Alfonso Rueda, a un paso de suceder a Feijóo en Galicia

Feijóo y los cuatro presidentes provinciales del PPdeG. - DAVID CABEZÓN @ PPDEG
Feijóo y los cuatro presidentes provinciales del PPdeG. - DAVID CABEZÓN @ PPDEG

Feijóo ha hablado ya con los cuatro presidentes provinciales para "encarrilar" un acuerdo conjunto para Gobierno y partido

Alfonso Rueda, a un paso de suceder a Feijóo en Galicia

El vicepresidente primero de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, está a un paso de convertirse en el sucesor de Alberto Núñez Feijóo al frente de la Xunta y también el PPdeG, después de haber recibido el apoyo público y expreso del presidente de la Diputación y líder provincial ourensano, Manuel Baltar, quien, además, ha rechazado una hipotética bicefalia entre el puesto institucional y el liderazgo en el partido.

Fuentes consultadas por Europa Press han confirmado que el dirigente ourensano ha hecho público su respaldo al líder del PP pontevedrés tras mantener una larga conversación con Feijóo, que dimitirá en breve como presidente de la Xunta tras tomar las riendas del PP nacional en el reciente congreso de Sevilla. Su objetivo es que, en mayo, "todos en sus puestos".

En la Xunta, el de Os Peares había manifestado su intención de activar los pasos para su relevo este mes de abril --lo que implica su dimisión--, lo que supone que Galicia podrá contar ya con nuevo presidente el mes que viene, ya que cumplimentar los trámites preceptivos en la Cámara podría ser "cuestión de días". Cuando Feijóo dimita, él y su Gobierno quedarán en funciones hasta la investidura del sucesor y la conformación del nuevo Gobierno.

En paralelo tendrá que resolverse el futuro del partido, cuyas riendas tiene temporalmente el secretario general, Miguel Tellado, y que pasará por un congreso extraordinario que previsiblemente será convocado en una Junta Directiva después de Semana Santa. Los plazos estatutarios, un mes, permitirían que se cerrase el procedimiento en el mismo mes de mayo.

Baltar fue precisamente el primer presidente provincial, ya antes de Sevilla, en demandar un cónclave, y su homólogo coruñés, Diego Calvo, se pronunció en el mismo sentido a la vuelta de la cita andaluza en la que Feijóo fue aclamado como líder nacional del partido. Las posturas, en todo caso, tenían matices: Baltar asumía a Rueda como relevo "previsible" y Calvo eludía valorarlo, y el coruñés urgía un congreso ya, mientras que el ourensano lo situaba en un plazo más largo.

Entre tanto, desde el entorno más próximo a Feijóo y el propio dirigente popular se esforzaban en no dar por cerrada la vía alternativa al congreso para ratificar a un sucesor en el seno de la organización: una propuesta avalada por el Comité Ejecutivo y confirmada más tarde por la Junta Directiva gallega.

Pero para algunos dirigentes esta vía señalaría "un dedazo" y resultaba "inasumible". Y el de Os Peares, quien en Sevilla defendió que a los presidentes del PPdeG se les elige "con votos", acabó proclamando en una entrevista con 'La Voz de Galicia' que él también era partidario de un congreso extraordinario.

FEIJÓO HA HABLADO CON LOS PRESIDENTES Y PRINCIPALES DIRIGENTES

Ya con las cartas sobre la mesa, fuentes consultadas por Europa Press han confirmado que Feijóo mantuvo no solo este martes sino también en días pasados conversaciones con el resto de líderes provinciales y principales dirigentes del PP gallego en busca de cerrar un acuerdo para poder acompasar el relevo en la Xunta con una lista unitaria para ratificar a Rueda también como presidente autonómico en un congreso.

En esta jornada lo hizo con Baltar, que ha dado un paso determinante en el proceso al confirmar, en una entrevista con Europa Press, que él descartaba presentarse, pese a que en 2018, cuando Feijóo dudó en dar el salto a Madrid, ha reconocido públicamente que dudó si estaba dispuesto a asumir "nuevas responsabilidades".

Pero Baltar ha ido un paso más allá: ha rechazado una bicefalia y ha dado su apoyo explícito a Rueda sin escatimar argumentos. Entre otras cuestiones, ha destacado que ya conoce la dinámica del Gobierno gallego, puesto que forma parte del mismo, y en consecuencia, haciendo suyas las palabras del propio Feijóo, "llega aprendido".

Con estas palabras deja implícitamente fuera de sus preferencias a otros líderes que, aún estando en las quinielas por cumplir el requisito básico de un sucesor institucional del presidente --ser diputado en la Cámara gallega-- no tienen experiencia de Gobierno, entre ellos el propio Calvo.

ACUERDO "ENCARRILADO"

Aunque la lucense Elena Candia no se ha manifestado públicamente, fuentes consultadas por Europa Press apuntan que está "a lo que diga Feijóo", por lo que el paso dado por Baltar despeja el camino a Rueda para convertirse en el sucesor del actual presidente de la Xunta.

El acuerdo, que conjugaría aceptar a Rueda como relevo institucional y una lista de unidad para el ámbito orgánico que quedaría ratificada en el próximo congreso, estaría, según las fuentes consultadas por Europa Press, "encarrilado".

La "buena sintonía" para ello, al margen de los flecos que queden por cerrar, ha sido confirmada a Europa Press por fuentes de las cuatro provincias. Habrá que ver cómo se traduce en la nueva Ejecutiva del partido y si supone cambios de calado en el Gobierno gallego, que Feijóo defiende como "el mejor de sus 13 años" en la Xunta.

Baltar ha asegurado este martes que no se trata "de cuestiones territoriales" y aunque ha reivindicado el papel de las estructuras provinciales en los resultados del PPdeG, ha manifestado que no se tiene por qué traducir "necesariamente" en organigrama alguno. Pero habrá que ver el resultado final de las negociaciones.

 

Alfonso Rueda, a un paso de suceder a Feijóo en Galicia