Conductores siguen 'esquivando' los cojines berlineses para no reducir la velocidad en una de las calles más largas de la Rotxapea

Foto tomada esta misma mañana de un vehículo cometiendo una infracción
Foto tomada esta misma mañana de un vehículo cometiendo una infracción
Comprobamos cómo pese a que se ha realizado una pequeña mejora en visibilidad para la seguridad de algunos pasos de peatones, la ausencia de vehículos derivada de la zona naranja provoca que los conductores más 'listos' aprovechen ese carril libre para evitar el obstáculo sin reducir la velocidad
Conductores siguen 'esquivando' los cojines berlineses para no reducir la velocidad en una de las calles más largas de la Rotxapea

Hace ahora casi dos meses, Pamplona Actual denunció públicamente una picaresca que se puede ver en uno de los ejes más largos de Rotxapea norte, la calle Pedro de Ursúa que todavía sigue siendo una de las calles en las que los vehículos circulan a más velocidad de todo el barrio.

El consistorio de Pamplona, en este tiempo, ha colocado unas vallas para dar mayor visibilidad a los pasos de peatones, aunque la ausencia prácticamente total de coches aparcados durante gran parte del día de esta zona (hay zona naranja) fomenta que continúen las situaciones de picaresca, por no decir de flagrantes incumplimientos de las normas de seguridad vial. 

En concreto, en el tramo de la calle más cercano a la plaza formada por la calle Nazario Carriquiri los conductores siguen aprovechando estos vacío para no reducir la velocidad, colarse a modo de carril rápido y, evitar el badén que está situado en ambos sentidos. 

Hay que recordar que estas 'pirulas' no son aisladas de este punto viario, ya que sucede también en un tramo distinto de la misma calle, el cruce con la plaza José Miguel de Barandiarán donde el badén no es de plástico sino de obra, y el que muchos coches evitan para no reducir la velocidad al invadir un ceda el paso del otro sentido.

¿Hasta cuando?

Foto: uno de los cruces afectados por estos comportamientos
Foto: uno de los cruces afectados por estos comportamientos
 

Conductores siguen 'esquivando' los cojines berlineses para no reducir la velocidad en una de las calles más largas de la Rotxapea
Comentarios