Apenas un tercio de los navarros de entre 30 y 45 años toma medidas para que sus hijos no accedan a servicios de pago telefónicos

Imagen de Claudia Dewald en Pixabay
Imagen de Claudia Dewald en Pixabay
Consumidores Irache pide un "mayor control y una regulación más estricta" para estos servicios de pagos a terceros
Apenas un tercio de los navarros de entre 30 y 45 años toma medidas para que sus hijos no accedan a servicios de pago telefónicos

El 32% de las personas de entre 30 y 45 años toma alguna medida para que sus hijos no accedan a servicios de pago telefónicos. Así lo manifiesta una encuesta encargada a Cíes por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache.

La asociación ha recibido en los últimos meses decenas de consultas relacionadas con estos servicios de pago a terceros, sobre todo a raíz de "facturas encarecidas a las que los padres no encuentran explicación". Según ha indicado, suele tratarse de cargos "no excesivamente abultados", generalmente semanales, motivo por el que el consumidor suele tardar en detectarlos.

En muchos de los recibos encarecidos "los problemas provienen de teléfonos móviles que los padres han comprado para sus hijos, aunque los titulares de la línea son los adultos", ha indicado en una nota.

Irache ha explicado que "muchos de estas suscripciones o servicios se activan cuando el consumidor -el menor en buena parte de los casos- clica alguna tecla o aplicación mientras está participando en algún juego a través de su móvil". Unos servicios que "suelen conllevar cobros periódicos que continúan girándose incluidos en la factura telefónica hasta que el cliente los da de baja".

La asociación ha señalado que "no suele ser sencillo dar con la dirección de la empresa que ofrece el servicio, que en principio es independiente de la operadora con la que tenemos contratada la línea telefónica". Tal y como ha apuntado, "lo más urgente es dar de baja cuanto antes el servicio para que no sigan facturando" así como desactivar la opción de pagos a terceros en la línea telefónica "para evitar que vuelva a suceder".

En cuanto ha recuperar la cantidad cobrada, algunas operadoras telefónicas devuelven el importe correspondiente a estos servicios cuando se reclaman "sin poner ninguna objeción", pero otras "no lo hacen tan fácilmente y argumentan, bien que el servicio fue contratado y los cobros son correctos, bien que ellas no son las responsables de los servicios ni de los cobros", ha indicado.

Otras veces, aunque no es lo más habitual, el encarecimiento de las facturas se debe a números de tarificación adicional. En estos casos son más habituales los servicios de mensajería Premium, en el que el titular de la línea paga por cada mensaje que recibe al móvil. Irache ha explicado que el usuario tiene la posibilidad de restringir los servicios de tarificación adicional en el móvil; una desconexión que "no puede suponer ningún coste para el usuario y el operador habrá de proceder a ejecutarla en el plazo de diez días".

En opinión de la asociación, es necesario un "mayor control y una regulación más estricta" de los servicios de pagos a terceros y especialmente los que están dirigidos a los usuarios más jóvenes, "unos servicios opacos en los que en muchos casos la identidad de la empresa que ofrece los servicios es difusa". Así, ha considerado que "antes de la contratación se debería ofrecer una información clara al consumidor para que éste entienda que está activando un servicio, en qué consiste éste, qué costes le va a suponer, si son periódicos y establecer mecanismos para garantizar que la contratación la está realizando un adulto o, al menos, bajo su consentimiento".

 

Apenas un tercio de los navarros de entre 30 y 45 años toma medidas para que sus hijos no accedan a servicios de pago telefónicos
Comentarios