El Plan de Convivencia divide a la Cámara con fuertes críticas de NA+ y una defensa del mismo de PSN y Geroa Bai

La consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo, ha presentado el plan en el Parlamento y ha señalado que está "fuertemente ligado a la búsqueda de acuerdos y consensos mayoritarios" y que "se ha trabajado desde la transversalidad, favoreciendo la participación de los agentes sociales, institucionales y políticos más relevantes y también de la ciudadanía en general"
El Plan de Convivencia divide a la Cámara con fuertes críticas de NA+ y una defensa del mismo de PSN y Geroa Bai

Navarra Suma ha afirmado que no se arrepiente de no haber participado en el Plan de Convivencia promovido por el Gobierno foral, ya que aunque ve algunas cosas buenas lo considera "nefasto", mientras que PSN y Geroa Bai lo han valorado, así como la participación que ha tenido. EH Bildu, por su parte, cree que "falta profundidad" en algunos ejes

La consejera de Relaciones Ciudadanas, Ana Ollo, ha presentado el plan en el Parlamento y ha señalado que está "fuertemente ligado a la búsqueda de acuerdos y consensos mayoritarios" y que "se ha trabajado desde la transversalidad, favoreciendo la participación de los agentes sociales, institucionales y políticos más relevantes y también de la ciudadanía en general". Según ha dicho, "hoy se trae al Parlamento de Navarra para su consideración, pues lo que se busca es que sea no sólo un plan de Gobierno, sino un proyecto de presente y futuro de la Comunidad en su conjunto".

Ha indicado que en los diferentes momentos de preparación se han implicado 67 organizaciones pertenecientes al tejido social y 300 personas vinculadas a diferentes ámbitos. Por parte del propio Gobierno, ha detallado, han participado las direcciones generales "más implicadas".

Ollo ha señalado que ha habido "una intensa dinámica de encuentros y aportaciones que han facilitado el poder compartir las diferentes visiones existentes sobre el estado de la convivencia en Navarra". "Una diversidad de puntos de vista que, en algunos casos, albergan algunas importantes divergencias, pero que muestran su coincidencia y complementariedad en muchos otros", ha explicado, para añadir que "ello ha permitido identificar los principales problemas, las debilidades y amenazas, pero también las fortalezas y oportunidades, los retos y las posibilidades de actuación".

La consejera se ha referido en su intervención a "discursos que apelan a las emociones negativas, al miedo" y a las "amenazas como la que estos días estamos viviendo con las declaraciones de algunos responsables o más bien irresponsables políticos que acusan a todo un colectivo, en este caso a los menores no acompañados, o a los inmigrantes, de ser los responsables de una conflictividad".

"Afirmaciones que no se sostienen en el contraste con los datos y que se basan más en 'fake news' o en discursos que intentan generar miedo, rechazo e incluso odio a una parte importante de la ciudadanía navarra. Esta criminalización, estos discursos de odio en las redes sociales, los ataques a personas del colectivo LGTBI, constituyen sin duda amenazas que ya están aquí", ha opinado, para indicar que "es más importante que nunca tener todas las alertas puestas, denunciar estos discursos de odio, pero, sobre todo, trabajar en acciones positivas, desde las instituciones, en una convivencia en la diversidad".

Ana Ollo ha señalado que el documento contempla la implementación y desarrollo de 97 acciones, con un presupuesto global de 18.320.500 euros en su periodo de vigencia, hasta 2024. Las actuaciones van unidas a seis realidades que coinciden con los ejes del plan: la aplicación de los derechos humanos; la convivencia entre diferentes opiniones e ideologías, identidades, opciones sexuales y de género, visiones laicas y religiosas, culturas y orígenes; el reconocimiento y aplicación de derechos de las víctimas del terrorismo y de la violencia política; la construcción de una memoria crítica e inclusiva; la necesidad de educarnos y aprender para convivir; y la ejemplaridad de las instituciones y su capacidad de ser referentes de convivencia.

En el eje centrado en el terrorismo y la violencia política contempla como líneas concretas las de impulsar la aplicación de los derechos de las víctimas del golpe militar de 1936 y de la dictadura franquista; los de las víctimas del terrorismo de ETA; los de las víctimas del terrorismo yihadista; del terrorismo de extrema derecha; y de la cometida por funcionarios del Estado. Asimismo, ha dicho, favorecer el reconocimiento social e institucional de las víctimas del terrorismo y de la violencia política, "todas las víctimas".

Ollo ha manifestado que "el plan, sin olvidar la violencia causada por el terrorismo, especialmente de ETA, o por la violencia política, busca, la conformación de comunidades inmersas en una cultura de paz, excluyendo la violencia como herramienta de resolución de conflictos, desarrollando la justicia basada en los derechos humanos individuales y colectivos, y fortaleciendo las instituciones de modo que sean estables y confiables".

A su juicio, "la convivencia en Navarra es aceptable, pero debemos estar vigilantes y trabajar por extender ese mensaje positivo en torno a la pluralidad". "Tenemos una responsabilidad, blindar a Navarra y a su sociedad ante esos discursos de odio, totalitarios, fascistas que esgrimen el miedo para enfrentarnos entre personas diferentes", ha indicado.

En el turno de los grupos, el parlamentario de Navarra Suma Iñaki Iriarte ha indicado que "no nos arrepentimos de la decisión de no participar" en la elaboración del plan y ha señalado que entre las personas entrevistadas "no nos sentíamos representados", había militantes de la izquierda abertzale, del PSN, Geroa Bai, y "no había afiliados a UPN, PP y Cs". No obstante, ha dicho que no participaron "por la certeza de haber sido engañados sobre el criterio para seleccionar a esas personas" y ha manifestado que se tenía que haber pedido a la izquierda abertzale que "haga algo por la convivencia".

"Tiene cosas interesantes el plan, pero pese a ello es un plan nefasto porque el principal problema de Navarra ha sido la presencia de un sector de la sociedad que no consideraba terrorismo al terrorismo de ETA", ha dicho, para defender como "fundamental" que Bildu condene a ETA y se pida perdón "no solo a las víctimas del terrorismo, sino a la sociedad en general". A su juicio, se comete un "error mayúsculo" al no pedir eso a EH Bildu. "El odio hacia lo español es nuestro principal problema de intolerancia y para solventarlo hace falta autocrítica sincera de la izquierda abertzale y por parte del nacionalismo y la izquierda", ha expuesto.

La socialista Inma Jurío ha indicado que NA+ "se ha limitado a utilizar criterios políticos para confrontar con un Gobierno del que no forma parte". "Se han autoexcluido por tactismo político", ha dicho, para señalar al parlamentario de NA+ que "se ha limitado a hablar de ETA cuando un plan de convivencia es algo más". "La sociedad reclama que lleguemos a acuerdos", ha expuesto, para agradecer el trabajo desde el departamento con este plan, que "refleja los obstáculos que de cara a la convivencia ha visto la sociedad".

Desde Geroa Bai, Uxue Barkos ha pedido "centrarse" en la presentación del plan, que es "un paso sustancial". "Era un elemento necesario; una mirada interior para sumarnos como sociedad navarra a la agenda 2030 en materia de cultura de paz", ha dicho, para lamentar la ausencia de NA+. "Por el contrario, la sociedad navarra está respondiendo de manera activa en la participación en el plan", ha dicho, para indicar que tienen "preocupaciones" de por dónde "camina el conjunto de la sociedad; el avance de las fobias, que nutren el discurso de formaciones que habían apostado por la convivencia".

La portavoz de EH Bildu, Bakartxo Ruiz, ha dicho que este plan, en el que ve "aspectos positivos", "debería ser el paraguas global que aglutinara esas políticas que tienen que ser transversales". Ha indicado que "falta profundidad" en algunos ejes y ha opinado que "hay margen de políticas de más calado". "La política lingüística debería tener más peso en este plan", ha afirmado, para exponer que la redacción de la parte que podría referirse a los 'ongi etorris', cuando "no había habido una reflexión de los presos", puede "ser ambigua" y "favorecer la criminalización de determinados actos absolutamente legítimos que pueda pedir los derechos de los presos".

El Plan de Convivencia divide a la Cámara con fuertes críticas de NA+ y una defensa del mismo de PSN y Geroa Bai