Cómo utilizar el aire acondicionado este verano sin disparar la factura de la luz

Mantener una temperatura constante en la vivienda, apostar por aparatos de aire acondicionado más eficientes, un buen mantenimiento y el correcto aislamiento de la casa son clave para no malgastar energía
Cómo utilizar el aire acondicionado este verano sin disparar la factura de la luz

Con las altas temperaturas que estamos viviendo este verano está siendo más difícil que nunca renunciar al confort térmico en nuestra vivienda; algo que además se agrava con la situación económica y el alza de los precios, que hace más difícil mantener el gasto en electricidad. Y es que, un mal consumo del aire hará que paguemos más en la factura a final de mes, pues un aire acondicionado de 2.2 Kw durante 6 horas tendrá un coste de 4,75 euros al día, que se pueden convertir en 142,5 al mes. 

Además, es importante tener en cuenta que el uso del aire acondicionado puede provocar una mayor emisión de CO2 a la atmósfera, algo especialmente importante si se tiene en cuenta que actualmente existen cerca de 3.600 millones de equipos de aire acondicionado en uso en el mundo y se prevé que lleguen a ser 14.000 millones en 2050, según los datos del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Agencia Internacional de la Energía (AIE). 

En este contexto, para no arruinarnos en la factura de la luz ni renunciar al confort térmico al tiempo que cuidamos del medio ambiente, desde la plataforma digital para la mejora del hogar, habitissimo, nos ofrecen algunos consejos que nos permitirán ser respetuosos con el medio ambiente y también con nuestro bolsillo, al tiempo que disfrutamos de una agradable temperatura en nuestro hogar. 

Así, la primera medida que proponen los expertos de habitissimo es utilizar el aire acondicionado con conciencia. Es importante tener en cuenta que por cada grado que se disminuye la temperatura el consumo de energía aumenta un 8%. “En días muy calurosos, es recomendable encender el aire antes de que la casa se caliente, para que el equipo trabaje con menos exigencia”, añaden.

Por otro lado, es importante que nos aseguremos de que las puertas y ventanas cierran perfectamente para evitar que se escape aire de la casa. Por este motivo, los profesionales de habitissimo recuerdan que “tener un buen aislante en ventanas, puertas y techos es básico para conseguir un ahorro de energía superior al 30%”. Asimismo, hay que tener en cuenta que los espacios pequeños son más fáciles de enfriar, por lo tanto, si la distribución de la vivienda lo permite, es recomendable cerrar las puertas internas para que el aire acondicionado tarde menos en enfriar la vivienda.  

Otra medida muy importante es hacer un buen mantenimiento de los aparatos de aire pues, si el filtro del aire está sucio, la presión del gas bajará ya que el aire no estará circulando como debería. Por lo tanto, tener los filtros limpios es esencial para que el aire acondicionado funcione correctamente. “Además, unos filtros limpios son sinónimo de un ambiente limpio y saludable, así como también lo es garantizar que el ventilador interior esté limpio y en buenas condiciones para no empeorar la situación del aparato. En este sentido, los expertos de habitissimo recuerdan que el mantenimiento del aire acondicionado tiene un coste medio de 119 euros, “un precio que sin ser demasiado elevado, puede librarnos de un mayor gasto en caso de averías y de un mal funcionamiento”, apuntan los expertos.

Además, para que nuestro aire acondicionado sea lo más respetuoso con el medio y nos permita no disparar el gasto, es fundamental contar con aparatos eficientes. Así, los profesionales de la empresa especializada en reparación y cuidado del hogar, HomeServe, recomiendan apostar por modelos con tecnología inverter para evitar mayor consumo de luz con los encendidos y apagados. “Si además queremos ser lo más respetuosos posible con el medio ambiente, lo ideal sería decantarse por aparatos que funcionan con energía solar o por los bioclimatizadores”, señalan los expertos. 

Por último, es importante tener en cuenta que no por tener aire acondicionado debemos dejar de usar el ventilador, ya que es una medida más saludable y que puede aliviarnos bastante si se hace un uso correcto del mismo. “Se debe aprovechar colocando el ventilador en la misma dirección en la que el viento entra a la habitación. En caso de que no haya corriente de aire y el ambiente esté muy húmedo, se debe colocar el ventilador soplando hacia una ventana abierta para que pueda mover el aire, para aumentar la eficiencia de este sistema” afirman desde habitissimo. 

Cómo utilizar el aire acondicionado este verano sin disparar la factura de la luz
Comentarios