Se complica la situación del reportero vasco Pablo González en Polonia

El periodista Pablo González con unos refugiados nigerianos en la frontera polaca. foto: Twitter
El periodista Pablo González con unos refugiados nigerianos en la frontera polaca. foto: Twitter

La voz de alarma por su arresto la dio su abogado, Gonzalo Boye, este lunes. Fue precisamente el letrado quien finalmente el jueves desveló que el periodista era acusado "de un delito de espionaje del artículo 130.1 del Código Penal polaco" y que se encontraba "en prisión provisional en la cárcel de Rzeswów"

Se complica la situación del reportero vasco Pablo González en Polonia

Periodistas y varios medios de comunicación han denunciado la situación del periodista vasco Pablo González, del que no se sabía nada durante varios días, cuando estaba trabajando en la línea de la frontera entre Ucrania y Polonia. Finalmente, se supo que estaba detenido y que además se le acusa de un delito grave, como es el de espionaje. 

La familia del periodista ha cuestionado esta versión y dice que "sólo quiere que Pablo vuelva a casa lo antes posible" y aseguran que se le pone en el ojo de mira por que es ruso de nacimiento. 

La voz de alarma por su arresto la dio su abogado, Gonzalo Boye, este lunes. Fue precisamente el letrado quien finalmente el jueves desveló que el periodista era acusado "de un delito de espionaje del artículo 130.1 del Código Penal polaco" y que se encontraba "en prisión provisional en la cárcel de Rzeswów".

Siempre según la versión de las autoridades polacas, el reportero, que colaboraba con 'Público' y con laSexta entre otros medios, se disponía a viajar a Ucrania "para continuar su actividad". El Gobierno polaco ha acusado al periodista Pablo González, detenido el pasado lunes en el país, de espiar para la Inteligencia militar rusa, el conocido GRU, por lo que podría ser condenado a hasta 10 años de cárcel. En un comunicado, el portavoz del ministro coordinador de Servicios Especiales ha indicado que el reportero, al que no se cita por su nombre, fue detenido en Przemysl, cerca de la frontera con Ucrania, la noche del 27 al 28 de febrero.

"Ha sido identificado como agente del Directorio Principal del Alto Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas", indica el texto, en el que se precisa que realizaba "operaciones en beneficio de Rusia" y que se aprovechaba de su condición de periodista para "viajar por todo el mundo y Europa, incluidas zonas de conflicto y territorios escenario de tensiones políticas".

Según denuncia el Gobierno polaco, González estaba recabando "información que, usada por los servicios especiales rusos, podría haber tenido un impacto negativo directo en la seguridad interior y exterior de Polonia, así como en la defensa polaca.

A González se le acusa de "participar en actividades de servicios de Inteligencia extranjeros contra Polonia", cargo punible con 10 años de cárcel y por decisión judicial se ha decretado su detención por un periodo de tres meses, precisa el comunicado. Durante su arresto, se han incautado "amplias pruebas" que ahora se están siendo analizadas", siempre según las autoridades polacas.

 

Se complica la situación del reportero vasco Pablo González en Polonia
Comentarios