Cerca de 700 mujeres víctimas de violencia fueron atendidas en 2021 por Cruz Roja Navarra

Cerca de 700 mujeres víctimas de violencia fueron atendidas en 2021 por Cruz Roja Navarra

Cerca de 61.000 mujeres, 692 en Navarra, necesitaron en 2021 la atención especializada de Cruz Roja, junto a sus hijos e hijas, a través del programa 'Mujeres en dificultad social'.

Cruz Roja y Cruz Roja Juventud han mostrado su preocupación ante "la negación de la existencia de la violencia que se ejerce contra las mujeres, especialmente entre la población joven" y han advertido de que, desde el año 2019, ha aumentado "notablemente" el porcentaje de chicos jóvenes que manifiestan que la violencia de género "no existe". Según los datos de la entidad, el 20% de los chicos jóvenes creen que la violencia de género es un "invento ideológico", frente al 12% prepandémico. Además, aumenta la opinión de que la violencia "es inevitable, es habitual, y si es de poca intensidad, no supone un problema".

Ante estas conclusiones, Paula Rivarés, directora de Cruz Roja Juventud, ha señalado en una nota que "el discurso de odio presente en la sociedad en los últimos años ha permeado también en las personas jóvenes. La violencia machista no se cuestiona y es algo que debe entender toda la población para poder seguir construyendo una sociedad más justa y equitativa y recorrer el camino que nos falta para conseguir una igualdad plena".

No obstante, un 72,9% de lo jóvenes consideran que las desigualdades de género en España "son grandes" o "muy grandes", mientras que entre los hombres adultos los porcentajes se reducen al 42,6%.

La entidad ha lanzado este año la campaña 'No desvíes la mirada, la violencia no se cuestiona' que pone de manifiesto que "no sólo es considerada violencia machista aquella que supone un daño físico, sino cualquier forma de violencia ejercida contra las mujeres, entre las que podemos destacar la psicológica o económica, violencias más sutiles y normalizadas".

Cruz Roja ha destacado que "la vulnerabilidad social se ha acrecentado en el contexto generado por la pandemia de la COVID-19, especialmente entre las mujeres que muestran peores indicadores de salud, empleo, e ingresos, destacando la reproducción de roles de género en lo que respecta a los cuidados y el incremento de la violencia". La mayor vulnerabilidad aparece en hogares con hijos e hijas menores de edad, hasta el punto de que más del 95% de los niños y niñas atendidos por Cruz Roja se encuentran en hogares por debajo del umbral de la pobreza.

ATENCIÓN ESPECIALIZADA E INTEGRAL

El programa 'Mujeres en dificultad social' de Cruz Roja apoya a las víctimas de las diferentes violencias, sin redes de apoyo familiar o social, con hijos o hijas bajo su responsabilidad, con discapacidad, jóvenes, mayores de 65 años, migrantes, refugiadas, residentes en entornos rurales, en contextos de explotación sexual y prostitución, etc.

Entre las respuestas que ofrece Cruz Roja se encuentran los dispositivos de acogida temporal a mujeres, hijos e hijas en dificultad social: son alojamientos, centros de emergencia y casas de acogida para víctimas de violencia de género a las que acceden anualmente unas 1.500 mujeres y sus hijas e hijos. Además, cuenta con el recurso estatal de la Delegación de Gobierno contra la Violencia de Género, Servicio ATENPRO, teléfono de Atención y Protección para Víctimas de Violencia de Género, prestado por Cruz Roja, que atiende cada año alrededor de 23.000 mujeres.

Los niños, niñas y adolescentes también se ven "gravemente afectados" como hijos e hijas de las víctimas, con ellos y ellas se trabaja para fomentar su participación social a través de talleres de 'Autoexpresión y empoderamiento' en el proyecto 'Alzando la Voz', cuyos resultados se publicaron en el informe 'Quiero tener poderes', que "visibiliza este problema social y da voz a la infancia y adolescencia, quienes pese al miedo por la situación que viven sus madres, se posicionan como agentes de cambio en el entorno más cercano".

La Unidad de Trata de Cruz Roja trabaja para contribuir en la protección de las personas en situación de trata, mayoritariamente mujeres con fines de explotación sexual. En 2021, acompañó a 1.308 mujeres, de las cuales 750 estaban en contextos de prostitución y explotación sexual y 558 en situaciones de trata. El acompañamiento se realiza desde el enfoque de género interseccional, facilitando el acceso a recursos y el ejercicio de derechos y contribuyendo en sus procesos de restablecimiento e inclusión.

El proyecto 'Espacio Propio', de Cruz Roja Juventud, propicia la creación de espacios seguros para las mujeres en contextos de ocio, mediante dos vías: la protección ante situaciones de violencias sexuales que puedan darse, y la prevención a través de dinámicas e información; en 2021, 51.433 personas fueron beneficiarias de las actividades del proyecto.

Cruz Roja, asimismo, realiza intervenciones estratégicas para abordar la "desigualdad estructural de género, tanto a nivel individual y grupal, fomentando la autonomía personal y el empoderamiento de mujeres en situación de dificultad social, para promover el libre ejercicio de sus derechos en una vida libre de violencias".

Por ello, se ponen en marcha iniciativas de mejora de la empleabilidad específicas para víctimas de violencia de género, y se les ofrece el apoyo, las claves y las herramientas para acceder al mercado de trabajo a través de acciones de empoderamiento personal, social y digital, de orientación especializada, de formación con prácticas en empresas muy sensibilizadas con la materia, y de intermediación de ofertas para facilitar su acceso al puesto de trabajo "que puede suponer la clave para su cambio vital". Desde los servicios de empleo de Cruz Roja se atiende a más de 1.000 víctimas de violencia de género al año, de las cuales, 1 de cada 2, encuentra un empleo.

El proyecto de 'Buen trato a personas mayores. Promoción del trato adecuado y protección ante el maltrato' trabaja con mujeres mayores que han sufrido situaciones de maltrato o lo están sufriendo, que durante muchos años han sufrido violencia de género y lo mantienen normalizado, apoyándolas con soporte emocional y acompañándolas durante su proceso personal.

Las mujeres y niñas migrantes y refugiadas, a menudo sin redes de apoyo, "sufren múltiples violencias no sólo en su país de origen o en el tránsito, sino también en el país de acogida". Desde los programas de 'Acogida e integración de solicitantes de protección internacional' y el programa de 'Atención Humanitaria a Inmigrantes', y otros programas transversalmente, se trabaja por" minimizar los riesgos y combatir las desigualdades de género, incrementando la detección de posibles casos de violencia, y poniendo en marcha estrategias que permitan proteger a las mujeres y dotarlas de recursos suficientes para que puedan avanzar en su proceso de integración".

En 2022, las mujeres y niñas representaron el 17% de las personas atendidas; el 41% de ellas han manifestado, o se ha detectado indicios, de haber sufrido algún tipo de violencia (763 mujeres y niñas); dentro del programa de 'Asilo', han sido alrededor de 200 mujeres y en casi la totalidad de atenciones, se visibiliza una desigualdad entre hombres y mujeres, lo que supone un gran reto para Cruz Roja, incidiendo en la implementación de medidas específicas para la transformación de los roles de género.

Cerca de 700 mujeres víctimas de violencia fueron atendidas en 2021 por Cruz Roja Navarra
Comentarios