Las obras del primer tramo de la N-121-A, de Ezcaba a Olave, superan el 82% de ejecución

Las obras del primer tramo de la N-121-A, de Ezcaba a Olave, superan el 82% de ejecución

El consejero de Cohesión Territorial y el delegado del Gobierno en Navarra han visitado los trabajos de conversión que se están desarrollando en esta vía, que superan ya los 10 millones de euros

Las obras del primer tramo de la  N-121-A, entre Ezcaba y Olave / Olabe, para convertirlo en una vía 2+1 han superado el 82% de ejecución. Los trabajos, que se iniciaron el pasado mes de febrero, tienen por objeto mejorar la seguridad y funcionalidad de esta vía.

El consejero de Cohesión Territorial, Bernardo Ciriza, y el delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti, han comprobado el avance de los trabajos acompañados por el director general de Obras Públicas e Infraestructuras, Pedro López. Ciriza ha destacado que “las obras avanzan a buen ritmo. De hecho, los trabajos de conversión de esta vía en un 2+1 superan ya los 10 millones de euros, provenientes de los Presupuestos Generales del Estado”.

El Estado ha presupuestado hasta el momento 25 millones de euros para la mejora de la carretera Pamplona-Behobia. Se trata de la primera transformación integral de estas características en una carretera de España.

Actualmente, las actuaciones se centran en la parte final de la ejecución de la calzada y todos sus elementos. Ha comenzado la urbanización general de intersecciones y glorietas, la colocación de las señales verticales definitivas y la instalación de columnas de alumbrado y luminarias. Asimismo, se encuentra casi finalizado el afirmado de los caminos laterales, la ejecución de los drenajes y cunetas y la integración ambiental de las zonas que se han empleado como vertederos.

Asimismo, en los próximos días, se prevé extender las capas de asfalto y la señalización horizontal definitiva. Con posterioridad se procederá a la instalación de la barrera de seguridad, que permitirá realizar los adelantamientos sin invadir en ningún momento el sentido contrario de circulación, así como los trabajos de plantación e hidrosiembra.

Las vías 2+1, eficaces en cuanto a seguridad vial y funcionalidad

Las vías 2+1 son carreteras de doble sentido de circulación con tres carriles disponibles, de forma que el carril central se utiliza como adelantamiento en una u otra dirección a través de intervalos regulares separados por una mediana no rebasable del otro sentido de circulación.

La solución vía 2+1 está muy extendida internacionalmente y ha demostrado su eficacia en cuanto a seguridad vial y funcionalidad. Todos los ejemplos internacionales de 2+1 generan estadísticas que equiparan la accidentalidad de este tipo de vías a las más seguras: las autovías.

Sus principales ventajas son que suprime el 100% de los adelantamientos con circulación en sentido contrario, lo que reduce significativamente el riesgo de colisión frontolateral, que es la causa más lesiva de la accidentalidad actual de la N-121-A. Además, permite disipar las colas con mayor facilidad, ya que se optimizan las zonas de adelantamiento.

Con el objetivo de impulsar este tipo de vías, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), a través de la Dirección General de Carreteras, ha aprobado este año la primera norma española sobre carreteras 2+1. De esta forma, España tiene una norma específica para estas carreteras que actualmente cuenta con una amplia experiencia en muchos países europeos (Suecia, Finlandia, Alemania, Francia, Irlanda, entre otros) y del resto del mundo (EE.UU., Canadá o Australia). Incluso se da el caso de países que están en fase de expansión y mejora de su red viaria, como Polonia, donde han apostado de forma decidida por esta solución.

El tramo Ezcaba-Olave, al detalle

Las obras de la N-121-A se han dividido en 5 tramos que abarcan desde los túneles de Ezcaba hasta el límite con Gipuzkoa, en el puente de Endarlatsa. El primer tramo (Ezcaba-Olave) y el segundo (Olave-Lantz) se encuentran en construcción, mientras que se prevé adjudicar próximamente las obras del cuarto tramo.

El primer tramo de la N-121-A contempla el desdoblamiento del tramo inicial entre la actual glorieta de los túneles de Ezcaba y la nueva, de 40 metros de diámetro interior, prevista entre la actual intersección con la carretera del camping de Ezcaba (NA-4210) y el Hostal Aguirre. De este modo, el tramo comenzará con una vía de dos carriles por sentido separados por una mediana continua de dos metros con barrera vertical, lo que conlleva la supresión del actual acceso (tipo glorieta partida) a Oricáin a través de la NA-2552, la anulación del tramo inicial de esta carretera y el desplazamiento y transformación en una glorieta de la intersección en T actual con la NA-4210.

Anexa al nuevo trazado se ha previsto una vía de servicio en su margen izquierda de 200 metros (entre el 6+600 y el 6+800), a la que se accederá por el antiguo trazado de la NA-4210. Dispondrá de dos sentidos de circulación y estará separada del tronco principal por una terciana de 2,5 metros de anchura, donde se dispondrá de barrera vertical de igual tipología que la mediana y barrera de metacrilato de protección acústica de 4 metros para proteger acústicamente a las viviendas colindantes. También se ha previsto la colocación de otros 100 metros de pantalla con iguales características, en la margen derecha entre los p.k.6+350 y 6+450.

La nueva glorieta (pk 6+900) tendrá cuatro conexiones: las dos de la N-121-A, la nueva conexión con la NA-4210 y la relativa al trazado modificado de la NA-2552 por el que se accederá a Oricáin desde la vertiente norte. Desde la misma y hasta la nueva glorieta del acceso sur de Sorauren, el proyecto prevé una vía 2+1, con dos carriles de circulación en dirección norte, mediana de dos metros de anchura con barrera vertical metálica y un carril sentido sur.

El tramo correspondiente a la actual variante de Sorauren mantiene su disposición de carriles, pero los sentidos estarán separados mediante una mediana de 1 metro con barrera metálica vertical. Se colocará además un vallado perimetral exterior en ambos márgenes para proteger la carretera del posible acceso de la fauna y redirigirlo a las estructuras sur y norte sobre el río que se consideran zonas seguras de paso habilitadas para ello. Además, en ambos lados de la carretera se incluirán dos zonas de escape en dicho vallado para aquellos animales que puedan acceder a la misma por ambos extremos.

A continuación, desde la rotonda proyectada en el acceso Norte a Sorauren (pk 9+000) hasta núcleo urbano de Olave (pk 10+200), el proyecto contempla un tramo inicial de transición de un carril por sentido de unos 300 metros con mediana señalizada con pintura. En este tramo se anexará una vía de servicio entre los p.k. 9+000 y 9+150, de un solo carril sentido sur en su margen izquierda, con el fin de facilitar el acceso a las viviendas situadas en esa zona y con una separación con la carretera de iguales características que la de Oricain.

El tramo final de 2+1 se ha proyectado con doble carril en sentido norte y un carril sentido sur con mediana de dos metros de anchura con barrera vertical metálica hasta la actual intersección con la NA-4212, Olaiz. Este cruce se modifica añadiendo un tercer carril central de espera para los giros a izquierda de salida. La parte final contempla un último tramo de transición de la vía 2+1 a la actual travesía de Olave.

Las obras del primer tramo de la N-121-A, de Ezcaba a Olave, superan el 82% de ejecución
Comentarios