Objetivo: alcanzar el 32% del PIB y 74.000 empleos en Navarra en 2025

El consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Mikel Irujo, y la directora general de Política de Empresa, Proyección Internacional y Trabajo, Izaskun Goñi, durante la presentación del Plan de Industria Navarra 2021-2025 en Civivox Condestable
El consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Mikel Irujo, y la directora general de Política de Empresa, Proyección Internacional y Trabajo, Izaskun Goñi, durante la presentación del Plan de Industria Navarra 2021-2025 en Civivox Condestable
El consejero ha recalcado que ante la “preocupación por el impacto en la industria de la escasez y del aumento inédito del coste de las materias primas y la energía el Departamento cuenta con medidas para agilizar trámites de generación de renovables, eficiencia energética y fomento del autoconsumo industrial y, además de ayudas para mitigar dichos efectos”
Objetivo: alcanzar el 32% del PIB y 74.000 empleos en Navarra en 2025

El consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Mikel Irujo, ha presentado el borrador del Plan de Industria Navarra 2021-2025, en un acto enmarcado dentro de los Viernes de Desarrollo Económico que organiza el Departamento. Durante la presentación ha estado acompañado por la directora general de Política de Empresa, Proyección Internacional y Trabajo, Izaskun Goñi.

Este plan, que es una continuación del Plan Industrial de Navarra 2020, quiere situar a la industria navarra en el centro de la hoja de ruta de la política socioeconómica de la Comunidad Foral, fortaleciendo el crecimiento e impulsando la doble transformación necesaria en la industria navarra. En cifras, el objetivo es conseguir el 32% del PIB, alcanzar 74.000 empleos y conseguir un ecosistema de 3.500 empresas.

Irujo ha señalado que “una sociedad industrial es una sociedad más igualitaria y con mayor cohesión social, más innovadora y tecnológica, más atractiva y más próspera”. Este plan sienta las bases para reforzar el liderazgo industrial como motor económico y contribuir a los Objetivos de Desarrollo Sostenibles planteados por la Agenda 2030 de la ONU, “y lo hace desde la doble transición ecológica y digital planteada en la Estrategia de Especialización Inteligente S4”, ha añadido. En esta nueva era la industria navarra se enfrenta a la globalización, a los retos medioambientales y sociodemográficos y a las crisis derivadas de la guerra de Ucrania y de la Covid-19.

Además, el consejero Irujo ha recalcado que ante la “preocupación por el impacto en la industria de la escasez y del aumento inédito del coste de las materias primas y la energía el Departamento cuenta con medidas para agilizar trámites de generación de renovables, eficiencia energética y fomento del autoconsumo industrial y, además de ayudas para mitigar dichos efectos, que se suman a las deducciones fiscales que desde 2018 ofrece el Gobierno en materia de autoconsumo”.

Vectores de la transformación

El Plan identifica tres vectores transformadores de la Industria: la transición a la Industria 4.0, la sostenibilidad y las personas. La transformación hacia la Industria 4.0 (más allá de la digitalización) y la transformación sostenible estarán presentes en los objetivos específicos (y, por ende, en las líneas de actuación) de manera transversal, ya que son vectores clave para el avance de la industria navarra y la mejora de su competitividad, además de abrir nuevas oportunidades para el desarrollo de actividad económica.

Respecto a las personas, la capacitación y la formación para la adquisición de nuevas competencias y habilidades que faciliten el crecimiento, consolidación y la transformación hacia una industria más inteligente y sostenible son aspectos clave no sólo para el desarrollo competitivo de las empresas, sino del territorio en su conjunto. En este ámbito, además, se trabajará sobre la reducción de la brecha de género en la industria, primero, porque es una prioridad social y, segundo, como solución a las dificultades de acceso a talento existentes en la actualidad.

En cuanto a las acciones que contempla el Plan, en su formulación se ha tenido en cuenta que, aunque exista cierta continuidad sobre todo de las acciones que han logrado tener un mayor impacto en la industria, se introducen cambios y adaptaciones para que contribuyan a los siguientes objetivos:

- Llegar a un mayor número de empresas industriales, poniendo el foco en las pequeñas y medianas empresas, sin olvidar las necesidades de apoyo de las ya consolidadas y/o de mayor dimensión.

- Contribuir siempre a la transformación industrial a partir de los dos vectores clave: la digitalización y la sostenibilidad, a partir de, por ejemplo, el desarrollo de programas específicos, la introducción de criterios ponderables, etc.

- Disponer de un claro enfoque internacional, tanto desde la concepción más tradicional de la venta de bienes y servicios de la industria navarra en el exterior y la colaboración con proveedores internacionales, como desde el punto de vista de poner a Navarra en el foco de los inversores extranjeros y del talento internacional, como región atractiva para desarrollar proyectos empresariales.

- Establecer mayores sinergias con las empresas multinacionales presentes en Navarra, avanzando en una mayor implicación de las mismas con el desarrollo territorial a partir de colaboraciones estables con la industria local, más allá de las relaciones cliente-proveedor, en el apoyo a proyectos e iniciativas de carácter transformador.

- Definir unas metas compartidas (proyectos transformadores) para la industria, que permitan optimizar la inversión pública y privada, canalizando dichas inversiones a iniciativas de mayor impacto.

- Avanzar en una mayor cohesión territorial en Navarra, siendo la actividad industrial el vector que guie esa cohesión, con planes de desarrollo específicos y adaptados a la realidad y a los sectores de cada comarca que, tomando como referencia marco este Plan de Industrialización 2021-2025, lo desplieguen ad-hoc en cada territorio.

- Aumentar los efectos positivos de los programas y actuaciones en el tejido empresarial, con medidas como la simplificación de los procesos de solicitud, el incremento de la cofinanciación pública en los casos que sea pertinente, mejorando la calendarización y los plazos de ejecución de proyectos y de las convocatorias, etc.

- Complementar las acciones de financiación con la concepción de la Administración pública en un papel de apoyo, liderazgo y guía para la industria.

En consonancia con la Estrategia de Especialización Inteligente, el Plan Industrial de Navarra 2021-2025 apuesta de manera prioritaria por la automoción, la mecatrónica, la cadena alimentaria, la energía eólica, las energías renovables y recursos ambientales, la biofarmacia, la industria de tecnología sanitaria, la logística y el transporte, el diseño, ingeniería y maquinaria avanzada, la industria gráfica y audiovisual y las TIC.

Exposición pública

El Plan se someterá a proceso de exposición pública a través de la plataforma de Gobierno Abierto y será remitido a los servicios de participación ciudadana para extender la participación en el mismo a toda la sociedad navarra que podrá remitir sus aportaciones hasta el 29 de mayo.

Para la elaboración del Plan se han elaborado siete mesas temáticas en las que se ha contado con la participación de empresas, clústeres y organismos relacionados con las cadenas de valor. Además, los fondos NEXT-Generation y REACT fortalecerán notablemente varias de las líneas de trabajo, como la digitalización, la transición ecológica y la eficiencia energética.

Participación

En las diferentes fases de elaboración del Plan han participado 441 personas. Se han puesto en marcha siete mesas de trabajo sobre las cadenas de valor en las que han estado involucradas 158 personas de empresas, clústeres o asociaciones sectoriales. Además, se han realizado 250 cuestionarios y cerca de 40 entrevistas en profundidad. También se han mantenido reuniones de coordinación, seguimiento y contraste del Plan.

 

Objetivo: alcanzar el 32% del PIB y 74.000 empleos en Navarra en 2025