El BCE afea el impuesto a la banca español e insinúa que lo deben pagar los clientes

Archivo - FILED - 21 July 2022, Hessen, Frankfurt_Main: Christine Lagarde, President of the European Central Bank (ECB), speaks at the bank's press conference. Photo: Boris Roessler/dpa - Boris Roessler/dpa - Archivo
Archivo - FILED - 21 July 2022, Hessen, Frankfurt_Main: Christine Lagarde, President of the European Central Bank (ECB), speaks at the bank's press conference. Photo: Boris Roessler/dpa - Boris Roessler/dpa - Archivo
El organismo de control bancario europeo dice que el impuesto español a la banca puede lastrar el crédito y pide repercutirlo al cliente
El BCE afea el impuesto a la banca español e insinúa que lo deben pagar los clientes

El Banco Central Europeo (BCE) considera que el impuesto español a la banca podría poner en peligro una transmisión fluida de las medidas de política monetaria a la economía en general si las entidades afectadas registran unos beneficios bajos o pérdidas en el momento en que se recaude de forma efectiva el gravamen, cuyo importe podría no ser
proporcional a la rentabilidad de una entidad de crédito, según ha señalado la institución en un dictamen donde también apuesta por que el tributo sea repercutido a los clientes.

En su evaluación, el BCE recuerda que la materialización de riesgos a la baja en el entorno actual puede reducir de manera significativa la capacidad de pago de los deudores y, por lo tanto, el efecto neto de la normalización de la política monetaria sobre la rentabilidad de las entidades de crédito podría ser posiblemente menos positivo, o incluso negativo, en un horizonte temporal prolongado.

En este sentido, defiende que, dado que la determinación de los destinatarios del gravamen temporal atiende a los ingresos totales por intereses y comisiones correspondientes a 2019, es posible que estas entidades registren unos beneficios bajos o pérdidas en el momento en que se recaude de forma efectiva el gravamen.

"Si la capacidad de las entidades de crédito para alcanzar posiciones de capital adecuadas se ve perjudicada, esto podría poner en peligro una transmisión fluida de las medidas de política monetaria a la economía en general a través de los bancos", advierte.

Asimismo, para el BCE la base sobre la que se establecería el gravamen temporal no tiene en cuenta todo el ciclo económico y no comprende, entre otros, los gastos de explotación ni el coste del riesgo de crédito, por lo que el importe del gravamen temporal "podría no ser proporcional a la rentabilidad de una entidad de crédito".

De este modo, como consecuencia de la aplicación general del gravamen temporal, las entidades de crédito que no se benefician necesariamente de las condiciones actuales del mercado "podrían ser menos capaces de absorber los posibles riesgos a la baja de una recesión económica".

Por otro lado, en opinión del BCE una disposición genérica que establezca que el gravamen temporal no puede trasladarse a los
clientes de las entidades de crédito "podría generar incertidumbre", así como riesgos operativos y de reputación conexos para dichas entidades.

A este respecto, el BCE recuerda que espera, en general, que las entidades de crédito, de conformidad con las buenas prácticas internacionales, tengan en cuenta y reflejen en los precios de los préstamos todos los costes pertinentes, incluidas las consideraciones fiscales, cuando proceda.

El BCE afea el impuesto a la banca español e insinúa que lo deben pagar los clientes
Comentarios