Jesús Cintora regresa a Pamplona: “A veces contar lo que pasa no basta porque siempre puede haber quien te aparte del camino”

Foto: Jesús Cintora, con su nuevo libro. Imagen por Carlos Ruiz/Contumaz estudio
Foto: Jesús Cintora, con su nuevo libro. Imagen por Carlos Ruiz/Contumaz estudio

El periodista Jesus Cintora ha presentado en Pamplona su nuevo libro “No quieren que lo sepas”,  que está de plena actualidad y que no deja títere con cabeza

Jesús Cintora regresa a Pamplona: “A veces contar lo que pasa no basta porque siempre puede haber quien te aparte del camino”

Jesús Cintora (Ágreda, 1977) ha regresado a Pamplona, la ciudad en la que estudió durante cuatro años Comunicación Audiovisual, en la Universidad de Navarra, para presentar su tercer libro titulado “No quieren que lo sepas”, un volumen en el que pretende realizar un “mapa” sobre aquellos temas que los poderosos quieren silenciar, mostrando una oscura trastienda. 

-En el libro habla de poderosos, que son muchos, y no sólo los que ostentan poder político, sino también de otros poderes…

-El libro habla de quién tiene verdaderamente la sartén por el mango. Saber que a la hora de afrontar un asunto con la justicia no lo va a tener igual un transportista de Burlada que un magistrado del Poder Judicial que, en muchos casos sabemos ha sido elegido por nombramientos políticos en un reparto que dista mucho de lo que debiera ser, lo más decente o higiénico democráticamente. El libro parte también de la convicción de que hay asuntos intocables: lo del Rey Emérito es una clara muestra de que ha quedado impune. Hablo de oligopolios de poderes económicos que hacen que, por ejemplo el Santander haya presentado estos días un incremento de beneficios de casi el 60% mientras la gente está afrontando la subida de comisiones bancarias o el incremento de los costes de la vida como el recibo de la luz. Es explicar quién o quiénes tiene la sartén por el mango en una situación de aumento de las desigualdades y de los privilegios de los poderosos. 

-Precisamente ahora se ha detallado por primera vez el patrimonio del Rey Felipe VI ¿qué opina? 

-El tema de las corruptelas vinculadas a Juan Carlos de Borbón es uno de esos asuntos que demuestran que hay muchas cosas que durante tiempo no nos han contado como el manejo del dinero en el extranjero de fundaciones como Lucum (radicada en Panamá) donde Felipe VI aparecía como beneficiario y que desveló la prensa internacional. El hecho de que se conozcan estas cosas hacen que la Casa Real tome algún tipo de medidas como las que acaban de hacerse públicas sobre el patrimonio del Rey.  Ocultando asuntos como los que se cuentan en el libro no se avanza, por eso con este libro tengo la vocación de contarlo, de poner transparencia en muchos asuntos que algunos no se atreven a contar, y animo al lector a que lo comparta y lo conozca. 

-En el libro menciona una cierta ‘futbolización’ de la política y de la sociedad española

-El libro no se casa con nadie y muestra por ejemplo el caso del reparto de magistrados último que se realizó en el TC donde PSOE, Podemos y PP ‘tragaron’ con nombramientos absolutamente indignos como el de Enrique Arnaldo. Sí, el libro también tiene la vocación de criticar esa simplificación que se hace de los problemas, esa polarización a la que nos llevan. La pandemia creo que ha sido un claro ejemplo: muchos han intentado distraer a la población sobre si la culpa de lo que estaba pasando la tenía Ayuso o Sánchez. Quizá todos los partidos debieran intentar extraer conclusiones y mejorar.  A veces la política transcurre en el relato, en la declaración que hace cada día un político más que en la gestión, y lleva a que vivamos en un tiempo en el que algunos si el partido político con el que simpatiza lo está haciendo mal es capaz de decir que llueve aunque le estén meando. Es como cuando uno pese a ver la repetición de la jugada en televisión se niega a admitir que el jugador de su equipo se ha tirado en el área. Esta visión, al final no deja de ser una forma de tener una sociedad más aborregada. Por eso, un libro como este es la mejor vacuna contra el intento de que la sociedad esté más adormecida y sea más manipulable. El ciudadano debe saberlo y tener claros cuáles son los vínculos del poder que favorecen todo esto. 

-Otro asunto de actualidad es el de las supuestas escuchas con el programa Pegasus

-En el libro hablo también de espionaje, que se practica y se practicó. Ahí está y gente como Villarejo que es un síntoma de prácticas y guerras sucias. Pero hay que recordar que por detrás de Villarejo había quien le hacía esos encargos. Respondiendo a la pregunta, claro que hay espionaje. Estoy convencido de que se ha espiado a rivales políticos, a periodistas… Los espionajes que conocemos ahora van muy relacionados con lo que se cuenta en el libro sobre las armas y de las diferentes estrategias, como el espionaje,  que se utilizan en las guerras sucias. 

-En el libro menciona el negocio de la guerra y las vinculaciones con algunos poderosos

-En las guerras al final pierde el pueblo: muchas víctimas inocentes, refugiados,  y también hay consecuencias en otras naciones que están afrontando ahora la especulación con precios como los del gas o los cereales. Entre tanto, en las guerras la industria armamentística saca una buena tajada y también otro tipo de especuladores. Por eso, cuanto antes haya paz mejor, en las guerras siempre pierde el ciudadano. El ‘No a la guerra ‘ es un mensaje que está cargado de contenido y hace mucho tiempo que hemos aprendido de esta lección, aunque siempre hay gentuza que nos mete en conflictos como éste.

Foto: Jesús Cintora, con su nuevo libro. Imagen por Carlos Ruiz/Contumaz estudio
Foto: Jesús Cintora, con su nuevo libro. Imagen por Carlos Ruiz/Contumaz estudio

-El caso mascarillas de Madrid parece una corruptela ‘casi de manual’

-Mira, en este país podemos tener perfectamente a un chaval de Tudela que sabe tres idiomas tiene dos idiomas y a lo mejor está trabajando por mil y pico euros o se tiene que ir de España y a la vez hay algunos ‘listos’ que por tener el teléfono de alguien que le abre la puerta del ayuntamiento pueden pegar un pelotazo y cobrar una comisión de varios millones de euros. Se forraron al mismo tiempo que había ancianos que estaban muriendo abandonados como perros en residencias sin asistencia siquiera paliativa para morir sin dolor. Esto ha ocurrido y es una vergüenza. Hay buitres que se aprovechan de las desgracias y que no tienen escrúpulos. Creo que vivimos en una sociedad sobrada de psicópatas y hay que saber que hay gente que le importa un bledo, caiga quien caiga, si saca tajada de ello. 

-¿Hay esperanza frente a tantas cosas que se denuncian en el libro?

-Vivimos en un país maravilloso, con gente con talento, y con una creatividad que va a ser necesaria en un tiempo donde las nuevas tecnologías tienen una importancia tremenda. Pero sí que es bueno conocer los lazos de poder, sobre todo para defenderse de ellos. Mi libro es un mapa sobre quien ostenta el poder, una especie de escudo ‘anti caraduras’. El conocimiento siempre es bueno para una sociedad, para saber a qué se expone.

-El foco está puesto ahora mismo en casos como los de Madrid, pero Navarra también ha dado algunos ejemplos de corruptelas en el pasado

-Yo soy de un pueblo de Soria que está muy cerca de la Ribera, y conozco mucho Navarra. He estudiado en Pamplona cuatro años y conozco muy bien la realidad de Navarra. Me quedo con la pluralidad de sentimientos: Navarra es una comunidad en la que se convive y donde hay ideologías de todo tipo. Pamplona particularmente es una ciudad en la que viví y conocí ese crisol de sentimientos. Al mismo tiempo Navarra es tierra de gente currante y dispuesta a entenderse: los pactos y los acuerdos probablemente son la esencia de la gobernabilidad en Navarra por una parte. Claro,  pero luego hay otras particularidades por ejemplo los precios que no son baratos, o la existencia de caciques o poderes fácticos. El ciudadano tanto de Navarra como de otros sitios sabe perfectamente que vivimos tiempos que son una encrucijada, primero con la pandemia, luego por el aumento de las desigualdades. Pamplona es una ciudad de estudiantes, en este ámbito hay una generación de jóvenes que se exponen a un futuro de precariedad pese a tener tantos conocimientos. Y creo que son aspectos que hay que afrontar, por eso el libro pretende arrojar luz sobre este tipo de inquietudes en general. 

-El mundo del periodismo tampoco se salva de comportamiento deshonestos. ¿En su caso se siente injustamente tratado por decir estas cosas que ahora relata en su libro?

-El periodismo es contar lo que pasa y solo por contarlo se pueden sufrir las consecuencias porque siempre hay quien quiere que no se cuenten . Hay poderes de lobbys, de grupos de presión, de caciques; esto se conoce en Navarra pero también en toda España. Al final este libro es también la historia de alguien que empieza en un pueblo del Moncayo y que estudia para llegar a ser periodista, que trabaja de noche con Gabilondo haciendo radio, o que hace programas de televisión que el público ha seguido mucho y que se tiene que apartar de la labor informativa pese a tener audiencia, contando verdades como puños. El libro habla de esa situación del periodismo porque a veces simplemente contar lo que pasa no basta ya que siempre puede haber quien te aparte del camino. Pero bueno, solo temporalmente, hay que seguir, y este libro, que es mi tercer libro, es también prueba de ello. 

 

Jesús Cintora regresa a Pamplona: “A veces contar lo que pasa no basta porque siempre puede haber quien te aparte del camino”