Cencerros insoportables en Lezáun

Foto: Pixabay
Foto: Pixabay
El Defensor del Pueblo ha recomendado al consistorio de Lezáun que haga caso a un vecino que tiene que soportar ruido de los cencerros del ganado a todas horas y que tome medidas para minorar el ruido
Cencerros insoportables en Lezáun

Si en las ciudades muchas veces nos amanecemos con ruidos más o menos molestos como las sopladoras de aire o las máquinas de la limpieza, en los pueblos no siempre hay tranquilidad y paz por todas partes.

Es el caso de un vecino de Lezáun que está harto de escuchar a cientos de vacas con sus cencerros en un prado comunal cerca de su casa, y que pese a instalar ventanas de doble cristal, contraventanas y de haber insonorizado el desván y la bajera, convive con un ruido que le hace imposible dormir, incluso con medicación o utilizando tapones.

Tras acudir al defensor del Pueblo de Navarra éste le ha dado la razón, recomendando al Ayuntamiento de Lezáun, que valore y adopte medidas tendentes a minorar la afección por ruido soportada por el interesado y sus familiares en el propio domicilio, contiguo a un terreno comunal en el que pasta un número significativo de piezas de ganado utilizando cencerros.

El citado vecino reside con su mujer y su madre, con gran dependencia, en un extremo de Lezaun, juntándose a ocho metros de la vivienda entre 150 y 200 yeguas y vacas con cencerros de grandes dimensiones (entre 30 y 50 centímetros). Según asegura el implicado "los cencerros hacen mucho ruido, tanto por el día, como por la noche", por lo este hombre, que debe cuidar a su madre desde hace siete años, tanto de día como de noche, padece de serias dificultades para conciliar el sueño y descansar. 

El vecino ha intentado tratar el problema con los propietarios del ganado, pero no ha alcanzado una solución, y asi mismo ha presentado instancias al ayuntamiento, sin haber obtenido respuesta.

El consistorio recuerda que el ganado de Lezaun pasta desde tiempos ancestrales, con cencerros, en la zona de pastos comunales del término municipal de Lezaun, aunque alguna temporada pastan también en los pastos de Urbasa y Andía. Asegura que el ganado pasta con cencerros como método de identificación del ganado y dice en cuanto al tema del ruido que puede llegar de los cencerros a la vivienda del reclamante, desde este Ayuntamiento no tenemos constancia que sobrepasen los niveles permitidos en horas determinadas”.

El Defensor del Pueblo de Navarra argumenta por su parte que "los ruidos y las molestias en los domicilios de la interesada guardan relación con varios derechos reconocidos constitucionalmente: derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado (artículo 45 de la Constitución), derecho a la protección de la salud (artículo 43), derecho a la integridad física y moral (artículo 15), derecho a la intimidad (artículo 18.1) y derecho a la inviolabilidad del domicilio (artículo 18.2)" y añade que "todas las Administraciones públicas están obligadas, en el ámbito de sus respectivas competencias, a proteger los derechos constitucionales de los ciudadanos (art. 53.1 de la Constitución)". 

El Defensor concluye que "sería recomendable que el ayuntamiento de Lezáun adoptara medidas para procurar minorar la afección, procurando conciliar los derechos afectados, esto es, el derecho al uso del comunal y el derecho al disfrute del domicilio sin perturbaciones excesivas" y dice que "en esta línea, cabe pensar en medidas tales como alejar en lo posible el ganado de las inmediaciones de la vivienda (podría colocarse alguna valla o elemento separador), restringir o suprimir el uso de los cencerros (podría ser cuestionable su necesidad en un entorno como el que se cita), u otras alternativas que pudieran consensuarse entre los afectados, tendentes a la minoración del ruido soportado en la vivienda del interesado y su familia, cuya situación, según se refiere, es delicada".

Ahora el cascabel, o el cencerro, está en el tejado del consistorio de Lezáun que deberá tomar medidas al respecto. 

 

Cencerros insoportables en Lezáun
Comentarios