GUERRA EN UCRANIA

Una furgoneta llena de solidaridad desde Erripagaña hasta Ucrania

Voluntarios ayudan a cargar la furgoneta en Erripagaña con todo el material de ayuda humanitaria con destino a Ucrania
Voluntarios ayudan a cargar la furgoneta en Erripagaña con todo el material de ayuda humanitaria con destino a Ucrania

Oksana y su marido Boghdan regentan los establecimientos El K'Fecico y la Tienda de la Esquina, desde donde salió ayer en dirección a la frontera con Polonia una furgoneta grande conducida por Boghdan y dos voluntarios llena de ayuda humanitaria recogida a lo largo de toda la semana

Una furgoneta llena de solidaridad desde Erripagaña hasta Ucrania

Oksana Joshovska nos atiende tras la barra de la cafetería El K'Fecico en Erripagaña. Sin embargo, hoy no es un día cualquiera. Ella es ucraniana y su marido salió ayer a la noche con una furgoneta grande para llevar ayuda humanitaria a la frontera con Polonia.

“Ahora estoy un poco más tranquila, pero he pasado toda la semana sin dormir con muchos nervios. Se pasa mal”, nos reconoce esta ucraniana de la ciudad de Ternopil, en el este del país, que a pesar de tener aquí a sus padres, en su ciudad natal están todavía sus sobrinos, primos, tíos, abuela y amigos.

Furgoneta grande con destino a Ucrania cedida por Renault Unsain a Boghdan
Furgoneta grande con destino a Ucrania cedida por Renault Unsain a Boghdan

Mientras charlamos con ella, Oksana saca el móvil y nos enseña donde han pasado sus sobrinos los tres últimos días. Es el sótano de su casa, donde se ven las zanahorias almacenadas, y entre ellas un improvisado refugio al que acudir cuando suenan las alarmas, algo que no ha dejado de ocurrir en los últimos días, aunque por suerte todavía no han llegado a la ciudad las tropas rusas. “En Ternopil casi solo quedan mujeres y niños, ya que muchos hombres han salido a combatir fuera o han salido con sus familias”, relata Oksana, que cuenta que un amigo suyo fue llamado ayer para combatir en el frente y otro lo hizo la semana pasada.

“Los primeros días no podía dormir, ya que cuando se pierde la señal no te llega ninguna noticia de los tuyos y te quedas todo el día pensando en qué pasara”, relata Oksana, que ahora puede estar más en contacto con ellos. Su familia ha tomado la decisión de quedarse allá porque según cuentan “alguien tiene que quedarse en casa, y si se fueran todos….”

Voluntarios ayudan a cargar la furgoneta en Erripagaña con todo el material de ayuda humanitaria con destino a Ucrania
Voluntarios ayudan a cargar la furgoneta en Erripagaña con todo el material de ayuda humanitaria con destino a Ucrania

Oksana y su marido Boghdan, que llevan más de 16 años en Pamplona, regentan en Erripagaña la cafetería El K'Fecico y la tienda de alimentación la Tienda de la Esquina respectivamente, y llevan toda la semana recibiendo material, una ola de solidaridad que ha sido “enorme”. “Desde el primer día que anunciamos la recogida la gente se ha solidarizado mucho con nosotros y hemos recibido muchísima ayuda”, señala Oksana, que cuenta que este martes ya mandaron la primera furgoneta con sobre todo ropa para soldados. Fueron ellos mismos los que fueron a comprar ropa de caza y pesca y la enviaron en la furgoneta de un voluntario de Pamplona que fue a la frontera a recoger a sus familiares para traerlos de vuelta.

A Boghdan, el marido de Oksana que salió ayer en una furgoneta grande, le espera un viaje de 2.500 kilómetros hasta la frontera con Polonia, donde redistribuirá el material entre los voluntarios locales. Junto con otras dos personas, que se turnarán en el viaje para llegar lo antes posible, han enviado ropa y alimentos pero sobre todo medicamentos, que han conseguido gracias a proveedores y la ayuda de una farmacia del barrio.

Ayuda humanitaria almacenada con destino a Ucrania recogida en La Tienda de la Esquina
Ayuda humanitaria almacenada con destino a Ucrania recogida en La Tienda de la Esquina

Sin embargo, este no va a ser el único viaje. En cuanto se llene el otro tráiler que tienen preparado, en torno al lunes o martes enviarán otra remesa de ayuda, en este caso con ropa y comida para niños, ya que hay muchas necesidades. Para todas las personas que quieran colaborar, la asociación ucraniana 'Berehynia' ha habilitado en Pamplona y la comarca diferentes puntos de recogida de ayuda humanitaria. “Hay gente que ni nos avisa, traen cosas o las dejan en otros sitios para que nos las traigan. Sabemos que hay unos Taberna en la Txantrea que han estado recogiendo, así como farmacias o floristerías que también han recogido cosas y nos las han dejado. También nos han prestado una nave muy grande cerca del Seminario y tenemos otras tres bajeras para almacenar material en el centro y en Zizur, donde llevamos el material y lo clasificamos”, señala Oksana, que afirma que lo que más necesitan es medicamentos, ropa para los soldados, ropa térmica, calcetines, polares, guantes anticortes, leche infantil, pañales y también pañales de adultos para los soldados. “Ojalá que tuviéramos fecha límite para no seguir recogiendo, pero no lo creo, ya que esto va a durar…”, afirma Oksana con gesto apesadumbrado.

Por ahora han venido a Pamplona familiares de ucranianos que ya residían aquí, sin embargo no ha llegado ninguna familia de refugiados sin vínculos, algo que seguramente cambie la semana que viene, cuando esperan que lleguen cuatro familias. “Hasta ahora la mayoría de refugiados han ido a Barcelona o Madrid donde las asociaciones están mejor organizadas”, señala.

Puntos de recogida de ayuda humanitaria para Ucrania en Pamplona

Una furgoneta llena de solidaridad desde Erripagaña hasta Ucrania
Comentarios