El agua que se esconde detrás de la producción de cada alimento, una de las lecciones del Día de la Educación Ambiental

Uno de los talleres realizados por NILSA en el colegio público de Arróniz.
Uno de los talleres realizados por NILSA en el colegio público de Arróniz.
El agua que se esconde detrás de la producción de cada alimento, una de las lecciones del Día de la Educación Ambiental

La sociedad pública NILSA organiza en el colegio público de Arróniz varios talleres sobre el consumo y tratamiento de agua para conmemorar el día internacional que se celebra este 26 de enero

Producir un kilo de arroz conlleva el empleo de hasta 2.500 litros de agua. Elaborar la masa de una pizza requiere 315 litros de agua para cultivar el trigo necesario para su preparación. El concepto de agua virtual, es decir la cantidad de agua necesaria de un modo directo e indirecto para generar un producto, ha sido una de las nociones tratadas en los talleres educativos que la sociedad pública NILSA, adscrita al Departamento de Cohesión Territorial, ha realizado en el colegio público de Arróniz con motivo del Día Mundial de Educación Ambiental que se conmemora este próximo 26 de enero.

Todos los alumnos y alumnas del colegio público La Balsa, desde Educación Infantil hasta sexto de Primaria, han participado en los talleres educativos sobre el proceso de tratamiento del agua residual y el ciclo hídrico en general dentro del programa educativo de NILSA. Han participado en los talleres ‘Cuidemos el agua’, ‘El viaje del agua’ y ‘Atent@s con el agua’, que proponen experimentos, juegos de gestión del agua residual de una ciudad, o actividades de depuración con elementos caseros como un colador, polvos de cacao y aceite usado de cocina.

Las actividades organizadas con motivo del Día Mundial de Educación Ambiental continuarán el miércoles 27 en el colegio público de Sunbilla. En un principio se había previsto una visita sensorial al río Bidasoa para el martes 26, coincidiendo con la efeméride, pero por motivos climatológicos las actividades se han pospuesto al día siguiente y se centrarán en talleres formativos en el aula.

El objetivo del programa educativo de NILSA no es solo dar a conocer el proceso de depuración de las aguas residuales, sino también concienciar sobre el respeto que como ciudadanía debemos al medio ambiente y al resto de seres vivos, como plantas y animales.

Día Mundial de Educación Ambiental

El 26 de enero es la fecha establecida por la Organización de Naciones Unidas (ONU) desde 1975 como Día Mundial de la Educación Ambiental.  Hace 46 años se organizó en Belgrado el Seminario Internacional de Educación Ambiental, que sentó los principios de la educación ambiental en el marco de los programas de la ONU. Además, se publicó la llamada Carta de Belgrado, cuyo objetivo último radicaba en “formar una población mundial consciente y preocupada con el medio ambiente y con sus problemas, con conocimiento, aptitud, actitud, motivación y compromiso para trabajar individual y colectivamente en la búsqueda de soluciones para los problemas”.

Con este espíritu, NILSA celebra anualmente los días mundiales de la educación ambiental, del agua (22 de marzo) y del medio ambiente (5 de junio) en el marco de su programa educativo. Este programa se puso en marcha en 1999 con carácter totalmente gratuito, trilingüe (castellano, euskera e inglés) y dirigido a toda la población, tanto al alumnado como a la población adulta.

La oferta comprende talleres en el aula, visitas a ríos y depuradoras, un programa estival específico para localidades pequeñas con un carácter más lúdico, actividades adaptadas a personas con necesidades especiales (auditivas, motoras, de comprensión, etc) y charlas para mayores de 65 años, que desde el inicio de la pandemia ha sido la única actividad que no se ha podido volver a retomar por motivos de prevención.

Actividades educativas online

Desde abril de 2020, el programa educativo se ha adaptado para ser accesible de modo online. De esta forma, la web de la sociedad pública NILSA (https://www.nilsa.com/) ofrece nueve apartados diferenciados con actividades lúdicas y educativas, además de un juego interactivo sobre el lavado de manos con una dinámica similar al popular juego Candy Crush.

Más de 4.000 personas han participado de forma presencial en el año 2020 en las actividades del programa educativo, que se vio reducido por las restricciones con motivo de la pandemia de COVID-19. A estos datos hay que sumar las más de 10.000 visitas que ha recibido la versión online desde su puesta en marcha, con 7.828 accesos a su versión en castellano y 2.195 a euskera.

El agua que se esconde detrás de la producción de cada alimento, una de las lecciones del Día de la Educación Ambiental
Comentarios