Marlaska visita a los 53 agentes heridos en Melilla por los saltos "extremadamente violentos" en la valla

Foto: Gobierno de España
Foto: Gobierno de España

También ha observado como había garfios unidos o la utilización de martillos y todo tipo de elementos peligrosos como tornillería, etcétera, "que han supuesto un importante riesgo para la integridad física de los servidores públicos"

Marlaska visita a los 53 agentes heridos en Melilla por los saltos "extremadamente violentos" en la valla

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha visitado está sábado Melilla para interesarse personalmente por el estado de los 50 guardias civiles y tres policías nacionales heridos durante la contención de los saltos a la valla producidos este miércoles y jueves en la ciudad española del norte de África, los más numerosos de la historia de la alambrada que la separa del reino alauí.

Marlaska, además de mantener reuniones con las autoridades y los mandos policiales, se ha trasladado hasta la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla, donde ha estado con los agentes que resultaron lesionados durante los dos saltos de esta semana, quienes han relatado cómo fueron los mismos y la violencia empleada por los migrantes.

En declaraciones a los periodistas, el titular de Interior ha manifestado que ha venido a Melilla como consecuencia de los dos saltos que se han sufrido el miércoles y el jueves y el intento de salto del viernes, que se han saldado con el acceso irregular de cerca de 900 subsaharianos en dos acciones "extremadamente violentos y de una extraordinaria organización".

Marlaska ha señalado que durante su presencia en Melilla ha podido ampliar su información de dichos saltos sobre le terreno, así como interesarse por los más de 50 guardia civiles que han resultado heridos "y algunos de ellos de cierta entidad, y también de los tres policías nacionales lesionados".

El ministro ha recalcado que este número tan importante de bajas, las más altas desde que a principios de los 90 comenzó el fenómeno migratorio de subsaharianos sobre la ciudad española, es consecuencia de haber tenido que "afrontar dos saltos extremadamente violentos, con una violencia inusitada y una organización que no se había visto en otras ocasiones".

"En un Estado de Derecho y democrático, no se puede permitir que sus fronteras, que en este caso son las fronteras de la Unión Europea, sean agredidas violentamente y no puede aceptar en un Estado de Derecho que los servidores públicos, guardias civiles y policías nacionales, que generan el espacio necesario para que todos nosotros podamos ejercitar nuestros derechos y libertades, se vean agredidos", ha advertido.

Para explicar el grado de violencia empleada por determinados migrantes, en los saltos del miércoles protagonizado por más de 2.500 personas y el jueves por más de 1.200, el responsable de la cartera de Interior ha asegurado: "He podido comprobar como incluso cascos de los guardias civiles han sido fracturados y como incluso los escudos balísticos también han sido fracturados y he podido comprobar que dentro del material que utilizaron las personas que accedieron violentamente y de una forma organizada a Melilla había palos que eran de unas dimensiones más importantes que las defensas policiales".

También ha observado como había garfios unidos o la utilización de martillos y todo tipo de elementos peligrosos como tornillería, etcétera, "que han supuesto un importante riesgo para la integridad física de los servidores públicos".

REFUERZO DE PERSONAL Y DE LA VALLA

Marlaska ha subrayado que, a raíz de estos hechos, se va a reforzar el personal de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FyCSE) destinado a controlar la valla, concretamente tras la llegada este viernes de un centenar de agentes de las unidades especiales de la Guardia Civil y de la Policía Nacional y que se están haciendo los trabajos para impermeabilizar el perímetro fronterizo.

No obstante, ha querido dejar claro que: "No partimos de cero porque en los años anteriores hemos realizado una inversión importante en todo el perímetro fronterizo de Melilla y también de Ceuta, en todos los ámbitos, no solo en el ámbito físico, también en el ámbito tecnológico y de protección de la frontera".

En este sentido, ha admitido que "restaba una pequeña zona de la valla de Melilla para poner y completar esa protección más integral de la misma y se concluirá en los próximos tres meses porque ya se están realizando y han sido totalmente licitadas".

Además, en lo que se refiere a una mayor presencia policial, ha destacado la llegada de un mayor número de efectivos, concretamente dos unidades complementarias de los Grupos Rurales de Seguridad (GRS) de la Guardia Civil y de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, cerca de un centenar de efectivos entre ambos cuerpos.

En estos términos, Grande-Marlaska ha querido agradecer "el compromiso y el trabajo que siempre desarrollan tanto Policía Nacional como Guardia Civil" y también ha hecho una consideración a la Policía Local, que ha colaborado. "Me parece que esa interinstitucionalidad y cooperación es necesaria, sobre todo de cara a la sociedad", ha precisado.

El ministro ha recalcado que espera el rápido restablecimiento de los "hombres mujeres heridos" y ha subrayado que el Gobierno "está comprometido con sus fuerzas y cuerpos de seguridad y también en la cooperación y coordinación con Marruecos".

En este aspecto, ha destacado que el intento de salto del viernes protagonizado por un millar de un subsaharianos, de los que no entró ninguno, "fue abortado dentro de la perfecta cooperación y coordinación en todo momento entre las fuerzas de seguridad, la Guardia Civil y Policía Nacional en la valla, y también con la Gendarmería marroquí, cuya cooperación y coordinación es un elemento igualmente esencial en esos términos".

Marlaska visita a los 53 agentes heridos en Melilla por los saltos "extremadamente violentos" en la valla
Comentarios