Un estudio señala que la jornada escolar continua tiene un efecto negativo y significativo en los ingresos y el empleo de las familias, y agrava la brecha de género

Archivo - Un padre lleva a su hija al colegio - Eduardo Sanz - Europa Press - Archivo
Archivo - Un padre lleva a su hija al colegio - Eduardo Sanz - Europa Press - Archivo
Un estudio señala que la jornada escolar continua tiene un efecto negativo y significativo en los ingresos y el empleo de las familias, y agrava la brecha de género

Un estudio de Esade, Center for Economic Policy publicado este miércoles apunta a duras críticas sobre el modelo de jornada escolar continúa que va implantandose en nuestro país, también en Navarra. El estudio considera que la pandemia ha acelerado un modelo social y educativo regresivo, según un informe firmado por Marta Ferrero, Lucas Gortázar y Ángel Martínez Jorge, y abunda en lo que consideran "un efecto negativo y significativo en los ingresos y el empleo de las familias, y agrava la brecha de género".

En su informe, que puedes leer aquí, se recuerda que la jornada escolar matinal (continua) se ha extendido rápidamente en muchos centros públicos de toda España en los últimos 30 años. Aunque no existen datos oficiales, las encuestas más recientes muestran que la jornada matinal (continua) es mayoritaria en los centros públicos de Infantil y Primaria. Una situación que según recuerdan se está acelerando con la pandemia, "y es muy probable que lo siga haciendo durante los próximos años".

Con datos de una encuesta a 2.147 docentes, el estudio observa "cómo las medidas epidemiológicas de jornadas matinales en algunas CCAA ampliaron la proporción de centros en jornada matinal durante la pandemia: esto ha propiciado que muchos centros en jornada completa o partida (aproximadamente un 44,5%) estén debatiendo el cambio de jornada para el próximo curso y una parte importante de los mismos (28,7%) haya activado votaciones para lograrlo".

En todo caso, el informe señala que "En España, el debate sobre la jornada escolar es parcial y, en ocasiones, ignora la evidencia científica al respecto. Repasamos las tres dimensiones a las que afecta la jornada escolar. En el caso del alumnado, no existe evidencia rigurosa sobre el efecto de la modalidad de jornada (dadas unas horas lectivas) sobre el rendimiento académico, aunque algunos estudios correlacionales apuntan a que la jornada completa (o partida) está asociada a mejores resultados. Lo que sí existe es evidencia abundante y robusta sobre cómo el tiempo (lectivo y no lectivo) en la escuela supone un impacto positivo en los alumnos en términos académicos y socioemocionales; también que la jornada completa (o partida), con un almuerzo temprano y una pausa después, se adapta mejor a los biorritmos de los alumnos y mejora su salud, ciclos de sueño y bienestar", indican.

"En el caso de las familias, la evidencia científica apunta a un factor clave habitualmente ignorado en España (clave para la igualdad de género), pero que la pandemia ha puesto de manifiesto: la escuela tiene también una función de custodia o cuidado fundamental. Cuando la escuela es a tiempo parcial, el empleo de las familias se resiente, pues dificulta que sus jornadas laborales puedan superar las 25 o 28 horas semanales", afirman en el estudio y añaden que "estiman por primera vez y con datos de la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) el efecto de la jornada matinal (continua) respecto a la jornada completa sobre el empleo de las familias".

Por este motivo, subrayan que "la jornada escolar continua tiene un efecto negativo y significativo en los ingresos y el empleo de las familias, especialmente grande para las madres, que son quienes concentran el 66,4% del impacto, lo cual contribuye a agravar las brechas de género existentes. Esto supone, además, cada año, una pérdida de 8.048 millones de euros de ingresos para las familias".

Con respecto al profesorado, apuntan que "se trata del colectivo que más se beneficia de una jornada matinal (continua), tanto en términos de bienestar como en posibilidades de conciliación. En la encuesta realizada, este colectivo se muestra mayoritariamente a favor de la jornada matinal (continua); y, paradójicamente, subraya los beneficios para el alumnado y las familias (y no tanto para el profesorado mismo) como las razones principales para justificar dicha modalidad de jornada".

Con todo, y considerando al alumnado como el objetivo central de la política educativa, señalan que "hay un enorme espacio para avanzar en el tipo de organización escolar a adoptar mediante un debate racional, basado en la evidencia científica y, a la vez, que articule espacios de consenso teniendo en cuenta a los distintos actores".

"Los beneficios de una jornada escolar a tiempo completo (de 09:00/09:30 a 16:00/16:30) con un almuerzo temprano (12:30 o 13:00) y un descanso en alumnado de 3 a 12 años superan con creces los costes de mantener o incluso ampliar el statu quo. Tras el gigantesco impacto que ha tenido la pandemia sobre la salud mental y el bienestar emocional de la comunidad educativa (alumnado, docentes y familias), la respuesta no debe conducir a reducir el tiempo en la escuela, sino a ampliarlo. El avance de la jornada matinal está ocurriendo mientras se niega la evidencia disponible sobre sus efectos perniciosos sobre el alumnado y las familias. Por ello, deben articularse otras alternativas a la jornada continua que hagan a su vez factible compensar al profesorado por el fuerte deterioro que ha experimentado su situación laboral durante la última década (primero con la crisis y después con la pandemia)", han subrayado estos autores del informe que plantean un plan de inversiones derivado de los enormes beneficios económicos de una educación a tiempo completo en educación Infantil y Primaria.

Así, estiman "aproximadamente un aumento de 1.200 millones de euros en la recaudación vía IRPF con la generalización de una jornada escolar a tiempo completo, que podrían destinarse a garantizar y hacer políticamente viable esta modalidad de jornada. Incluiría tres partidas fundamentales de inversiones públicas: ampliar la cobertura y cuantía de las becas de comedor para llegar a un 40% de todo el alumnado; desarrollar y mejorar las infraestructuras escolares en los centros públicos de Infantil y Primaria para hacer posible un comedor en cada centro educativo a medio y largo plazo; y compensar al profesorado con un complemento salarial para aumentar las horas de permanencia en los centros".

Un estudio señala que la jornada escolar continua tiene un efecto negativo y significativo en los ingresos y el empleo de las familias, y agrava la brecha de género