La comunidad hispano-germana en Pamplona celebra un año más la festividad de Sankt Martin

Foto: celebración de Sankt Martin en Pamplona
Foto: celebración de Sankt Martin en Pamplona
La Sociedad Hispano-Alemana del Norte de España celebra esta fiesta el próximo viernes en la Ciudadela a las 18.00 horas
La comunidad hispano-germana en Pamplona celebra un año más la festividad de Sankt Martin

La Sociedad Hispano-Alemana del Norte de España celebra la festividad de Sankt Martin el próximo viernes en la Ciudadela a las 18.00 horas. Después de un pequeño recorrido de menos de media hora dentro del recinto interior de la ciudadela a la luz de los farolillos y cantando las canciones típicas, se ofrecerá una pequeña merienda con tartas hechas por personas alemanas voluntarias y chocolate caliente para los niños. 

Cumpliendo la tradición cada año, los más pequeños preparan unos bonitos farolillos “Laternen” y al anochecer disfrutan de un entrañable paseo junto a sus padres con sus farolillos encendidos y cantando las típicas canciones dedicadas a Sankt Martin.

Esta fiesta se viene organizando desde hace años y es la segunda vez que se desarrolla en un entorno tan privilegiado como es la Ciudadela.

Las familias que asisten son en su mayoría o bien de origen alemán por parte de padre y/o madre o son alumnos del colegio Paderborn o del Centro Linden que están aprendiendo alemán. En este marco se sitúan también la fiesta de Nikolaus que se celebra en diciembre y la búsqueda de los huevos de Pascua en Semana Santa. Todas ellas son tradiciones alemanas que se celebran desde hace años en Pamplona de la mano de la Sociedad Hispano Alemana del Norte de España.

Sankt Martin

Cuenta la leyenda que, allá por el año 337, San Martín de Tours fue soldado antes que santo. Un buen día, estando en la ciudad de Amiens, se encontró cerca de la puerta de la ciudad a un mendigo tiritando de frío.

Sankt Martin cogió entonces su capa de soldado, la partió en 2 con su espada y le ofreció uno de los pedazos de su capa al mendigo para resguardarlo del frío.

¿Por qué no le dio toda la capa?

Porque la capa pertenecía al ejército al que él servía. Por eso, guardó un pedazo para devolverla.

Los ciudadanos que se encontraban allí cerca y vieron dicha hazaña, encendieron sus farolillos y fueron a correr la voz por la ciudad.

Un día después, se dice que se le apareció Jesús, quien hizo que Sankt Martin recuperase toda la capa. Así que él decidió dejar el ejército para dedicarse a la religión.

Sankt Martin murió un 8 de noviembre, pero no fue enterrado hasta el día 11, por eso se le rinde homenaje ese día.

 

Foto: celebración de Sankt Martin en Pamplona
Foto: celebración de Sankt Martin en Pamplona

La comunidad hispano-germana en Pamplona celebra un año más la festividad de Sankt Martin
Comentarios