Ttanttaka presenta en el Gayarre la adaptación de la novela ‘Del color de la leche’

Una imagen de la obra "Del color de la leche"
Una imagen de la obra "Del color de la leche"

La producción, dirigida por Fernando Bernués, está basada en la novela homónima de la  escritora y dramaturga británica Nell Leyshon con la que la autora consiguió el reconocimiento  internacional. 

Ttanttaka presenta en el Gayarre la adaptación de la novela ‘Del color de la leche’

El director Fernando Bernués retorna al Gayarre con una  primera adaptación al teatro de la conmovedora novela de Nell Leyshon sobre una joven que  sueña con leer y escribir. La obra literaria fue reconocida como Premio Libro del Año 2014 por  el Gremio de Libreros de Madrid y nominada al premio Femina en Francia. 

Aitziber Garmendia, Joseba Apaolaza, Mireia Gabilondo, José Ramón Soroiz, Miren Arrieta y  Jon Olivares conforman el elenco de esta producción de la compañía vasca Ttanttaka Teatroa  que el público podrá ver tanto en euskera (jueves 7 a las 20:00 horas) como en castellano  (sábado 9 a las 20:00 horas). Las entradas pueden adquirirse por 10€ tanto en taquilla como en  www.teatrogayarre.com.  

La obra de 90 minutos de duración aproximada, sumergerá al público en una emotiva historia  de superación personal a través de la lectura y la escritura centrado en Mary, su protagonista,  una joven de quince años que vive con su familia en una granja de la Inglaterra rural de 1830.  Tiene el pelo del color de la leche y nació con un defecto físico en una pierna pero logra escapar  de su condena familiar cuando es enviada a trabajar como criada para cuidar a la mujer del  vicario. Es ahí donde tiene la oportunidad de aprender a leer y escribir, de dejar de ver «sólo un  montón de rayas negras» en los libros. Conforme avanza la trama, descubre que las luces  pueden resultar incluso más cegadoras y que su única opción es contar su historia.  

Según relata la compañía, “Leyshon ha recreado con una belleza trágica un microcosmos  apabullante, poblado de personajes singulares. Todo ello, enmarcado por un entorno bucólico  que fluye al compás de las estaciones y las labores de la granja, que cobra vida con una  inocencia desgarradora gracias al empeño de Mary de dejar un testimonio escrito del destino  adquirido, al cual ya no tiene la posibilidad de renunciar”.