El padre de Kira, que se suicidó con 15 años, presenta 230.000 firmas en el Congreso por un protocolo contra el bullying

José Manuel López, con su hija Kira
José Manuel López, con su hija Kira

Tras la entrega de las firmas, el padre de la joven mantendrá una reunión con el secretario de Estado del Ministerio de Educación, José Manuel Bar. "Cada minuto sin tomar medidas es un minuto donde un niño o una niña puede estar sufriendo y encontrarse en peligro", apunta en el texto de su petición

El padre de Kira, que se suicidó con 15 años, presenta 230.000 firmas en el Congreso por un protocolo contra el bullying

José Manuel López, padre de la adolescente Kira López que se suicidó hace un año, cuando tenía quince, entregará este jueves más de 230.000 firmas en el Congreso de los Diputados para reclamar un protocolo nacional contra el acoso escolar.

Tras la entrega de las firmas, el padre de la joven mantendrá una reunión con el secretario de Estado del Ministerio de Educación, José Manuel Bar. "Cada minuto sin tomar medidas es un minuto donde un niño o una niña puede estar sufriendo y encontrarse en peligro", apunta en el texto de su petición.

José Manuel López publicó su petición en change.org cuando se cumplió un año del suicidio de su hija Kira López. "Hoy hace un año del peor día de mi vida. El 19 de mayo de 2021 nuestra única hija Kira, que solo tenía 15 años, se suicidó. La noche anterior me abrazó y me dijo que me quería mucho y que era el mejor papi del mundo. Esa fue su forma de despedirse... Ahora lo sé", recordaba en el texto de la recogida de firmas que ya cuenta con más de 230.000 apoyos.

Con su petición pide la creación por parte del Ministerio de Educación de un protocolo nacional contra el acoso escolar, "que especifique las actuaciones pertinentes tanto en caso de acoso de profesores hacia alumnos como en caso de bullying entre iguales".

"Cada día me pregunto por qué. Qué puede hacer que una niña de quince años sienta que no puede más. Qué le pasó en el colegio el día de antes y qué temía que le pasara aquel día si volvía a ir. Lo que le esperaba tenía que ser terrible si con tal de no ir a clase prefirió incluso morir", explicaba en el documento.

Considera que "con Kira no se actuó a tiempo" y cree necesario que en todos los centros escolares "se garantice la activación urgente de atención psicológica ante sospechas claras de abuso y la intervención inmediata si se detecta riesgo de suicidio de la víctima".

Por eso, envió hace unas semanas una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y a la ministra de Educación, Pilar Alegría, con propuestas normativas para poner fin al acoso escolar.

Así, José Manuel pretende reflejar "la preocupación de miles de familias por un problema social que tiene consecuencias devastadoras para los menores y que carece del soporte legal necesario en el país de Europa a la cabeza del acoso escolar y con el suicidio como principal causa de muerte infanto-juvenil".

La petición recuerda que en el año 2020 se suicidaron en España 61 menores de edad. "Y está comprobado que los niños y niñas que son víctimas de bullying tienen 2,55 veces más riesgo de intentar suicidarse que los demás. Cada minuto sin tomar medidas es un minuto donde un niño o una niña puede estar sufriendo y encontrarse en peligro", añade.

Para el padre de la adolescente, los centros educativos "deben reaccionar con la velocidad y profesionalidad que estos casos requieren". "Basta de pensar que la burla, el insulto, las agresiones 'son cosas de críos'. No lo son. Son un problema social grave que puede acabar (y que acaba) con vidas inocentes como la de nuestra hija Kira", advierte.

"Creedme que daría lo que fuera por no estar aquí y ahora escribiendo sobre bullying y suicidio infantil. Pero la vida me ha arrebatado lo que más quería en el mundo. Y en medio del sufrimiento más grande que puedo sentir, haré lo que esté en mi mano por evitárselo a otras familias. Y a otros niños y niñas como Kira. Porque todo lo que hagamos será poco si lo que está en juego es el sufrimiento insoportable de un niño que ya no puede más y que ahora mismo está preguntándose si su única salida es morir", relata José Manuel López en el texto.

Asimismo, insiste en que "un niño que se suicida no quiere morirse, lo que quiere es dejar de sufrir" y espera que después de la entrega de firmas y la reunión con el Ministerio de Educación se tomen medidas para no dejar de lado a todas las víctimas de acoso escolar "que podrían estar en riesgo de suicidio".

El padre de Kira, que se suicidó con 15 años, presenta 230.000 firmas en el Congreso por un protocolo contra el bullying
Comentarios