Visita parlamentaria a la residencia Francisco Joaquín Iriarte de Elizondo

Parlamento de Navarra

La delegación del Parlamento ha sido recibida por Jon San Julián, gerente de la Residencia, Joseba Atondo, alcalde de Baztán, Florentino Goñi, concejal, Gotzon Olarte, arquitecto municipal y Javier Oteiza y Mitxel Etxenike, redactores del proyecto

Visita parlamentaria a la residencia Francisco Joaquín Iriarte de Elizondo

La Comisión de Derechos Sociales del Gobierno foral ha visitado este miércoles la residencia Francisco Joaquín Iriarte de Elizondo, una dotación municipal para personas mayores que cuenta en la actualidad con 155 plazas y cuya última remodelación data de hace cuarenta años.

La delegación del Parlamento ha sido recibida por Jon San Julián, gerente de la Residencia, Joseba Atondo, alcalde de Baztán, Florentino Goñi, concejal, Gotzon Olarte, arquitecto municipal y Javier Oteiza y Mitxel Etxenike, redactores del proyecto.

El objeto de la visita, cursada a petición de EH Bildu, ha sido "conocer las necesidades de una residencia cuya última remodelación data de los años 80 y cuyas características distan de los criterios actuales de accesibilidad y sostenibilidad".

Los parlamentarios han realizado una visita por las instalaciones de la residencia, guiados por el arquitecto municipal, Gotzon Olarte, para comprobar la situación "obsoleta" y las "deficiencias" del centro, construido en el siglo XIX y remodelado parcialmente en el año 1980.

A continuación, han mantenido una reunión en el ayuntamiento para conocer el proyecto de reforma, que pretende facilitar la transición hacia un modelo de atención centrado en las personas, tal y como ha explicado el alcalde Joseba Atondo. Este modelo requiere "una arquitectura específica con entornos accesibles", puesto que pasará a organizarse en unidades de convivencia "con la mayoría de habitaciones individuales, con aseos adaptados y espacios exteriores".

La redacción y dirección del proyecto de reforma fue licitado en julio con la idea inicial de acometer la obra por plantas. No obstante, en la redacción del proyecto, según ha explicado Javier Oteiza, "se ha valorado la necesidad de replantear el edificio debido a los malos condicionantes estructurales, que obligan a reformar de manera integral todas las dependencias".

Con la reforma se pretende "nivelar el edificio y eliminar así las rampas y los problemas de accesibilidad, facilitando el funcionamiento cotidiano; transitar hacia un modelo energético más eficiente y buscar la comodidad y seguridad de las personas usuarias".

El proyecto prevé tres fases de ejecución, con una duración de unos 15 meses cada una y con un presupuesto total de alrededor de 7 millones de euros. La primera fase, "la más costosa", "consiste en la construcción de un nuevo ala que albergará 4 unidades convivenciales, así como la instalación de un equipo de aerotermia que permitirá un sistema energético más eficiente.

En la segunda fase se pretende habilitar la zona de unión entre el nuevo edificio y la "zona histórica", con la adaptación de los espacios comunes y la creación de una unidad convivencial.

La tercera fase consistirá en la habilitación de la "zona histórica", que albergará el centro de día y espacios comunes para las personas residentes.

Visita parlamentaria a la residencia Francisco Joaquín Iriarte de Elizondo
Comentarios