Opinión

"La necesidad de líneas rojas"

Foto de archivp de una concentración de HE Gurasoak para reclamar escuelas infantiles en euskera en Pamplona - HE GURASOAK - Archivo
Foto de archivp de una concentración de HE Gurasoak para reclamar escuelas infantiles en euskera en Pamplona - HE GURASOAK - Archivo
"La necesidad de líneas rojas"

Por Íñigo Otxoa Fernández,

"En Navarra, cogiendo la educación como herramienta, el euskera está sufriendo el ataque más estratégico de las últimas décadas. Lo peor es que, cuenta con el apoyo de much@s hasta ahora euskaltzales. El Acuerdo Programático 2019-2023 firmado por PSOE, GeBai, Podemos-Ahal Dugu e IE, en su apartado 3.1, en su punto 32, apoya el “fomento de centros que incluyan varios modelos lingüísticos”. Han llegado los modelos mixtos. Ya no es sólo la promoción del PAI.

¿Cuál es el objetivo? No es acabar con la inmersión “excluyente”, sino con la inmersión en euskera. Es decir, impedir una adecuada transmisión del euskera en el ámbito escolar y trasladar la situación diglósica a los escasos respiraderos del euskera. Como si no tuviéramos suficientes problemas en el modelo D… En las escuelas infantiles de Pamplona, ya hay rama en euskera y en castellano, mezclando espacios y actividades. Además, han añadido actividades en inglés en aulas de niñ@s que ni siquiera saben hablar y que únicamente necesitan cariño y herramientas para el desarrollo más elemental.

Gimeno ha añadido que “el plan es dar continuidad a la mezcla de modelos de escuelas infantiles en ciclos superiores”. ¿Imagináis una Navarra sin escuelas con euskera en inmersión? ¿Y cómo lo venden? Diciendo “l@s niñ@s son esponjas”, sacrificando la pedagogía y la lingüística, y proclamando una falsa “convivencia” que nos excluye a los euskaldunes, y en la que predomina el castellano.

¿Y qué se escucha entre las familias que eligen el modelo de inmersión en euskera? Pues como en cualquier comunidad plural, de todo. Pero también se oye “Bueno, al menos tenemos una rama en euskera”, “Bueno, ya aprenderá a partir de los 3”, “uf, la opción en euskera está dos barrios más allá”, “El mío aprende euskera e inglés en el D-PAI”,… También se ven las consecuencias del cambio de paradigma que supone el Covid: Ahora, no preocupa nada que no sea la economía y la salud, es decir, “los caprichos para otro momento”. Y mientras, en la mochila del 0-6, tan mencionada en pedagogía, el euskera cada vez tiene menos peso.

¿Y cuáles son las consecuencias? Veamos los datos de Euskarabidea: El conocimiento ha ido creciendo de forma notable y el uso se mantiene o desciende. En Navarra hay más euskaldunes en la zona mixta que en la zona vascófona. Hay más euskaldunes pasivos (o receptores) que euskaldunes activos.

Por encima de la política municipal, los partidos políticos, conscientes de estos datos sociolingüísticos y tendencias generales, han elaborado una nueva política lingüística para los potenciales votantes. En lugar de responder a las necesidades de quien quiere vivir en euskera (materiales para casa, inmersión en la escuela infantil y en la escuela, planes de euskera, ocio en euskera, atención en el comercio, paisaje lingüístico, prestigio en general,…), han adoptado discursos y prácticas acordes a la demanda al alza de quien tiene suficiente con el conocimiento del euskera (modelo mixto, modelo D-PAI, modelo A,…). Y por ello, se muestra la firma de algunos partidos a favor de la promoción de modelos mixtos; por eso Euskarabidea no ha hecho campaña a favor del modelo D; por eso se firman presupuestos sin poner ninguna línea roja a los ataques al euskera; y por eso el PSN nos reprocha que “la inmersión es excluyente”.

Tenemos que conseguir polític@s comprometid@s, que hablen con crudeza de la situación dentro de sus partidos, y que tengan influencia suficiente para pasar de la política lingüística folclórica a una política lingüística que defienda los derechos de los euskaldunes. Y por supuesto, en los próximos acuerdos de investidura, de gobierno o de presupuestos, es vital acabar poniendo líneas rojas a los ataques al euskera. Lo que tiene que cambiar aquí no es el PSN. Los euskaltzales debemos empoderarnos, y si los demás quieren un pacto, que sepan que podemos aflojar en muchas cuestiones, pero con lo que nos hace navarr@s y euskaldunes, de ninguna manera.

Iñigo Otxoa Fernandez,

Aita eta euskaltzalea"

"La necesidad de líneas rojas"
Comentarios