Pamplona completa la transformación de la avenida de Barañáin como eje ciclable con mejoras peatonales en el bulevar de Premín de Iruña

FC3CEFAE-ACEB-4002-84D4-C4BE51409A6E
Confluencia de Irunlarrea con Premín de Iruña
Se creará un gran paso peatonal elevado, que fusionará los dos que hay en la actualidad en la confluencia de la calle Irunlarrea con Premín de Iruña
Pamplona completa la transformación de la avenida de Barañáin como eje ciclable con mejoras peatonales en el bulevar de Premín de Iruña

El Ayuntamiento de Pamplona va a acometer en las próximas semanas actuaciones de mejora de la movilidad en el tramo final de la avenida de Barañáin, entre su confluencia con la avenida de Navarra y la rotonda con la calle Miluze, para completar un nuevo eje ciclable en la ciudad. Junto al desarrollo del carril bici, con tramos de acera bici según informes técnicos municipales, la Junta de Movilidad ha conocido esta mañana que se implementarán otras mejoras en el entorno como la creación de un gran paso peatonal elevado entre Irunlarrea y el bulevar de Premín de Iruña.

El presupuesto de estos trabajos asciende a 193.111,80 euros y se adjudicarán mediante el acuerdo marco de selección de empresas para la ejecución de obras de urbanismo táctico y movilidad. Con estos trabajos se culmina una actuación iniciada el pasado año que buscaba convertir la avenida de Barañáin en una arteria ciclable, ampliando así el recorrido ciclable desde el centro de la ciudad hasta la zona de Hospitales y Landaben, donde se ultima en la actualidad el carril bici a través de la calle Miluze. Las actuaciones llevadas a cabo en la primera fase, entre la plaza de Europa y la avenida de Navarra, contaron con un presupuesto de 224.418,81 euros. 

En esta segunda fase se actúa en el tramo de la avenida de Barañáin, comprendido entre la avenida de Navarra y la confluencia con la calle Miluze. La actuación consiste en la consolidación del carril bici en acera existente actualmente, tal y como recomienda el Plan de Ciclabilidad de Pamplona presentado en 2018 para ese tramo en el itinerario metropolitano ‘Barañáin-Burlada’. Esa acera bici, una vez pasado el cruce con la avenida de Navarra, contará con más anchura y un pavimento diferenciado de la zona que utilizarán los peatones. En un último tramo antes de llegar a la rotonda de la calle Irunlarrea, sí que el carril bici bajará a la calzada, coincidiendo con una parte más estrecha de acera y para no interferir con las terrazas de hostelería de la zona y el tránsito peatonal.

El Ayuntamiento de Pamplona apuesta por bajar ese carril bici a la carretera en cuanto las condiciones técnicas y de seguridad lo permitan, aspecto que no se cumple actualmente según el estudio que ha realizado Policía Municipal de ese entorno sensible de la avenida de Navarra y Hospitales. Una vez superado el cruce con la calle Irunlarrea, se vuelve a un tramo de acera bici, que finalizará en el paso peatonal existente en la intersección con la calle Miluze, donde concluye el término municipal de Pamplona y donde podrá enlazar con el carril bici hacia Landaben que se está ejecutando en la actualidad.

Nuevo paseo peatonal elevado entre Irunlarrea y Premín de Iruña

También se incluyen mejoras peatonales en el entorno del ámbito de la actuación. En la intersección de la calle Irunlarrea con el bulevar de Premín de Iruña se construirá un gran paso peatonal elevado, que sustituirá los dos pasos existentes, para mejorar la conectividad. Asimismo, se ampliará la acera en ese tramo punto, ocupando las actuales paradas de villavesa. Para naturalizar la nueva acera se colocarán cuatro parterres. Esta actuación supondrá también reordenar las plazas de aparcamiento y reubicar contenedores. 

Respecto al transporte urbano comarcal, las dos paradas ubicadas en la calle Irunlarrea con Premín de Iruña se trasladan unos pocos metros, manteniéndose junto al paso de peatones. Se ejecutarán nuevas plataformas avanzadas. También se modificará la parada de la avenida de Barañáin antes de la rotonda de intersección con la calle Irunlarrea. El carril bici ocupará la actual parada que se ubicará en uno de los dos carriles de circulación, justo después del paso de peatones. Estas actuaciones conllevarán la construcción de nuevos sistemas de recogida de aguas pluviales en los puntos en que los que sea necesario.

Todas estas medidas de mejora de la movilidad en la avenida de Barañáin y su entorno implicarán una reducción de la anchura de los carriles para el tráfico rodado y una reducción también de la velocidad de circulación por esa vía. Además, la implantación del carril bici obliga a que la anchura del anillo de circulación de la rotonda de la intersección con la calle Irunlarrea también disminuya, con el consiguiente calmado del tráfico.

Pamplona completa la transformación de la avenida de Barañáin como eje ciclable con mejoras peatonales en el bulevar de Premín de Iruña
Comentarios