Realizan maniobras y desembalses preventivos en Eugi y Yesa

Presa de Eugui
Presa de Eugui

Está avisado Protección Civil y desde el Ayuntamiento de Pamplona piden precaución en el entorno de los cauces fluviales de la ciudad por el aumento de los caudales

Realizan maniobras y desembalses preventivos en Eugi y Yesa

Las intensas lluvias del fin de semana que han cerrado ya las pasarelas del Natación y han provocado algunas crecidas en zonas inundables de Pamplona podrían agravarse con mayores crecidas esta semana. De momento la Confederación Hidrográfica del Ebro ha anunciado que como consecuencia de las precipitaciones previstas para este lunes y el martes, intensifica la vigilancia y advierte de la posibilidad de aumentos de caudal significativos durante esta próxima semana.

En Navara, está avisado Protección Civil y desde el Ayuntamiento de Pamplona piden precaución en el entorno de los cauces fluviales de la ciudad por el previsible aumento de los caudales. 

Las precipitaciones van a derivar en un ascenso de caudales, especialmente, en los afluentes de la margen izquierda, desde la cabecera del Ebro hasta la cuenca del Gállego, y en los tramos alto y medio del Ebro a partir del lunes.

Se deberá estar atento a la evolución del pronóstico meteorológico e hidrológico para la semana que viene, cuando la situación hidrológica de la cuenca del Ebro podría experimentar cambios importantes.

Adicionalmente, cabe señalar que, se están realizando desembalses de carácter preventivo en los embalses de Eugui y de Yesa con objetivo de conservar los resguardos y gestionar el episodio de precipitaciones de los inicios de esta próxima semana.

Predicción meteorológica:
Entre el lunes y martes se reactivarán las precipitaciones que, a día de hoy, se espera que incidan especialmente por buena parte del cuadrante noroeste de la cuenca y el Pirineo occidental, con acumulados que podrán superar
ampliamente los 40 l/m². Las cota de nieve rondará los 1000 mts.

Predicción hidrológica:
A partir de lunes las lluvias provocarán un ascenso de los caudales en los afluentes de la margen izquierda (desde el Nela hasta el Gállego), así como en los tramos alto y medio del eje del Ebro.