Unas 3.000 cajas de documentación del Archivo Municipal de Burlada se vieron afectadas por las inundaciones de diciembre

Así lo ha expuesto la consejera Esnaola en una comisión parlamentaria
Unas 3.000 cajas de documentación del Archivo Municipal de Burlada se vieron afectadas por las inundaciones de diciembre

Unas 3.000 cajas con documentación del Archivo Municipal de Burlada se vieron afectadas por las inundaciones de diciembre pasado, según ha informado la consejera de Cultura del Gobierno foral, Rebeca Esnaola, en una comparecencia parlamentaria, en la que ha detallado que se trató de un hecho "de gran excepcionalidad".

"El agua anegó por completo la planta -2 del edificio que albergaba el archivo, y lo absolutamente extraordinario y de lo que no hay prácticamente ejemplos sobre los que basarnos, para hacernos una idea de la afección, es que la documentación permaneció sumergida durante diez días, hasta que se pudo extraer el agua", ha explicado en la comisión, solicitada por Geroa Bai.

Ha relatado la consejera que la inundación se produjo el día 10 de diciembre, y que el día 11 ya se personó en Burlada un equipo del servicio de archivos y patrimonio documental, con su director a la cabeza. Comenzó así una primera fase de rescate o extracción del material dañado en la que se participó con recursos materiales y personales, y los conocimientos técnicos correspondientes.

Esta fase se dio por concluida el 28 de diciembre, una vez finalizado, por un lado, el secado al aire de la documentación parcialmente mojada y húmeda, y, por otro, la congelación de la documentación totalmente mojada, sumando un total del entorno de las 3.000 cajas afectadas.

En concreto, según ha precisado el director del Servicio de Archivos y Patrimonio Documental, Joaquim Llansó, el salvamento concluyó con una actuación sobre un total de 3.044 cajas, de las que 1.374 han visto completado su secado y 1.670 aguardan congeladas el inicio de la fase de estabilización y recuperación.

La segunda fase, la de recuperación de la documentación totalmente mojada, "es la que está abordándose en este momento por el Ayuntamiento de Burlada, con nuestro asesoramiento, en coordinación con instituciones estatales, como el Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE)", ha detallado.

Dicha institución, ha continuado Esnaola, ha elaborado un informe donde indica que "la rápida gestión por parte de las entidades responsables propició una primera fase de rescate, lo que pudo evitar que los fondos sufrieran daños aún mayores e irreversibles".

Llansó ha indicado que "a día de hoy, estamos pendientes de recibir información por parte del Ayuntamiento de Burlada del resultado de la cata mediante la aplicación de técnicas de liofilización y secado al aire sobre muestras de la documentación congelada, encargada a la empresa Cartae, que el Ayuntamiento prevé básico para la redacción del pliego de condiciones técnicas que haga posible el lanzamiento del contrato para la estabilización y recuperación". "Esperamos conocer el resultado del informe a mediados de noviembre", ha expuesto.

"SITUACIÓN EXCEPCIONAL"

La consejera Esnaola ha indicado que "se trató de una situación excepcional". "El Servicio de Archivos y Patrimonio Documental cuenta con protocolos de actuación en desastres de esta naturaleza ya puestos en práctica en otros momentos, como en 2014 en Elizondo; si bien nunca con el agua afectando a los documentos durante diez días", ha añadido.

Rebeca Esnaola ha expuesto que "hubo dedicación y máxima atención por parte del Servicio desde el primer momento; incluso antes de la propia inundación". "Ya que nos pusimos en contacto con la Federación Navarra de Municipios y Concejos solicitándoles que nos alertara en caso de que las riadas afectaran a archivos municipales; puesto que poder actuar en las primeras 48 horas son claves para evitar graves afecciones", ha explicado.

La consejera ha manifestado, además, que "en este contexto complejo y desconocido en cuanto a falta de experiencia en situaciones similares se suma otra cuestión más, y es que no está inventariada en su totalidad la documentación del archivo de Burlada, lo cual dificulta la decisión sobre las prioridades de actuación".

Según Esnaola, a raíz de lo ocurrido en Burlada, la Dirección General ha establecido la posibilidad de conveniar con el Archivo Real y General de Navarra, el depósito y cesión de uso de documentos de valor histórico producidos por las entidades locales de Navarra en el Archivo, "a los efectos de asegurar su preservación frente a catástrofes".

Por su parte, la parlamentaria de Geroa Bai, Ana Ansa, ha señalado que, en este tipo de casos, "es importante la implicación de todos los agentes, y la cooperación". "Es una magnitud de cajas tremenda para un Ayuntamiento pequeño como el de Burlada", ha expuesto, para preguntar si tienen previsión de cuánto se podrá recuperar.

Unas 3.000 cajas de documentación del Archivo Municipal de Burlada se vieron afectadas por las inundaciones de diciembre
Comentarios