La primera campaña de prevención de incendios por pelusa de chopo minimiza este riesgo

Foto: Archivo
Incendio en Sarriguren por la pelusa de los chopos
La primera campaña de prevención de incendios por pelusa de chopo minimiza este riesgo

Este año se ha reducido la superficie quemada a 0,007 hectáreas, frente a las 18 de 2015

Pamplona/Iruña, 25 de agosto

La primera campaña de prevención de incendios por pelusa de chopo ha minimizado este riesgo, ya que se ha reducido este año la superficie afectada a 0,007 hectáreas, frente a las 18 de 2015. Las labores de prevención promovidas por el Gobierno de Navarra en colaboración con la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona y el Ayuntamiento de Pamplona, se han centrado en regar las zonas de acumulación y precintar las áreas recreativas de riesgo a lo largo del Paseo del Arga.

Según datos del Guarderío Forestal de Pamplona, dependiente del Ejecutivo foral, desde que en junio pasado comenzaron las tareas de refresco de las zonas de riesgo, sólo ha habido dos conatos, afectando únicamente a 70 m2 de vegetación de ribera (zarzas, sauces y fresnos).

A la vista de estos resultados positivos, para el año próximo se ha propuesto ampliar este plan con un proyecto de educación ambiental y extenderlo a otras zonas de la Comunidad Foral.

Por el contrario, durante la primavera del pasado año 2015 se produjeron 30 incendios por inflamabilidad de pelusas, que afectaron a una superficie de 18 hectáreas, de los que 22 de ellos ocurrieron en el entorno del Paseo del Arga, afectando a los municipios de Ezkabarte, Huarte, Villava, Burlada, Pamplona, Barañáin y Cizur.

La pelusa de los chopos, un material altamente inflamable

La pelusa de los chopos es un material altamente inflamable, capaz de originar incendios con un pequeño foco de calor. Por ello, el Gobierno de Navarra promovió por primera vez la pasada primavera una campaña preventiva centrada en regar las zonas de acumulación de este elemento y en precintar las áreas recreativas de riesgo (asadores, barbacoas) a la largo del Paseo del Arga.

Para atajar este problema, el pasado junio se realizó el remojado y refrescado de la pelusa mediante camiones cisterna y personal equipado con mangueras a presión de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona y del Ayuntamiento de Pamplona, con la supervisión del Guarderío Forestal de la demarcación de Pamplona. Estas labores de refresco tienen como fin disminuir la inflamabilidad de las pelusas de chopo acumulada y prevenir incendios forestales que puede provocar su ignición.

Los chopos (Populus nigra) son muy frecuentes en parques y jardines. Cada primavera se produce la dispersión por el viento (anemógama) de las semillas, acompañadas de una abundante pelusa blanquecina, denominada vilano. Se trata de un singular mecanismo de reproducción por el que las semillas de este árbol son transportadas por el aire a grandes distancias.

El vilano del chopo es un material altamente inflamable que, en presencia de un foco de calor (cristal que realiza un efecto lupa, ceniza de un cigarrillo, etc) y unido a condiciones meteorológicas de alta sequedad del suelo o del ambiente, puede originar un incendio forestal y dañar o destruir los bosques de ribera y sus hábitats. Estos bosques se han convertido en la Cuenca de Pamplona en los últimos refugios de fauna y flora, donde viven especies catalogadas y protegidas, como el visón europeo, pájaros carpinteros y murciélagos.

La primera campaña de prevención de incendios por pelusa de chopo minimiza este riesgo
Comentarios