El rastro de las Buenas Pulgas regresa a su rincón de la Plaza de San José

Foto: Un Mercado de antigüedades
Foto: Un Mercado de antigüedades
El objetivo de El Rastro de las Buenas Pulgas es doble. Por un lado, fomentar la reutilización de distintos objetos, aparatos, materiales, etc. que han quedado en desuso dándoles una segunda vida útil y evitar la lógica del usar y tirar que tantos problemas provoca. Además, esta iniciativa busca enriquecer la vida social y cultural a esa recoleta plaza situada en pleno corazón de la Pamplona histórica
El rastro de las Buenas Pulgas regresa a su rincón de la Plaza de San José

El Rastro de las Buenas Pulgas regresa por fin a su tradicional cita mensual a partir del este sábado 6 de noviembre en la Plaza de San José. Esta actividad, organizada desde hace 20 años por la red ciudadana AZ Ekimena del Casco Viejo, se venía celebrando todos los primeros sábados de mes (excepto en julio) junto a la Catedral de Pamplona. No obstante, a partir de abril de 2020 el rastro tuvo de suspenderse al no ser compatible con las medidas sanitarias contra la COVID-19.

El objetivo de El Rastro de las Buenas Pulgas es doble. Por un lado, fomentar la reutilización de distintos objetos, aparatos, materiales, etc. que han quedado en desuso dándoles una segunda vida útil y evitar la lógica del usar y tirar que tantos problemas provoca. Además, esta iniciativa busca enriquecer la vida social y cultural a esa recoleta plaza situada en pleno corazón de la Pamplona histórica, en una época en la que según han indicado desde la organización "parece que sólo se promociona el Casco Viejo como espacio de consumo sin límites".

En el rastro participan diversas personas, profesionales o no, que ponen a la venta o trueque antigüedades, chamarilería, colecciones, etc. Estos objetos deben tener una vida mínima de cincuenta años y cada puesto, con las medidas que le corresponde y en el lugar habilitado para ello, se ubica de acuerdo a los años que lleva participando en esta iniciativa.  Aquellos que no tienen sitio para instalar su puesto, pasan a engrosar una lista de espera y el derecho a instalación se pierde si se falta tres sábados, momento en el que se pasa a ocupar el último lugar de la lista de espera. Estas normas fueron refrendadas en su día por el Ayuntamiento de Pamplona-Iruñea como requisito para conceder el oportuno permiso para realizar la actividad.

A punto de reanudar el rastro, desde AZ Ekimena han invitado a cualquier persona que quiera curiosear entre los muchos objetos que allí se exponen, al igual que a muchos de sus asiduos,  a acercarse a la Plaza de San José, siempre con respeto a las medidas sanitarias básicas y todavía necesarias en la actual situación.

El rastro de las Buenas Pulgas regresa a su rincón de la Plaza de San José
Comentarios