Las nuevas tecnologías transforman la agricultura

Foto: unsplash
Foto: unsplash

En las explotaciones agrarias, los avances tecnológicos son el futuro para conseguir el cultivo de unos productos más sostenibles, más saludables y más rentables

Las nuevas tecnologías transforman la agricultura

La agricultura tradicional está cambiando en los últimos tiempos para adaptarse a las nuevas tecnologías, algo fundamental cuando se busca conseguir la mayor productividad posible. Enfrentándose a grandes retos, como abastecer a una población cada vez mayor, de manera sostenible, o al impacto del cambio climático.

 Invertir en agricultura sostenible es más rentable con la ayuda de estas nuevas soluciones, ya sea mediante sistemas predictivos, que facilitan una información a partir de una serie de datos, que se van obteniendo periódicamente, o con drones que captan la evolución de los cultivos en todo su proceso, incluso con robots agrícolas autodirigidos que permiten optimizar recursos en las tareas más laboriosas.

 En definitiva un sistema de agricultura más automatizada para simplificar procesos, reducir el estrés hídrico, reducir el impacto ambiental y al mismo tiempo lograr una mayor competitividad. Estos objetivos crean tendencias para un consumo más saludable y más responsable.

 Ya hay explotaciones de algunos productos que han mejorado considerablemente sus cosechas, aplicando estos nuevos métodos,  cuidando la estructura del suelo, mejorando la disponibilidad de nutrientes, utilizando sistemas de riego eficientes para que el suelo retenga una mayor cantidad de agua, consiguiendo así una mayor calidad y un menor coste.

La agricultura digital también continúa después de salir del campo, gestionando la calidad de las operaciones de logística en la cadena de suministros, desde el empaque, la trazabilidad, el stock primario, el stock final o la distribución, se controlan a través de un proceso digital que mediante determinados dispositivos y códigos se monitoriza permanentemente, para evitar el deterioro de los productos más frágiles y perecederos, manteniendo en todo momento  las condiciones ideales de humedad y temperatura.

La energía solar es una respuesta eficiente a las necesidades de la agricultura moderna  con instalaciones solares fotovoltaicas  .Estos proyectos ejecutados por compañías como Tesla Energy solucionan considerablemente el ahorro de energía en la industria agrícola con su sistema Powerwall que permite una generación más renovable en la red eléctrica, un producto más del imperio creado por el prolífico magnate Elon Musk. Tesla mantiene sus acciones como uno de los activos bursátiles más interesantes para los inversores en los principales portales de los mejores brokers de España y del mundo. 

Algunas grandes empresas  de liderazgo mundial, ya aplican el big data en la agricultura. Un ejemplo de cómo tener el poder de tomar las decisiones correctas lo tenemos en la compañía Intel que cotiza en bolsa; en App de NAGA Trader se puede disponer de toda la información necesaria, tendencias, cotizaciones, gráficos y todos los datos necesarios para poder invertir de manera fiable en los productos deseados. Intel cuenta con grandes centros tecnológicos  de investigación  y desarrollo para crear las aplicaciones que ofrecen soluciones completas para  garantizar la máxima rentabilidad, centrando su actividad en los sistemas de análisis digitales.

Este es un nuevo modelo de empresa agrícola más respetuosa, comprometida en mejorar las vidas de aquellos que producen y que consumen, asegurando de esta manera la continuidad para las generaciones venideras.

Foto: Unplash
Foto: Unsplash

La agricultura es un sector con futuro, grandes grupos de inversión llevan ya varios años entrando en este sector. Incluso las nuevas generaciones con una formación más especializada vuelven a interesarse por este tipo de actividades tradicionales, atraídas por nuevas herramientas mucho más sofisticadas, para mejorar la vida de jóvenes hombres y mujeres, incorporándose al sector agroalimentario con una mentalidad de constante innovación. Este relevo generacional  que apuesta por proyectos de emprendimiento agrícola, ha visto en este sector una alternativa para labrarse un futuro en el sector agrario, generando un empleo propio y ajeno.

 Las ayudas públicas por parte de las diferentes administraciones son fundamentales para que estos jóvenes emprendedores tengan acceso a las nuevas tecnologías que son prácticamente imprescindibles para modernizar y actualizar las explotaciones. 

El éxito de la agricultura en el futuro estará inevitablemente ligado al desarrollo tecnológico, implementando todos aquellos sistemas y dispositivos de inteligencia artificial, que permitan mejoras en todos los ámbitos, mecanización, genética de las semillas, gestión de la fertilidad, protección de los cultivos, parásitos, prevención de incendios, sequias, etc..

 La tecnología en la agricultura es un beneficio en todos los sentidos, facilitando el trabajo a los agricultores, ahorrando costes  y evitando perdidas, ahorrando tiempo, controlando la calidad de los cultivos, multiplicando la productividad, minimizando los riesgos, informando al detalle en tiempo real.

 Con el despliegue del 5G, la conectividad en las zonas rurales podrá contribuir a potenciar la conexión de múltiples dispositivos simultáneamente, lo que puede suponer una verdadera revolución para que las tecnologías agrícolas operen al máximo rendimiento.  


 

Las nuevas tecnologías transforman la agricultura
Comentarios