Irache advierte sobre las llamadas telefónicas y uso de datos desde fuera de Europa

Foto: una familia se hace un selfie en la playa
Foto: una familia se hace un selfie en la playa

Recibe varios casos en las últimas semanas

Irache advierte sobre las llamadas telefónicas y uso de datos desde fuera de Europa

El móvil se ha convertido en un elemento esencial en buena parte de nuestra vida: para el trabajo, para comunicarnos con los amigos, para informarnos… y también para irnos de viaje. ¿Lo podemos usar de igual forma o tenemos que tener más cuidado?

En principio, si nuestro destino está dentro de la Unión Europea, no deberíamos temer nada y podríamos comunicarnos con él igual que cuando estamos en casa. Desde 2017, en los países comunitarios las llamadas y los mensajes de texto deben funcionar con las mismas tarifas que tienes contratadas con tu compañía cuando usas el móvil en tu vida cotidiana. Así debe ser tanto con las llamadas y mensajes que envíes como los que recibas. 

Siempre que cruces una frontera dentro de la UE, deberías recibir un mensaje de texto de tu operador para informarte de que te encuentras en itinerancia y recordarte su política de utilización razonable.

Si bien las llamadas y mensajes deben costar lo que conste en tu tarifa, sí se pueden aplicar normas y límites al volumen de datos que se puede facturar al estar en el extranjero, que dependerán del tipo de contrato que tenga el consumidor. 

Fuera de Europa

Si vamos a viajar fuera de Europa, la situación es diferente. En otros Estados no rige la normativa europea para no cobrar recargos por servicios de itinerancia. Por ello, antes de viajar es muy recomendable contactar con nuestra operadora e informarnos bien de qué tipo de ofertas tienen para usar el móvil desde el extranjero o, más concretamente, desde el país al que voy a ir. No dude en contactar con ella y solicitar la información por escrito o, como es más habitual, por correo electrónico. 

Estudie las ofertas y cerciórese de los precios precisos que le van a facturar por cada llamada, mensaje o tráfico de datos en internet. Es muy importante que, si va a aceptar alguna tarifa u oferta en este sentido, conserve las condiciones y cualquier documentación que acredite la contratación. 

Hay que ser cuidadoso porque en ocasiones el móvil puede conectarse automáticamente a internet en el extranjero para, por ejemplo, actualizar a aplicaciones, y, si no tenemos contratada una tarifa, nos pueden aplicar el recargo que responda a las condiciones de nuestro operador que, sin una oferta específica, pueden ser muy altas. Por ello, si no se ha contratado algún servicio concreto y no se quiere usar internet, es conveniente desactivar la opción de itinerancia en nuestro terminal antes de pisar tierra en el país extranjero. 

Al volver de su estancia en el extranjero, revise la factura telefónica y compruebe que los cobros se adecúan exactamente a lo pactado. Si no, asesórese cuanto antes. 

Otra opción es adquirir una tarjeta de prepago internacional, para utilizar exclusivamente en el viaje.

Sorpresas desagradables

Aunque cada vez vamos siendo más cuidadosos con el uso del móvil en el extranjero, sigue habiendo sustos, sobre todo por parte de personas que han viajado fuera de la Unión Europea. Estos son algunos casos que hemos recibido en las últimas semanas:

J. y M,  fueron de viaje por Estados Unidos. Pese a que no usaron el móvil durante el viaje, precisamente para no tener problemas, y solo lo llevaron por si había alguna urgencia, al llegar a casa, tuvieron una factura de más de 120 euros por supuestas conexiones a internet durante sus vacaciones.

S., viajó a Colombia para ver a su familia. Cuando quería llamar a España lo hacía a través de un locutorio, pero pensaba que las llamadas que hacía dentro del país se regían por su tarifa habitual de telefonía por lo que las hacía desde su móvil. Cuando le llegó la factura vio que el coste telefónico superaba los 450 euros.

Aunque no es tan habitual, también se dan errores de las compañías que no aplican las tarifas que el consumidor había contratado específicamente para su viaje. Tras recibos de más de 600 euros, el afectado ha reclamado y, al poder demostrar lo que había contratado, le han devuelto el importe. 

También se han dado problemas en cruceros que se acercan a aguas de terceros países y en países que están dentro de Europa, pero no dentro del Espacio Económico Europeo, como Suiza o Andorra.

Recomendación 

Desde Irache aconsejan a todos aquellos que vayan a viajar fuera de Europa informarse de tarifas especiales y acreditar la contratación por si luego hay cobros irregulares. 

Irache advierte sobre las llamadas telefónicas y uso de datos desde fuera de Europa
Comentarios