El chalet de Caparroso acoge ya a las primeras familias de solicitantes de asilo que buscan un hogar temporal

El consejero Santos, Idoia Oneca, Patricia Ruiz de Irizar y responsables del programa. Detrás el chalet de Caparroso
El consejero Santos, Idoia Oneca, Patricia Ruiz de Irizar y responsables del programa. Detrás el chalet de Caparroso
El consejero Santos y la responsable de CEAR Navarra, Idoia Oneca han visitado el inmueble de Pamplona, en el que se ha puesto en marcha el programa de transición de acogida y acompañamiento de personas migrantes
El chalet de Caparroso acoge ya a las primeras familias de solicitantes de asilo que buscan un hogar temporal

El consejero de Políticas Migratorias y Justicia del Gobierno de Navarra, Eduardo Santos, ha visitado esta mañana, junto con Idoia Oneca, coordinadora de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en Navarra, las instalaciones del chalet del Molino de Caparroso de Pamplona-Iruña, que desde esta semana es el hogar de tres mujeres migrantes con sus hijas pequeñas, que se encuentran en especial situación de vulnerabilidad.

Son tres familias monomarentales, tres mujeres extranjeras procedentes de Argelia, Marruecos y Venezuela y cinco niñas a su cargo, que tras haber visto rechazada su solicitud de asilo y refugio o al haber agotado el programa de primera acogida del ministerio necesitaban un recurso temporal de acogida y acompañamiento que las proteja de una situación de exclusión social. En breve, además, se incorporará posiblemente también otra familia siria, un matrimonio con cuatro niños a su cargo.

Así, a partir de esta semana, el propósito del emblemático chalet de Caparroso, con sus pintorescas ventanas rojas y fachada blanca será convertirse en un hogar, aunque sea temporal. Esta casa servirá de “alojamiento de transición” —de entre tres y seis meses, ampliable excepcionalmente a nueve— para aquellas personas migrantes solicitantes de asilo que quedan en un precario limbo administrativo bien porque se les ha denegado la protección internacional y no cumplen los requisitos para entrar al programa de acogida del Ministerio o porque tienen que regularizar su situación administrativa a la espera de la resolución de su expediente y tienen que salir en un periodo breve (de 15 días) de otros recursos habitacionales.

Pero a veces es, simplemente, “porque a pesar de tener reconocido su estatuto de personas refugiadas no logran acceder o conseguir una vivienda en el mercado ordinario. Mientras tanto, aquí encontrarán un lugar temporal en el que tener un techo y dar cobertura a sus necesidades básicas”, recuerdan desde el Departamento de Políticas Migratorias y Justicia del Gobierno de Navarra.

Respecto a estas primeras familias que se mudarán a este edificio, Idoia Oneca de CEAR ha señalado que “se trata de personas muy vulnerables que ven cómo sus itinerarios se ven interrumpidos de manera inmediata y abrupta y requieren de un espacio seguro, con apoyo y acompañamiento”.

Más espacios para las familias más vulnerables

El consejero Eduardo Santos ha expuesto la relevancia de contar con más espacios para dar apoyo y soporte a las situaciones más vulnerables, que “además, permitan desarrollar la vida y la integración de las personas refugiadas y solicitantes de asilo en las condiciones más dignas posibles”.

En consejero Eduardo Santos ha recordado, respecto a los solicitantes de asilo que “estas situaciones de rechazo no son excepcionales, ya que “España es uno de los estados miembro de la Unión Europa, junto con Grecia, Eslovenia, Rumanía y Lituania, que más solicitudes de asilo deniega”.

En España cerca de un 90% de las peticiones de refugio son denegadas, solo un 10% se resuelven favorablemente, quedando muy lejos de la media europea que acepta un 35%. El consejero Santos, acompañado también de la Directora General de Políticas Migratorias, Patricia Ruiz de Irizar, y la directora del Servicio Karibu de Acogida y Acompañamiento, Virginia Eraso, ha tenido oportunidad de escuchar de primera mano los testimonios de algunas de las familias que se alojarán ahora en esta casa.

Una de ellas ha recordado que “es muy duro que le denieguen a alguien el derecho al asilo, siendo un proceso muy largo y sabiendo que una ya no puede volver a su país, pero más difícil es saber que se queda en la calle con sus familias y sus hijos”. 

La responsable de CEAR Navarra ha manifestado que esta situación es especialmente difícil para las familias con niños y niñas y ha subrayado que el principal problema para desarrollarse y tener arraigo es poder vivir en un hogar. “El problema es que no hay vivienda pública suficiente para personas que están en riesgo de exclusión y el mercado privado del alquiler es especialmente duro y cruel con aquellas personas que buscan arraigo, a pesar de que puedan tener empleo o incluso unos ingresos regulares ya sean la renta garantizada o un empleo”.

Y ha añadido Oneca que esto es aún más duro “para las mujeres migrantes”. Una de las jóvenes que desde esta semana vivirá con su familia en esta casita de la cuesta de Labrit ha comentado precisamente ante el consejero Santos todas las dificultades que ha tenido intentado buscar una habitación de alquiler en Pamplona. “Me decían que no querían a una mujer sola con sus hijas”.

Un programa pionero con 21 plazas

Este programa de hogares transición ya estaba en marcha desde el año pasado, pero con otros recursos habitacionales más modestos y dispersos: como un par de pisos en la Comarca de Pamplona y algunas habitaciones de hoteles con los que se habían negociado convenios para dar respuesta a necesidades muy puntuales.

Ahora, con la puesta en marcha del chalet de Caparroso se podrán tener a disposición 21 plazas en total, lo que supone una ampliación total de unas 17 plazas respecto a las cuatro que estaban disponibles hasta ahora. En el inmueble de la cuesta de Labrit desarrollarán su trabajo también dos trabajadoras sociales de CEAR, una de ellas enfocada en facilitar la búsqueda de vivienda a las familias y la otra desarrollará la adquisición de destrezas socio-laborales.

Además, una psicóloga acompaña a las familias realizando talleres, sesiones y asesoramiento. La idea es que no solo sea un techo bajo el que vivir, sino también un lugar en el que tener acompañamiento.

Convenio con el Ayuntamiento de Pamplona

El consejero de Políticas Migratorias y Justicia, Eduardo Santos, ha agradecido, además, la colaboración y el convenio firmado con el Ayuntamiento de Pamplona que ha permitido rehabilitar y convertir este edificio en un hogar para familias.

El inmueble que cuenta con varias habitaciones de diferentes tamaños, una cocina y lavandería común, un salón y varios espacios compartidos, fue rehabilitado por el Ayuntamiento de Pamplona durante el pasado año con un coste de 169.205,04 euros para la adecuación de las instalaciones de este edifico centenario, ya que data del año 1900.

Una vez finalizaron las obras en la primavera de este año 2022, el consistorio pamplonés ha firmado un convenio con el Departamento de Políticas Migratorias y Justicia del Gobierno de Navarra, a través del cual ofrece este edificio como vivienda temporal a unidades familiares migrantes que quedan fuera del sistema de protección estatal.

El propio Departamento de Políticas Migratorias y Justicia lo ha dotado, amueblado y habilitado para su nuevo propósito, que desde esta semana conocerá unas cuantas mudanzas de unas familias que buscan con esperanza poder encontrar algún día un hogar definitivo, seguro y en paz en el que rehacer su vida.

El chalet de Caparroso acoge ya a las primeras familias de solicitantes de asilo que buscan un hogar temporal
Comentarios