Un proyecto europeo busca frenar el descenso de aves esteparias amenazadas en las Bardenas

De izda a dcha: Luis Orcay (INTIA), Eva Zaragüeta (GAN-NIK), consejera Gómez, José María Agramonte (Comunidad de Bardenas) y Eduardo De Miguel (Fundación Global Nature). Foto: GOBIERNO DE NAVARRA

Life Farming Bardenas incluye en sus propuestas cambios en los sistemas agrarios, la puesta en marcha de nuevos cultivos o la mejora del hábitat de especies

Un proyecto europeo busca frenar el descenso de aves esteparias amenazadas en las Bardenas

La consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra, Itziar Gómez, ha participado este viernes en la presentación del proyecto europeo Life Farming Bardenas, impulsado por Comunidad de Bardenas Reales con la colaboración del Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, a través de las sociedades públicas GAN e INTIA, y la Fundación Global Nature (FGN).

Según informa el Gobierno de Navarra en nota de prensa, el programa tiene como objetivo frenar el descenso de las poblaciones de aves esteparias clasificadas como amenazadas, en declive, en peligro o agotadas. En el proyecto participan, asimismo, el sindicato UAGN, la Universidad Pública de Navarra, SEO Birdlife, Grupo AN, ASOBAR y ASCAPEBAR.

En la presentación, que ha tenido lugar en la sede de la Comunidad de Bardenas Reales en Tudela, han intervenido también el presidente de Comunidad, José María Agramonte; y el CEO de la Fundación Global Nature, Eduardo de Miguel.

La consejera Gómez ha destacado la transversalidad de este proyecto, cuya principal virtud "es la búsqueda del objetivo de preservación haciendo compatibles las actividades agrícolas y ganaderas con la conservación de la biodiversidad, a través de la búsqueda de modelos de producción que garanticen la sostenibilidad y la competitividad de las explotaciones agrarias".

LIFE FARMING BARDENAS

Life Farming Bardenas es un proyecto transversal que implica la búsqueda de fórmulas que compatibilicen la conservación animal con la actividad agraria. Por ello, ha informado el Ejecutivo, el proyecto pivotará en torno a en la reducción de amenazas para las aves esteparias con el desarrollo de cambios en los sistemas agrarios, la puesta en marcha de nuevos cultivos, la mejora del hábitat de especies en retroceso o la sensibilización de la población local. Entre estas aves se encuentran el sisón, la alondra ricotí, la ganga ibérica, la ganga ortega, el alcaraván, el aguilucho cenizo, aguilucho pálido o la calandria común.

El programa tiene un presupuesto total de 2.276.563 euros. La Unión Europea aporta 1.247.160 euros, Comunidad de Bardenas Reales otros 405.870 euros, y las entidades colaboradoras los 623.533 restantes, de los que los que el Departamento de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, a través de la sociedad pública GAN, aporta 138.354 euros.

Entre las acciones concretas que se incluirán para mejorar el hábitat de las especies citadas destaca la integración voluntaria de cincuenta agricultores y cinco ganaderos o cooperativas a la Red de Custodia del Territorio de FGN (actualmente con más de 24.000 hectáreas); una reagrupación parcelaria acompañada de la plantación de unos 5.000 ejemplares de especies arbustivas y arbóreas de 10 especies diferentes; y la creación o restauración de al menos 20 balsas de biodiversidad (1.125 m3).

En el apartado de la conservación de las especies, el programa contempla ajustar prácticas agrícolas con 50 planes de acción que van desde la delimitación de superficie pastada o de cubierta con leguminosas a la implementación de herramientas en torno al control de plagas y enfermedades y de fertilización. También está prevista la implementación de nuevos cultivos piloto con menor presión sobre la biodiversidad que tendría como objetivo una la eventual sustitución de ciertos sistemas de producción por otros nuevos.

LA PARTICIPACIÓN DE GAN E INTIA

En concreto, GAN será la encargada de llevar a cabo la reordenación parcelaria de, al menos 3.000 hectáreas, para la creación de una nueva red de más de 30 kilómetros lineales de márgenes (o/y parches de vegetación) libres de labores agrícolas destinados a la plantación y establecimiento de vegetación autóctona con un mínimo de 2 metros de ancho. Asimismo, GAN evaluará la superficie ocupada por infraestructuras vegetales en el territorio del proyecto, formada por setos, linderos, bosquetes, riberas y matorral, así como su evolución.

Finalmente, el ente instrumental redactará en colaboración con la FGN y el Gobierno de Navarra, un programa de mejora del hábitat, que estará disponible de forma digital, y en el que se explicará cómo se pretende continuar y desarrollar las acciones iniciadas en proyecto LIFE en los años siguientes al final de proyecto y cómo se asegurará la gestión de largo plazo de las especies y hábitats singulares.

Por su parte, INTIA trabajará asesorará a los 50 agricultores identificados en el marco del proyecto sobre los cultivos a sembrar, así como su manejo, siguiendo la evolución de los mismos durante las dos campañas agrícolas que cubrirá el proyecto. Además del seguimiento de los cultivos en explotaciones de agricultores, INTIA implantará parcelas demostrativas de los siguientes cultivos: lavandín, distintas variedades de alfalfa y esparceta, y distintas variedades de guisante, alverjón y Camelina sativa, Triticale y avena.

También se testarán tres variedades tradicionales de trigo que se consideran las más adecuadas a las condiciones agroclimáticas de las Bardenas. Estas variedades se han seleccionado de entre las 70 variedades de trigo con origen en Navarra en los años 1950 recuperadas y multiplicadas durante los tres últimos años con el objetivo de testar su resiliencia en un contexto de cambio climático. Por último, también se experimentarán mezclas de cultivos: cebada-veza, cebada-guisante, avena-vena, trigo-garbanzo, etc. La versatilidad de estos cultivos permitirá abordar distintos aprovechamientos: consumo humano, consumo animal, industria cervecera y panificadora.

Gracias a este proyecto se podría "promocionar una comercialización diferenciada basada en criterios de biodiversidad, lo que en términos económicos aportaría valor añadido a las materias primas producidas en Bardenas Reales".

Además de las especies amenazadas o en declive anteriormente citadas, a través del proyecto Life Farming Bardenas "también se beneficiarían otras con poblaciones estables o en aumento, pero de área de reproducción decreciente o de especial interés, tales como la avutarda, el cernícalo primilla, bisbita campestre o terrera común". Entre los objetivos del proyecto se contempla asimismo "aumentar la población de algunas de estas especies en zonas específicas del proyecto", ha indicado el Gobierno.

Un proyecto europeo busca frenar el descenso de aves esteparias amenazadas en las Bardenas
Comentarios