Osasuna vence de nuevo a domicilio (2-3)

Foto: Osasuna.es
Foto: Osasuna.es
Osasuna vence de nuevo a domicilio (2-3)

Un gol de Javi Martínez en la recta final dio la victoria a los navarros en un duelo que fue un tobogán de emociones y que ornamentaron Cote e Iñigo Pérez con dos sendos goles

Tres partidos como visitante y tres triunfos. El Club Atlético Osasuna volvió a vencer a domicilio y, al igual que sucediera en Cádiz, lo hizo con una remontada épica (2-3). Los rojillos derrotaron al Real Club Deportivo Mallorca en un partido en el que pese a haberse adelantado por mediación de Cote, vieron con los locales le daban la vuelta al marcador antes del descanso. En la segunda parte, un lanzamiento magistral de falta de Iñigo Pérez y un magnífico remate de Javi Martínez decidieron un partido trepidante y al que el VAR añadiría suspense en la prolongación anulando por fuera de juego un penalti que el colegiado Ortiz Arias había señalado a favor del conjunto balear. 

El primer acto tuvo un principio y final antagónico. Osasuna salió dominador al terreno de juego y tuvo una primera ocasión en las botas de Oier recién estrenado el encuentro. A los nueve minutos, se adelantarían los rojillos con un extraordinario disparo de Cote. El lateral asturiano recibió el esférico a casi 30 metros de la portería y asestó al cuero un impacto violento que perforó la red balear. Sin embargo, los bermellones se repondrían tras escasos dos minutos. Dani Rodríguez remató libre de marca en el área pequeña un córner e igualó la contienda.

El empate no menoscabó la moral del conjunto navarro, que se lanzó con insistencia al ataque en busca de la ventaja. Greif tuvo que realizar una gran intervención para despejar a córner un disparo de Moncayola. Y posteriormente llegarían hasta tres ocasiones para Oier. Primero, el capitán rojillo estaría a punto de conectar un saque lateral largo del debutante Jesús Areso. Posteriormente, disparó alto tras recibir otro esférico del cascantino. Pero la más clara la tendría tras un centro preciso de Iñigo Pérez, que se le marchó elevado tras ser obstaculizado por un adversario.

Pero el descuento del primer tiempo fue fatídico para Osasuna. Fueron los mejores minutos del conjunto local, que desarboló a los rojillos con una secuencia de ocasiones que fueron desactivadas por Sergio Herrera en primera instancia, pero que culminarían en el gol de Fer Niño al filo del descanso. Un duro golpe psicológico del que los hombres de Jagoba Arrasate se repondrían en el segundo tiempo.

Un lanzamiento de falta para enmarcar

En la reanudación, Cote amenazaría desde la distancia con otro lanzamiento portentoso, desde una distancia muy similar a la que había conseguido su gol. Sin embargo, en esta ocasión se encontraría con la estirada de Greif. Sin embargo, el portero eslovaco nada pudo hacer ante la obra de arte que regalaría Iñigo Pérez. El centrocampista navarro ejecutó una falta de forma magistral y alojó el esférico en la escuadra de la meta bermellona.

Con el 2-2, los equipos abandonaron el ida y vuelta que había caracterizado al partido y fueron más prudentes. Sin embargo, Osasuna tendría una ocasión muy clara en el minuto 85 en la cabeza de Nacho Vidal. En el primer balón que tocó el valenciano tras saltar al terreno de juego, remató con la testa un centro de Darko tras una excepcional diagonal con la que cruzó el área y sorprendió a la zaga oponente. El cabezazo se le fue por centímetros. Pero sólo tres minutos después, llegaría la acción que definió el partido.

Éxtasis y alivio

Rubén García buscó el disparo desde la frontal del área para finalizar otro contragolpe rojillo. Se estrelló contra un defensor. La fortuna quiso que el rechace cayese a las botas de Manu Sánchez. El lateral madrileño sirvió un centro medido al corazón del área, donde apareció Javi Martínez para desnivelar el duelo con un sutil remate con el exterior de su bota derecha. Un gol de olfato, de hambre, de talento.

Sin embargo, la emoción no abandonaría el encuentro en los 112 minutos que duró. En la prolongación, el colegiado señaló un penalti a Unai García tras una disputa área con Jaume Costa. Sin embargo, el VAR rectificó la decisión al árbitro al existir un fuera de juego previo. Esta vez, la intervención de la tecnología sonrio a un Osasuna que cuenta por victorias sus encuentros fuera de casa. En total, los rojillos ya acumulan once puntos tras siete partidos disputados. El próximo sábado 2 de octubre, a las 14:00 horas, los hombres de Jagoba Arrasate tratarán de conquistar su primer triunfo en El Sadar ante el Rayo Vallecano.

Fuente: Osasuna.es

Osasuna vence de nuevo a domicilio (2-3)
Comentarios