. 

Para Pamplona es muy relevante el hecho taurino. Como alcalde voy a defender siempre los toros, primero porque me parece que el debate sobre el maltrato animal está encima de la mesa, pero hay muchas más variables. Hay expertos que hablan de en que consiste el sufrimiento específico de un toro. Algunos defienden que el toro de lidia está preparado para eso. El debate está ahí, pero también sé que los Sanfermines sin toros serían otra cosa, que no tendrían nada que ver. Claro, algunos tienen mucha prisa por buscar unos Sanfermines alternativos en el caso de que no haya toros, y yo digo que trabajo para que haya toros porque son absolutamente identificativos de nuestras fiestas, si no dejarían de ser. La esencia de los Sanfermines es la procesión, el blanco y rojo, la esencia es el mundo taurino.. ¡Qué pregunten a los turistas por qué viene la gente de fuera! ¡No vienen por colectivos alternativos! A partir de ahí, el debate sobre los toros está encima de la mesa, y va a llegar en serio, tenemos que estar preparados, no podemos escondernos, pero cuando llegue tenemos que argumentar, en mi opinión a favor, porque no podemos estar en medio. 

-¿Qué pasa con las retransmisiones de los encierros en ETB?

-Lo que sé es que TVE cedió derechos dentro de un acuerdo marco que tienen no sólo a ETB sino a todas las televisiones autonómicas dentro de la FORTA. No es que ETB la que transmita, sino que puede disponer de la señal. TVE dará el encierro en castellano, y ETB 1 en euskera. Por mi parte, también he hecho alguna gestión para que Navarra TV, que es la propia de Navarra, tenga su señal. 

“La Pasarela de Labrit se reabrirá a la vuelta de Sanfermines, en agosto”

-Se cumplen ahora tres años de legislatura ¿Qué decisión o propuesta le gustaría tener cerrada antes de las elecciones

-Hay bastantes temas que me preocupan, uno de ellos es el TAV que ahora ha cogido velocidad y tenemos que dejarlo encauzado en este mandato. Hay que llegar a tener un PSIS aprobado, en el que todo el mundo esté cómodo y se apruebe. 

Luego hay muchas obras en la ciudad, Labrit es importante que se reabra la pasarela. Las noticias son buenas, de que la obra va avanzando y se reabrirá a la vuelta de Sanfermines, en agosto. Tenemos ese Centro Cívico del Ensanche, el proyecto se está informando y tenemos que sacar el proyecto a concurso. O el nuevo polideportivo de Buztintxuri. Tenemos muchas obras que van bien y que hay que sacar adelante estos meses. O encauzar bien el desarrollo de la zona junto a Galar, lanzarlo seguro y todo lo rápido que se pueda.

Tenemos los eventos a celebrar en el otoño, el aniversario de los encuentros de Pamplona 1972-2022. Creo que va a ser “un bombazo”. Hay ámbitos que tienen un futuro incierto, por ejemplo las Escuelas infantiles, con el debate de si van a ser asumidas por el Gobierno de Navarra, en esta situación extraña. Creemos que las debiera asumir el Gobierno y nosotros el mantenimiento de los edificios como pasa con los colegios públicos de Pamplona.

-¿Y vistas las críticas sobre lo que consideran escasas plazas de euskera en las escuelas infantiles se replantean hacer cambios?

-El tema de los idiomas en las escuelas infantiles para mi está zanjado. Hay un acuerdo con el PSN en el modelo actual. El problema es quien quiere imponer el euskera a todo meter para ese proyecto político que tienen. El euskera tiene que tener el peso que tiene que tener, no esa imposición. 

-El otro día se conoció una sentencia del TAN sobre la incorrecta rotulación en euskera de la Plaza de la Constitución ¿No era mejor haberlo hecho bien?

-Bueno…Ha habido varias resoluciones del TAN, que luego se recurren y la Justicia las echa para atrás. Si tenemos claridad argumental para recurrir al TAN luego tenemos que defender nuestras tesis. No son temas menores. 

-Apenas queda un año de legislatura, ya sé que ha dicho que todavía no va a decir si va a repetir o no, pero al menos ¿puede contarnos si lo ha decidido ya?

-No, voy pensando las cosas. Pero no estoy en eso en estos momentos porque bastante tenemos ahora. Ya llegará el día del inicio del curso político. 

“No voy a permitir que los pamploneses paguen con su dinero cosas que tiene que pagar el Gobierno de Navarra. Y eso va a llegar”

 

-Con el planteamiento actual, ¿prevé que haya presupuesto para 2023?

-No, estoy convencido de que no va haber presupuesto en 2023. Se ha tocado la ‘corneta’ de las elecciones. En mi opinión, sé que ellos defienden lo contrario,  hubo un cambio de ‘chip’ por parte del PSN por alguna razón. Expedientes que estaban en marcha se paralizaron como Sarasate, Caídos, etc. No hay más que ver que el PSN firma todo con Bildu, sin necesidad, incluso. No termino de entender este cambio de actitud del PSN.

Hay además otro asunto fundamental, que es la Carta de Citalidad. Es un varapalo muy importante para Pamplona, no sólo por el dinero sino por el ‘estatus’.

-¿En qué se va a concretar la iniciativa del Ayuntamiento sobre la pérdida de Carta de Capitalidad?

-De momento en impulsar una comunicación cierta, trasladarlo a los ciudadanos. Aunque desde el punto de vista jurídico queda pendiente el tema de las competencias. Estamos siendo muy escrupulosos con no perjudicar a la gente, pero llegará el día en el que hay cosas que hacemos que dejaremos de hacerlas porque no podremos pagarlas. Nos han quitado una fuente de ingresos. Lo que no voy a hacer es permitir que los pamploneses paguen con su dinero cosas que tiene que pagar el Gobierno. Y eso va a llegar. A la vuelta del verano, seguro que se reaviva la llama de estos asuntos. 

-Otro tema que parece que nunca se resuelve es lo que va a pasar con los Caídos, ¿hay alguna novedad?

-Ha habido más recursos, se rechazaron pero hay una falta de acuerdo político, sobre el cómo seguimos adelante. Pero aquí no soy optimista, esto no se va a solucionar en este mandato. 

-Erripagaña, el otro día mantuvieron una reunión con los vecinos

-Estamos trabajando los cuatro ayuntamientos con el Gobierno de Navarra para dar una solución en el barrio: en servicios, modelo de dotaciones, planeamiento, zonas verdes, y movilidad.  Hay un cierto consenso en muchas cosas. El centro de salud será en Burlada, la escuela infantil también estará en Burlada con financiación del Gobierno de Navarra. Y un centro de idiomas, EOIDNA que se ubicará allí. Educación baraja no construir nuevos colegios para utilizar los cercanos recursos de Mendillorri por la menor natalidad. Y me parece bien. Queda por decidir la ubicación y la financiación del Centro Cívico de Erripagaña, son temas que hay que hablar. Y por eso la reunión, queríamos contarle a la gente para que sepa cómo están los asuntos. 

Sobre las 'lindes',  en una encuesta una mayor parte de la población optaba porque Erripagaña sea ayuntamiento propio, y eso me parece inviable. Otra opción es que Pamplona asuma el barrio completo o que se repartiera en dos grandes municipios, Burlada y Pamplona. Creo que éste es un debate importante. 

-Es el momento de lanzar un mensaje final de cara a estas fiestas

-El mensaje que quiero trasladar casi es el que les decimos a los jóvenes en esa campaña del consistorio: disfruta de la fiesta pero con cabeza, estamos muy deseosos de disfrutar y nos lo merecemos. Van a ser unas fiestas maravillosas, todo el mundo quiere venir. Estoy convencido además de que van a ser unas fiestas de las que nos gustan. La gente va a venir a disfrutar.  

Y aparte, a la vuelta de otoño, espero que los ciudadanos nos perdonen por el cierto ‘tono electoral’. Por mi parte intentaré  ‘no pasarme de frenada’ con esto, y pido al conjunto de grupos que se olviden por un momento de las elecciones. Todo huele a campaña, ahora con tantas elecciones seguidas, todo lo llena la política electoralista y eso no es bueno.

Espero que entre todos podamos crear un ambiente en el consistorio siempre intentando solucionar las cosas. 



 

Enrique Maya: “Van a ser unos Sanfermines maravillosos; nos lo merecemos”
Comentarios