'Niegan que fuera un macrobotellón': el colectivo LGTBI+ que organizó la actividad cultural 'Kiki Ball' en Etxabakoitz asegura que pidieron autorización al consistorio y que cumplieron las normas sanitarias

Foto: PM
Foto: PM
'Niegan que fuera un macrobotellón': el colectivo LGTBI+ que organizó la actividad cultural 'Kiki Ball' en Etxabakoitz asegura que pidieron autorización al consistorio y que cumplieron las normas sanitarias

"Nos da pena que un evento que pretendía visibilizar y empoderar a la juventud LGTBIQ haya sido tratado de esa manera criminalizando a las personas que participaron sin contrastar la información", han lamentado

En relación a la noticia publicada por algunos medios el domingo 16 de mayo, con el titular “Macrofiesta en Etxabakoitz. 151 personas identificadas por la policía”, el colectivo que organizó este evento ha emitido un comunicado en el que dan su versión de lo ocurrido.

Así, aseguran que "el sábado, en el marco de la celebración del día mundial contra la LGTBI Fobia, se celebró una actividad cultural (conocida como “Kiki Ball”, -espectáculo que mezcla baile, moda, música, speak y performance-) en el que se lleva a cabo una competición de distintas categorías". "Este actividad cultural nace del colectivo trans racializado y es una vía de expresión artística propia del mismo, pero también es una manera de visibilizar, normalizar y empoderar a un colectivo históricamente estigmatizado y marginado"

Indican que "la naturaleza del evento ha significado semanas de mucho trabajo para poder preparar y coordinar tanto el espacio como a las personas y la propia competición". "La organización contó con personas que se desplazaron desde Madrid, Berlín, Londres y Barcelona para las funciones de Jurado y Speaker. Pudimos asistir a un espectáculo con mucha profesionalidad, conocimiento, energía y arte", han dicho.

"Lo que el sábado sucedió no fue un “macrobotellón” como se ha pretendido presentar dicha actividad ante la opinión pública. Muy al contrario, fue un ejemplo de arte multidisciplinar, de gran nivel y muy interesante y que supone un modo de vida para algunas de las personas que participaron. Denominarlo “macrofiesta” es robarle una dignidad que le pertenece por derecho propio", han asegurado.

"La organización del evento fue puesta en conocimiento y notificada al Ayuntamiento de Pamplona con antelación suficiente a su celebración mediante instancia presentada en su registro en fecha 23 de abril, participándole igualmente las medidas preventivas y sanitarias adoptadas para la celebración del mismo. Ante el silencio y falta de respuesta de la administración municipal, la organización se puso en contacto con protección civil, quien informó a la organización la viabilidad de la celebración", han lamentado.

Critican que "cuando irrumpió la policía el evento estaba a punto de terminar y el espacio iba a ser desalojado por las normas que habían sido establecidas de antemano y que eran conocidas por todos las personas allí presentes.
Durante la celebración del evento la totalidad de los asistentes cumplieron las medidas de seguridad colectivas e individuales planificadas, no pudiendo ser responsable la organización de la actuación individualizada de algunos de los asistentes a la finalización del acto en relación a algunas de las medidas de protección individual. Por ello pedimos disculpas a la sociedad navarra".

Finalmente aseguran que les daba "pena que un evento que pretendía visibilizar y empoderar a la juventud LGTBIQ haya sido tratado de esa manera criminalizando a las personas que participaron sin contrastar la información".

'Niegan que fuera un macrobotellón': el colectivo LGTBI+ que organizó la actividad cultural 'Kiki Ball' en Etxabakoitz asegura que pidieron autorización al consistorio y que cumplieron las normas sanitarias
Comentarios